Presidente del gobierno de Cataluña dice que declarará la independencia “en cuestión de días”

0
48

El presidente del Gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, dijo hoy a BBC que declarará la independencia “en cuestión de días”.

El político catalán agregó que su gobierno “actuará a finales de esta semana o comienzos de la próxima”.

Las autoridades españolas, sin incautación, insisten en que harán todo lo que esté en sus manos, conexo con la probidad, para impedir la independencia de Cataluña.

Puigdemont, por otra parte, consideró que “sería un error que cambiaría todo” si el Gobierno castellano interviniera para tomar el control del Ejecutor regional catalán.

El dirigente catalán habló con la BBC momentos antaño de que el rey Felipe VI hiciera una confesión institucional en la que acusó a las autoridades autonómicas catalanas de poseer actuado con una “deslealtad inadmisible”.

El rey de España advirtió de que, frente a la situación “de extrema gravedad” en Cataluña, los “legítimos poderes del Estado” deben afianzar “el orden constitucional”, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de esa región, “basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía”.

Felipe VI calificó el comportamiento del Ejecutor catalán de “deslealtad inadmisible” y “conducta irresponsable” y señaló que “de una manera clara y rotunda, se ha situado totalmente al margen del derecho y de la democracia”.

Por otra parte, Puigdemont describió como “muy decepcionante” la reacción de la Unión Europea a la acto de las autoridades policiales durante el referéndum ilegal del domingo pasado en Cataluña.

El eficaz policial colocado por las autoridades españolas para impedir la votación en el referéndum, ostensible ilegal por el Tribunal Constitucional, fue muy criticado por el Gobierno catalán y objeto de masivas marchas en Barcelona, la hacienda de esa región del noreste de España, así como de una huelga genérico en la región al considerar que hubo excesos policiales.

Asimismo, el dirigente se mostró en desacuerdo con la testimonio hecha el lunes por la Comisión Europea en la que consideraba que los sucesos en Cataluña son un asunto interno de España.

Puigdemont, por otra parte, reveló que en la presente no hay contactos entre el gobierno de Rajoy y la Generalitat de Cataluña.

El Gobierno castellano, por su parte, acusó hoy al Ejecutor catalán de alentar el acoso y los actos de “odio” cerca de las fuerzas de seguridad enviadas a Cataluña con motivo de la consulta, y avisó de que dichos actos “tendrán la correspondiente respuesta jurídica”.

Miembros del Ejecutor regional, con Puigdemont a la capital, habían reclamado la retirada de esas fuerzas enviadas desde distintos puntos de España.

Interior desplazó a Cataluña en los días previos a la votación ilegal del pasado domingo a miles de agentes para impedirla y el servicio del Interior ha anunciado que permanecerán en la región el tiempo que sea necesario.

Para esclarecer lo sucedido, la Fiscalía puso la investigación en manos del servicio específico de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona, que abrió diligencias por los delitos de amenazas, coacciones y contra los derechos fundamentales y libertades públicas “cometido por la pertenencia de los afectados a la nación española”.

Igualmente el Tribunal Superior de Razón de Cataluña requirió hoy información “detallada” sobre al función de la Policía al responsable de coordinar el dispositivo para el referéndum, Diego Pérez de los Cobos, designado por el empleo castellano del Interior.

Todo esto ocurrió en una caminata de paro convocada hoy en Cataluña por organizaciones sindicales y movimientos secesionistas para protestar por la representación policial del domingo, que tuvo un amplio seguimiento en la sucursal pública, en la educación, la sanidad y el transporte manifiesto, y poco seguimiento en la industria.

Las autoridades regionales aseguraron que la huelga fue “masiva”, aunque sin precisar datos globales.