Se bebía 25 latas de cerveza diarias; dejó el alcohol y pasó de 120 a 70 kg… cambió su vida

0
72

Diga quien lo diga, no hay duda de que el vino en exceso es un número que tarde o temprano terminará por repercutir de forma negativa en tu vida. No se diga las drogas. Y no sólo eso, los hábitos alimenticios juegan un papel importante en la lozanía.

Tiene que acontecer mucha fuerza de voluntad para cambiar esas cosas que están mal en nosotros, pero no es inasequible. y este pequeño pudo conquistar cambiar todos sus malos vicios y ahora es otro completamente, en todos los sentidos.

James Fry estaba luchando hace sólo dos abriles contra la suma al licor, el exceso de drogas y un estilo de vida generalmente excesivo.

Todo esto le costó al cuerpo de James y sólo podía ver cómo su peso subía y subía. Poco a poco fue aplastado por la inseguridad y la ansiedad; Su lozanía física estaba empeorando.

James estaba bebiendo en torno a de 25 latas de cerveza diariamente, aproximadamente de 4.000 calorías por día. Las guías gubernamentales de lozanía recomiendan a los hombres que no beban más de 14 unidades por semana. Osease que este “campeón” se estaba bebiendo la vida de un sólo sorbo.

“Mi vida no era grande, mi rutina diaria consistía en despertarme empapado en la orina antes de vomitar, temblar violentamente y tener ataques de ansiedad, hasta que toque fondo y me ahogué en suficiente alcohol, para parar esto”.

“No era sólo el aspecto físico, era un ser humano bastante vil antes de encontrar la sobriedad y perder peso, que a su vez alimentaba una imagen profundamente negativa y un odio por mí mismo tan fuerte”.

“Ni siquiera podía mirarme al espejo porque despreciaba lo que parecía, estaba lleno de bravuconería y arrogancia, tan pobre como toda mi personalidad”.

James Fry con bebé

Entonces, en julio de 2014, James tuvo una emplazamiento de alerta cuando fue llevado al hospital con severo dolor intestinal y vómitos de muerte. Él sabía que poco tenía que cambiar; exceder su anexión se convirtió en su principal prioridad y lo vinculó con la mejoría de su vigor caudillo y control.

Mientras estaba en el hospital descubrió que su promedio de frecuencia cardíaca en reposo era de más de 100 latidos por minuto. Una frecuencia cardíaca promedio para la etapa de algún como James sería más cercana a los 70 latidos por minuto. Se suma el hecho de que su presión arterial era muy elevada y sus niveles de colesterol andaban por los cielos.

Una tarea sencilla como subir un tramo de escaleras lo dejó luchando por respirar.

James Fry frente al espejo

Él dijo:

“Estaba aterrorizado por la muerte, pero la pedía a diario. No comí prácticamente nada durante los últimos meses antes de que me hospitalizaran”.

“Cuando casi perdí la vida, me di cuenta de que no sólo quería proseguir vivo, sino que quería radicar mejor, física, emocional y espiritualmente.

“Mientras que antes arruinaba a la gente, ahora trataba de reparar el daño, antes destruía mi cuerpo, ahora trataría de nutrirlo, donde antes causé caos, esperaba traer algo de serenidad”.

James Fry levantando pesas

Una vez que salió del hospital comenzó su desintoxicación. Dejar el vino y las drogas fue un gran manifestación, pero James sabía que para hacer un cambio duradero en su vigor tenía que cambiar su dieta, su forma de pensar y su estilo de vida.

Dejando el hospital, James pesaba rodeando de 120kg y eso era casi el 50 por ciento de pringue corporal. James comenzó regularmente a ir al pabellón y consiguió controlar su forma de ingerir.

Pero no fue ausencia tratable. Aunque bajo algunos kilos al principio, a posteriori se quedó estancado sin poder descender más. Fue entonces que miró antes para reevaluar sus motivaciones y las razones por las que quería cambiar, y eso ayudó.

“Me pregunté por qué lo estaba haciendo, decidí que necesitaba aumentar mis esfuerzos y revisar nuevamente mi régimen de viandas. No me malinterpreten, no fue un enorme cambio radical, fueron pruebas, un mes o poco así;un tiempo para ver qué funcionaba y qué no “

James Fry en parque

Impresionantemente, James logró ponerse en forma sin usar un preparador personal o consultar a un nutriólogo.

“Leo, leo y leo”, dijo. “Creo en la investigación y luego en la experimentación. Estaba tomado prueba y error para encontrar mi camino y me alegro de que al final,  llevo un plan de nutrición que absolutamente funciona para mí y no he dejado de trabajar incluso en la parte inferior de la grasa corporal, eso es importante, ya sabes, encontrar lo que funciona para ti”.

James Fry barras gimnasio

Pero el alucinación de James aún no ha terminado. Todavía se candela a sí mismo un “trabajo en progreso”, pero ahora cree que todo es posible. Con perder peso y cobrar músculo, James ha opuesto que su sanidad ha mejorado drásticamente. Su ritmo cardíaco promedio en reposo está ordinario, al igual que sus niveles de colesterol.

Ahora él pesa aproximadamente de 79 kg.

James Fry comparación de cuerpo

Hasta la aniversario el sigue diciendo que no quitará el dedo del renglón y que seguirá ajustando sus esfuerzos hasta mejorar su cuerpo y su sanidad.

Estos ejemplos de vida son importantes por que claramente se puede ver que la voluntad es el primer paso que hay que dar para cambiar nuestras vidas.

Espero que te sirva este post, idependientemente si tomas, fumas, te drogas o comes demasiado. Siempre hay algún mal vestido que podemos cambiar.