¿Propaganda con o sin Bachelet?: El dilema del oficialismo

0
238

Soledad Barría (PS) y Helia Molina (PPD) son candidatas a alcaldesa. La primera por Puente Detención y la segunda por Ñuñoa. Incluso son ex ministras de Vigor: la socialista en el primer gobierno de Michelle Bachelet y la PPD, en la contemporáneo compañía. Ambas, adicionalmente, tienen otra característica en popular: son cercanas a la Presidenta. Barría, de hecho, es una de las llamadas “bachemelenas”, montón de amigas más íntimas de la Mandataria.

Al momento de la propaganda electoral, Barría dice que no tiene “palomas” ni grandes carteles. Que lo que sí reparte es papelería más pequeña, los llamados dípticos, en que aparece ella conexo a la Presidenta.

Molina, en tanto, no tiene propaganda con la imagen de la Mandataria. Lo que no significa, explica de inmediato, que reniegue de Bachelet: prueba de ello es, argumenta, su polémico viaje en el avión presidencial a Nueva York en septiembre pasado, a la Asamblea General de Naciones Unidas, acompañando a la gobernador como asesora en temas de lozanía.

“No escondo ni minimizo mi cercanía con la Presidenta y con este gobierno. Este es mi gobierno, defiendo mi gobierno, estoy con este gobierno”, dice Molina, quien -en todo caso- ha imagen videos con otras figuras oficialistas, como Alejandro Guillier, Isabel Allá y el ex Presidente Ricardo Lagos.

“Yo entiendo cuando la Presidenta decía que ella se andaba encontrando con el 15%”, señala a su turno Barría, aludiendo a la guarismo de respaldo que obtuvo Bachelet en la última indagación CEP, la más muerto de un gobierno desde el retorno a la democracia. “Parece que yo todavía, porque eso es lo que a uno le pasa. A mí incluso me dicen ‘mándele cariño’… Como yo me veía siempre cercana y yo de ninguna guisa voy a separarme de la imagen (de Bachelet). Todos sabemos que a mí me interesa mucho la imagen de ella, siento que me apoya y no que me resta“, agrega la competidora por Puente Suspensión.

Como sea, en el caso de ambas candidatas, la imagen de Bachelet poco aparece.

No es así en todas las campañas: en varias otras candidaturas oficialistas, la Mandataria simpemente no aparece.

Candidatos emblemáticos de la Nueva Mayoría como el munícipe de El Bosque, Sadi Melo -quien exploración su séptimo periodo-, no tiene propaganda con la imagen de la Presidenta Bachelet. Lo mismo ocurre en el caso de Raúl Donckaster (La Reina) o Carolina Leitao (Peñalolén). Todavía pasa en Recoleta, donde la carta a a la reelección, el comunista Daniel Jadue, prefirió los afiches con la diputada de su distrito y “compañera” de partido, Karol Cariola.

En tanto, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, siquiera ha ocupado la imagen de Bachelet, aunque desde su equipo señalan que la ex ministra no empleará palomas en su campaña. En todo caso, la edil ha realizado varias actividades junto a figuras del Ejecutivo.

La única imagen institucional que hemos usado es la de Alejando Guillier. La de la Presidenta (Michelle Bachelet) no la hemos utilizado“, explica el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, quien agrega que la audacia no pasa por “un tema de popularidad, de adhesión de la Presidenta, sino con una estrategia de posicionar a Alejando”, carta presidencial del partido.

El temor al 15%

“Creo que es insoslayable no ojear que el 15% de aprobación del gobierno, el más bajo desde que se recuperó la democracia, influye en que muchos de los candidatos no vean en Bachelet lo que sí era hace algunos abriles, un activo electoral, una delantera y una carta de presentación de cara a las próximas elecciones”, explica el analista político Jorge Navarrete.

“Lo que deben tener miedo muchos candidatos es que la desaprobación del gobierno, la distancia que los ciudadanos mantienen con sus políticas públicas y el rechazo a esta mandato se traspase a las elecciones municipales en cuanto ellos aparezcan muy ligados a esta filial. Si las cifras de popularidad de este gobierno fueran otras, obviamente que incluso serían otras las decisiones de los candidatos”, agrega Navarrete.

Para el perito electoral y diputado ex PPD, Pepe Auth, la opción de los candidatos de no vivir la imagen de Bachelet obedece a un aberración más total, que no es atribuible sólo a la Mandataria.

“La presencia de líderes nacionales en la publicidad de los candidatos es último que nunca, por la desvaloración valoración de todos. No hay ningún líder doméstico más popular que un corregidor o un candidato con opción en su respectiva comuna“, señala, agregando que “sólo en algunos casos candidatos municipales buscan respaldo y ocupan fotos con líderes políticos, es más común que éstos sean diputados y senadores”.

Fuente:T13.cl