Perra gruñe al vientre de su dueña embarazada – entonces ella descubre algo terrible y va al hospital

0
55

Los perros son seres maravillosos muy inteligentes capaces de detectar cuando poco no anda correctamente; asimismo pueden percibir nuestro estado de talante e incluso mejorarlo, adicionalmente, logran identificar cuando una mujer está gestante y cuando esta es su dueña, se encargan de protegerla.

Eso es precisamente lo que hizo Keola. Esta es una perrita que vive con Ricky y Alhanna, su grupo humana, en South Yorkshire, Inglaterra. El casamiento siempre la ha considerado parte de la grupo, así que cuando Keola presintió que Alhanna estaba grávida, comenzó a protegerla y quería estar siempre a su costado, esperaba ansiosa la aparición del nuevo componente.

Era claro que la perrita se sentía emocionada por la arribada del bebé, siempre se acurrucaba en el vientre de Alhanna que crecía más conforme pasaba el tiempo, pero un día todo cambió.

Keola comenzó a comportarse indiferente frente a el vientre de su dueña, se frotaba en él y lo empujaba como queriendo mostrar poco y aullaba sin control.

En ese tiempo, Alhanna comenzó con fuertes dolores en la espalda y cuando acudió con un médico, estos no encontraron nulo malo, entonces pensó que quizás era el aumento del bebé en su vientre.

Posteriormente la mujer volvió a su hogar tras varios estudios que los médicos le realizaron, pero Keola mostró el mismo comportamiento pero con más intensidad, incluso se sentaba frente a ella y la miraba fijamente, Alhanna estaba preocupada y no sabía que pensar, ¿por qué su perra se comportaba de esa forma?

Entonces sacó una fotografía de Keola y la compartió en Facebook tratando de enterarse lo que le ocurría, rápidamente sus amigos le aconsejaron que no ignorara el comportamiento de esta pues los perros tenían un instinto particular y sabían cuando poco no andaba correctamente.

Keola continuó muy extraña y de nueva cuenta Alhanna decidió hacerse más estudios para memorizar si todo estaba correctamente con ella y el bebé. Esta vez sí encontraron poco, los presentimientos de Keola no fallaron.

Alhanna tenía una infección doble en el riñón por lo que su vida estaba en peligro y todavía la de su bebé, sin secuestro, gracias a los constantes avisos de Keola fue posible tratar el problema a tiempo y por fortuna todo salió aceptablemente, el bebé llegó al mundo sin ninguna complicación y Alhanna mejoró.

La perrita simpatizó rápidamente con el bebé, mismo al que llamaron Lincoln y así como ha cuidado siempre a su madre, ahora todavía lo cuida a él, seguramente serán amigos inseparables.

Ricky y Alhanna no pueden sentirse más agradecidos pues gracias a los avisos de Keola, ahora la clan está completa. Una inteligente y protectora perrita que demostró cuanto era capaz de querer.

No podemos desmentir la desarrollo de esta heroína de cuatro patas, definitivamente tener un perrito en casa es la mejor valor que podemos tomar, sin requisa, no debemos olvidarnos de cuidarlos, respetarlos y amarlos, de esta forma ellos multiplicarán todo lo que les demos.

¿Qué opinas de esta hermosa historia? Compartela con tus seres queridos y no olvides seguir apoyando nuestra página con un like. Esperamos tus comentarios al respecto.

Fuente consultada: labibliadeanimales

La entrada Perra gruñe al vientre de su dueña gestante – entonces ella descubre poco terrible y va al hospital se publicó primero en Porque no se me ocurrió antiguamente.