¿Por qué ahora es más barato volar en clase ejecutiva?

0
384

Evaporarse en clase ejecutiva nunca será del todo una ganga. Eso de recorrer con champagne en mano, descansando en asientos de cuero fino y saltando la fila de los demás mortales en los aeropuertos, tiene su precio.

Pero la buena notificación es que ese precio está cayendo.

A la par con lo que ocurre en el resto de la industria aeronáutica general, el servicio de fasto de las aerolíneas está empezando a pasarle a los consumidores los menores costos de operación de sus aviones.

Los menores precios del combustible y otros factores hacen que las aerolíneas puedan evaporarse más saldo que hace un año. Y los resultados finalmente se están empezando a ver en muchas tarifas.

Incluso en las de clase ejecutiva o business class, un segmento del mercado en el que las aerolíneas suelen ser implacables a la hora de cobrar, pues suelen representar una parte importante de las ganancias de estas empresas.

El medio estadounidense qz.com cita datos del sitio de comparación de precios Kayak, en el que la tarifa en clase ejecutiva para los vuelos entre Nueva York y Londres había caído en 37% en los primeros ocho meses de 2016 comparado con el mismo periodo el año mencionado.

La devaluación

Nuevamente, no es que la clase ejecutiva se haya vuelto “popular”.

Con todo y el descuento, la tarifa media para ese revoloteo es de US$2.006, según Kayak.

Con el añadido que para muchos viajeros de países de América Latina y otras regiones del mundo, la delantera de esas tarifas más baratas en dólares puede encontrarse neutralizada por la devaluación que han sufrido sus monedas frente a la divisa estadounidense.

No obstante, no deja de ser patente que en escasamente un año, ese símbolo de status universal que es un boleto de avión en business class” sea una tercera parte más moderado que antaño.

Los de debajo

¿Y que pasa con los que al entrar a la cabina de avión, pasamos de desprendido por los asientos más lujosos rumbo a la clase económica?

Para las mayorías asimismo hay buenas noticiero.

La empresa estadounidense de investigación de mercados Hopper anticipa que las tarifas internas en Estados Unidos caerán en un 8% entre septiembre y noviembre de este año.

Un resultado que sin duda variará de país a país, pero que igualmente refleja una tendencia universal.

Más competencia

Las aerolíneas están ofreciendo descuentos a viajeros al contar con combustible más saldo y una creciente competencia.

Esta competencia está llegando con particular fuerza en el sector de la clase ejecutiva.

Están entrando nuevas compañías que se especializan en ofrecer una cabina completa de fasto para todos sus pasajeros, como la firma JetSmarter.

Otras ofrecen privilegios añadidos para los consentidos pasajeros que doblan a la izquierda cuando se suben al avión.

Delta, una de las grandes aerolíneas estadounidenses, anunció igualmente este mes planes para un nuevo servicio de clase ejecutiva en la que los pasajeros viajan en cabinas personales con puertas, ofreciendo la privacidad que algunos asocian con los jets privados.

Mientras que en el otro extremo del espectro, la aerolínea de bajo costo Norwegian estuvo ofreciendo en agosto vuelos trasatlánticos entre Nueva York y Estocolmo a US$139 por trayecto.

Dicha pasajera

¿Persistirá esta época atinado para los viajeros?

“El tiempo lo dirá, por supuesto. Seguirá habiendo descuentos agresivos en mercados donde compiten las aerolíneas de extremista bajo costo, donde existen riesgos de alucinación (zika, conflicto) y las economías globales están débiles”, le dice a BBC Mundo el asesor de la industria de aviación estadounidense Robert Mann.

Pero el diestro cree que para muchos ejecutivos de las grandes aerolíneas, los cortaduras en la capacidad de las empresas que se han venido implementando a lo holgado del año están empezando a tener sorpresa en reequilibrar la ofrecimiento y la demanda.

Y luego de varios meses por el suelo, los precios del petróleo han empezado a repuntar levemente, por lo que uno de los costos básicos de la industria aérea puede estar otra vez en tendencia empinado.

Encima, en otras ocasiones, la venida de nuevos competidores con tarifas agresivamente bajas eventualmente lleva a que algunas de las firmas se retiren de sus mercados por no poder subsistir en guerras de precios.

Cosa que podría ocurrir en el mercado de las aerolíneas en clase ejecutiva.

En un futuro las tarifas de los boletos pueden estar apuntando nuevamente a un punto de inmovilidad más parada.

Por lo que si siempre ha soñado con tomar ese revoloteo en “business class“, por todo lo detención, este puede ser el momento.

 


Fuente:T13.cl