Participación política e inhabilidades para votar en primarias

0
119

La resolución del Tribunal Calificador de Elecciones (TRICEL), que valida la existencia admitido del partido CIUDADANOS, “tuerce la mano” a la recital que el SERVEL hizo de la ley, que si correctamente, se ajusta a derecho, para el TRICEL hay un admisiblemente anciano que preservar: el “principio de accesibilidad ciudadana en la formación de Partidos Políticos”.

La disputa entre el SERVEL y el TRICEL se manifestó en el tema de la vinculación de los nuevos adherentes a CIUDADANOS con sus antiguas casas partidarias. En ese sentido, la ley flagrante señala que, para proceder a la desafiliación, requisito para inscribirse en un nuevo partido, se debe renunciar a la militancia mediante una carta. Pues aceptablemente, este es el punto que nos conecta con la imposibilidad de quienes hoy en día se verán impedidos, si lo quisieran, de elegir en las primarias del 2 de julio, porque precisamente la ley señala, que, a pesar, de no favor refichado, continúan siendo militantes congelados por un año en el padrón, y, por lo tanto, no entran en el Padrón Electoral para las primarias 2017, cuestión que es monopolio para estas elecciones. Huelga proponer, para cerrar el punto de CIUDADANOS, que el TRICEL argumentó, “que no es responsabilidad del partido en cuestión “hacer una investigación” para determinar posibles militancias de los sujetos”.

Esta situación muestra, lo anacrónico del procedimiento, entregado que, recién se viene saliendo de un proceso de refichaje de los partidos políticos, estipulado por la ley, lo cual supuso modernizar el padrón de militantes. Así, se podía entender que quienes no firmaron nuevamente en sus partidos políticos, no querían seguir militando en ellos, por lo tanto, siguiendo una mínima método, debían ser clasificados como independientes. Pero, oh sorpresa, porque la ley lo estipula así, y sólo para este caso, los antiguos que no se reficharon y que siquiera enviaron una carta de renuncia a su militancia, quedan con su militancia congelada, o sea, no pueden ser declarados independientes. Son un tipo de “militante que hiberna”, o como me señaló un destacado abogado, son “militantes zombies”. Ahora, según la ley, está situación dura un año.  La pregunta, es porqué se mantuvo esto interiormente de la ley, cuando en cualquier democracia que se precie moderna, quien no se refichó, pasa automáticamente a ser clasificada como independiente.

Haciendo un conteo rápido del proceso de refichaje, tomando los datos del SERVEL, se puede apreciar que el refichaje fue un desastre para los partidos políticos. Aparte el Partido Comunista, el resto de los partidos perdió, entre 33 mil y 82 mil militantes. Así, una simple resta y suma, muestra que aproximadamente unas 400.000 mil personas no se reficharon, por lo tanto, teóricamente quedaron inhabilitadas para elegir en las primarias. Hay que señalar, que no sabemos cuántas de esas personas enviaron carta de renuncia, pero considerando lo que nos cuesta realizar trámites, por lo engorroso que son, sumado a que no somos buenos para estar al tanto de la leyes que nos rigen, suponemos que no son muchos, por lo tanto, el número de impedidos es elevado.

Habría que repasar está situación como un atentado al principio de accesibilidad ciudadana en la décimo política, más aún, considerando que nuestro país muestra un descenso de la décimo que no se condice con el resto de América Latina. Como señala la IV Averiguación Auditoría a la Democracia realizada por el PNUD en junio de 2016, la disminución que se ha tenido de votantes en relación al padrón electoral existente, no guardamano correspondencia con lo que ocurre en otros países de la región. Mientras que en América Latina la décimo aumentó desde un 63,4% a un 70,1%, en nuestro país la tasa pasó desde un 86% a un 49%. En los países de la OECD se observa poco similar, pero el beneficio es beocio, pasando desde un 75,1% en 1990 a un 63,9% en 2016, lo que pone a Pimiento fuera de la tendencia, señala el noticia. Entonces poner más trabas a la décimo, con el descenso que tenemos de ella. es irrisorio, o sea, no se condice con lo que se supone todos vocean cuando se palabra de estos temas, aumentar la décimo. Esto podría contribuir, anejo con otros instrumentos de contexto (descrédito de la política, la triste performance de los debates en la derecha, entre otros) a que el porcentaje de personas que vaya a elegir en las primarias disminuya.

En síntesis, lo que hay que proteger, es el derecho a la décimo política, destrabando las barreras que se han implementado como la mencionada, que impiden que la décimo y la profundización de la democracia se concreten.

  • El contenido despojos en esta columna de opinión es de monopolio responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la andana editorial ni postura de El Mostrador.