Qué es la “vía eslovena” de la que hablan los independentistas catalanes y en qué se parece al caso de Cataluña

0
50

Mientras muchos aún tratan de entender qué significa la suspensión de la revelación de independencia por parte del presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, hay un concepto que está muy presente en las tertulias políticas y entre algunos independentistas catalanes: la “vía eslovena a la independencia”.

Puigdemont anunció el martes delante el Parlamento autonómico de Cataluña que “asume” el mandato del pueblo catalán para constituirse en un Estado independiente, pero pidió a los diputados que suspendieran los pertenencias de la explicación de independencia para inaugurar un período de diálogo.

La situación podría parecer similar al camino que siguió Eslovenia, que tras un referéndum fragmentario en el que ganó la opción a confianza de la independencia de la Pacto Yugoslava, la afirmación no se produjo hasta unos meses posteriormente.

En el verano de 1991, poco posteriormente de que Eslovenia declarara su independencia, el propio Puigdemont viajó a la república de la ex-Yugoslavia.

Las palabras del presidente catalán Carles Puigdemont delante el Parlamento autonómico fueron ambigüas.

Un día antiguamente de la comparecencia de Puigdemont frente a el Parlament, el eurodiputado del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAt) Ramón Tremosa apuntó la posibilidad de que Cataluña siguiera el “ejemplo de Eslovenia”.

¿En qué consiste la “vía eslovena” y cuáles son los paralelismos con Cataluña?

El caso esloveno

Aunque puedan existir algunos paralelismos, Carlos González Villa, investigador del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Rijeka le explicó a BBC Mundo que hay diferencias notables entre los casos esloveno y catalán.

En el caso de la independencia eslovena, hubo dos momentos importantes, le explicó a BBC Mundo González Villa, cuya disertación de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid versó sobre el proceso de independencia de Eslovenia.

El primero fue el referéndum del 23 de diciembre de 1990, que tuvo una décimo del en torno a del 90% y en el que la opción de la independencia ganó por un abrumador 95%.

En Cataluña, aunque la independencia ganó por un 90%, los no independentistas boicotearon la votación. El “Sí” contó con el voto de aproximadamente del 38% del censo.

La ley del referéndum esloveno planteaba un período de 6 meses para negociar cómo se implementaría.

El segundo momento fue en junio de 1991, cuando “el Parlamento esloveno vota solemnemente la declaración de independencia y se publica en el boletín oficial de la República Eslovena”.

En el caso catalán, puntualiza el experimentado, no hay claridad de si se dio tal explicación, pero no hubo ni votación solemne ni publicación en ningún boletín oficial. Puigdemont ofreció “de antemano” una moratoria que “no tiene límite temporal”, dice González Villa.

La explicación de independencia eslovena fue seguida por una eliminación de 10 días en la que murió un centenar de personas.

En ese momento intervino la Unión Europea, que logró un suspensión el fuego a cambio de un aplazamiento de tres meses de la enunciación de independencia.

El inspección internacional

La intervención extranjero en el caso esloveno tuvo, adicionalmente del aplazamiento de la independencia, otro intención: el “reconocimiento de facto” de la independencia de Eslovenia, que “se sentó en una mesa de diálogo al mismo nivel que la Federación Yugoslava”.

Partidarios de la independencia de Cataluña se concentraron el 10 de octubre en las inmediaciones del Parlament para escuchar el discurso de Puigdemont.

Para González Villa, ese es uno de los motivos por los que los independentistas catalanes invocan el ejemplo esloveno.

“Se trató de un caso de intervención internacional exitoso para la parte secesionista”, dice.

“El gobierno federal yugoslavo estaba muy debilitado y admitió la mediación internacional”, agregó.

En el caso de Cataluña, considera el investigador, no hay ningún motivo para que el gobierno castellano acepte una mediación internacional, que podría ser un “reconocimiento de facto de la capacidad de negociar del gobierno catalán”.

Lo que sí podría aceptar es un diálogo directo, sin mediación, o con mediación española.

El presidente del gobierno catalán le dijo a la CNN este miércoles estar dispuesto a entablar un diálogo “sin condición previa” con las autoridades españolas para intentar arrimar posiciones sobre Cataluña.

El presidente Mariano Rajoy, por su parte, dijo en una comparecencia frente a el Congreso:” Soy un firme partidario del diálogo, pero debo advertir que no es posible aceptar la imposición autónomo de puntos de apariencia que no puede aceptar una de las partes. Y no se puede negociar sobre la titularidad de la soberanía doméstico”.

En 1992, Eslovenia fue reconocida por la Unión Europea y por Estados Unidos y se unió a las Naciones Unidas.

Un contexto muy diferente

En el caso esloveno y catalán podemos encontrar un paralelismo: Eslovenia era el motor crematístico de la Tratado Yugoslava, como Cataluña lo es de España.

Pro-independentistas siguieron con atención el discurso de Puigdemont el 10 de octubre.

Sin confiscación, hay otras diferencias notables. Una de ellas, apunta González Villa, que en Eslovenia “no había división social”, como sí vemos en Cataluña, donde en los últimos días hubo manifestaciones tanto a crédito como en contra de la independencia.

“Las élites política y económica estaban unidas y no vimos nada parecido a la fuga de sedes sociales de empresas que estamos viendo en Cataluña”, explica.

Por otro flanco, en el caso esloveno, no había un miembro de la Unión Europea afectado, como en el caso catalán.

Hasta ahora, aunque ha hecho llamados al diálogo, la UE considera el tema catalán como un asunto interno de España.

Encima, la Liga Yugoslava era un Estado en desintegración. Inmediato con Eslovenia, asimismo Croacia proclamó su independencia, dando motivo a un conflicto más amplio y sangriento.

Contenido relacionado

De Quebec al sur de Brasil: ¿puede el referéndum por la independencia de Cataluña impulsar movimientos similares en América?
Qué significa la suspensión de la enunciación de independencia de Cataluña y qué mercancía puede tener
España: Mariano Rajoy pone plazos a Puigdemont para que aclare si declaró la independencia de Cataluña y califica el referéndum de “ataque desleal y peligroso”