¿Pueden los errores en el padrón definir una elección de alcaldes este domingo?

0
231

Puente Suspensión es la comuna que más vio aumentado su padrón producto de los cambios de domicilio electoral, que a nivel doméstico afectaron a 463 mil personas. 

De acuerdo a un referencia fabricado por el Servel, en dicha comuna, 21.425 electores fueron sumados al padrón, mientras que 8.770 personas que votaban ahí fueron trasladadas en dirección a otras zonas. Así, restando ambas cifras, la comuna aumentó en 12.655 electores producto del denominado “bochorno” en el padrón electoral.

La emblema, aunque reincorporación en cantidad de electores, representa sólo un 3,37% del padrón total de la comuna.

Pero, ¿puede afectar esta variación el resultado de la disyuntiva de este domingo? 

Consideremos los resultados de la sufragio de 2012, donde el flagrante corregidor Germán Codina (RN) se enfrentó a la ex ministra y militante PS, Soledad Barría, quien nuevamente compite por el cargo. En esa oportunidad, el contemporáneo concejal venció por más de 16 mil votos a la carta de la Nueva Mayoría.

Vale proponer, si este domingo, el saldo de los 12 mil electores cambiados de guisa inconsulta para esta comicios votaran en privanza de Barría, aún restarían poco más de 3 mil 300 votos para derrotar a Codina.

El ejemplo de Puente Suspensión está en sintonía con una de las hipótesis que plantean expertos electorales, en el sentido de que el sorpresa del error en el padrón electoral podría ser más admisiblemente acotado: si tomamos a las 75 comunas que tienen el padrón más incontable -mayor a 50 mil electores- la variación más suscripción en el registro de votantes se produce imparcialmente en Puente Parada (ver tabla al final).

En todo caso, los mismos expertos sostienen que los errores en el padrón electoral sí podrían tener enseres en comunas donde los resultados sean estrechos.

Una de las comunas donde la opción fue extremadamente competitiva en 2012 fue Ñuñoa, donde el munícipe Pedro Sabat se impuso por tan pronto como 35 votos sobre la entonces concejal y contemporáneo diputada del PS Maya Fernández. 

Conveniente a los errores en el contemporáneo padrón, la comuna sumó 13.136 electores y perdió otros 12.301. Así, hay 835 más que en 2012 adecuado a estos traslados involuntarios. Si proporcionadamente esto equivale a sólo un 0,45% del padrón, esos más de 800 votos superan a los 35 que dieron la vencimiento a Sabat y, luego, podrían ser decisivos en caso de que se repitiera un marco férreo como el de 2012. 

Para el cientista político Kenneth Bunker, el hecho que no se sepa cuántos electores fueron cambiados en forma voluntaria o involuntaria “abre un flanco para que un candidato pueda perder una elección y luego acudir al Tricel y decir que la elección es inválida”.

“Acarreos programáticos”

Un caso que está en la mira del oficialismo es Recoleta. En 2012, la comuna vio incrementado su padrón, lo que varios atribuyen a una estretagia del PC para reforzar a su entonces candidato Daniel Jadue. Este obtuvo 20.502 votos, venciendo a Gonzalo Cornejo, quien logró 18.197.

Ahora, la comuna tuvo una mengua de 1.314 electores producto de los cambios de domicilio: 4.818 personas se agregaron al padrón y 6.132 fueron movidas a otras zonas. 

Este domingo, Jadue no compite contra Cornejo. Siquiera la concurso va dividida con dos candidatos, como en 2012. Ahora, el presente munícipe enfrenta al UDI Marcelo Teuber, quien tiene el respaldo de todo Pimiento Vamos. Sin secuestro, en un proscenio hipotético, si sumáramos los nuevos electores producto de los errores en el padrón a la número que obtuvo en 2012 Cornejo, la diferencia con Jadue se estrecharía a menos de mil votos.

“No sé que ocurrirá con las elecciones, si hay algún resultado incierto, estrecho… Los candidatos que pierden así no se van a conformar fácilmente”, dijo a T13.cl el presidente del PC, Guillermo Teillier. 

En este decorado, Bunker sostiene que “no veo ninguna razón para que un candidato que pierde una elección por menos votos, por un margen menor al que se cambió de domicilio, no impugne una elección”.

En este caso, el director del Observatorio Electoral de la UDP, Mauricio Morales, pone un sujeto adicional. A su inteligencia, Recoleta es uno de los casos en que hubo “acarreo programático” en 2012, vale opinar, traslados voluntarios de electores para respaldar a un candidato. 

“Si trabajamos sobre el supuesto de que los que salen y los que entran tienen idénticas predisposiciones electorales el resultado electoral no se vería afectado, pero si apoyamos la segunda hipótesis, que replica a que parte importante de que las personas que fueron cambiadas de domicilio fueron acarreados programáticos entonces ese cambio sí podría ser básico para explicar un resultado electoral, particularmente en las comunas más competitivas”, explica.

Otra de esas comunas mencionadas por Morales es Providencia. El hecho que haya más inscritos que habitantes en la comuna, da cuenta de la movilización registrada en las pasadas elecciones municipales y que explica en buena medida el triunfo de Josefa Errázuriz por sobre un –hasta ese momento- imbatible Cristián Labbé. Ahora, producto de los cambios de domicilio, el padrón de Providencia perdió 1.412 electores (10.654 que entraron y 12.066 que salieron). 

Morales sostiene que “si bien no tenemos el dato desagregado respecto de las migraciones de una comuna a otra ni tampoco tenemos certeza que fueron acarreados programáticos, sí es posible sospechar de que su efecto político en comunas competitivas podría ser relevante”.

En tanto, Jorge Ramírez, cientista político de Voluntad y Progreso, coincide en que los cambios de domicilio electoral jugarán un rol esencial en la votación. Y, sobre todo, en la presencia de impugnaciones. 

“No sabemos el comportamiento de los electores, de partida no sabemos si van a ir a votar. Ahora, si efectivamente votan, o hay gente que tenía la voluntad expresa de sufragar en esa comuna pero no lo va a poder hacer es evidente que en el contexto de una elección muy competitiva no me cabe duda que muchas elecciones van a ser impugnadas a propósito de este proceso, lo cual es súper lamentable”, sostiene. 

El otro propósito: Comunas con padrón cuestionado reducen electores

En 2008 una serie de denuncias de conducción de electores llevaron a anular las elecciones en Sierra Gorda. Ese año el triunfo del corregidor Carlos López -que buscaba la reelección- fue anulado y la disyuntiva debió repetirse, quedando como concejal José Combatiente. La comuna ha estado en la mira desde entonces por el Servel, que este año presentó una querella por 673 casos de cambios de domicilio electoral presuntamente irregulares. Uno de los casos es una dirección en la calle Salvador Más allá sin número que registra 43 personas inscritas con ese domicilio

Sin ir más acullá el padrón de la comuna registra 4.069 electores, mil personas más que las que habitan en Sierra Gorda.

Pues perfectamente, los polémicos errores en el padrón registrados este año podrían activo tenido un finalidad correctivo: el Servel identificó 550 personas trasladadas involuntariamente a otras comunas y sólo 25 que fueron incorporadas por el mismo error.

Así, el padrón bajó en 525 electores, lo que representa un 12% del registro. Porcentaje muy superior al que se registra en las 75 comunas con más de 50 mil electores, que promedian una variación en torno al 1%. 

Sierra Gorda fue mencionada en una auditoría realizada por la consultora Deloitte, junto a otras comunas en que se registraron aumentos “inusuales” en su padrón entre 2013 y 2016.

Ahora, pese a esos aumentos “inusuales” detectados en la auditoría, en dichas comunas disminuyó el padrón en cierta medida producto de los cambios de domicilio. Ejemplos: Camarones perdió 643 electores, Colchane 302 electores y Ollagüe 234.

Mauricio Morales sostiene que “probablemente este cambio domiciliario que hizo el Registro Civil haya -muy entre comillas- corregido parte del problema. Aunque no sabemos si los cambios reportados por el Registro Civil para estas comunas corresponden a errores de traslado de personas que efectivamente vivían y votaban en Sierra Gorda, o si eran personas que habían sido acarreadas para votar y fueron retornadas a sus comunas de origen”. 

“Quizás con todo este escándalo, y con el fracaso de la ley exprés, las elecciones van a ser mucho más fidedignas respecto de la realidad política local, porque claramente el resultado de Sierra Gorda estaba distorsionado. Pero todo eso va a depender de cuanta gente vota”, dice por su parte Jorge Ramírez. 

Las cifras de las comunas con más de 50 mil electores

 

Fuente:T13.cl