Sebastián Edwards a lo Nietzsche: “La Nueva Mayoría ha muerto”

0
333

“Los problemas de la coalición empezaron el día mismo de su nacimiento”. Así comienza el diagnosis de Sebastián Edwards, quien sostiene que la razón de dicho problema es suficiente simple: “desprenderse de Andrés Velasco y de los liberales que lo acompañan, y reemplazarlos por el Partido Comunista no hace ningún sentido; es difícil pensar en una idea más extravagante, dañina y autodestructiva”.

“Al crear la Nueva Mayoría, sus fundadores extirparon de la antigua Concertación a un grupo de dirigentes modernos y progresistas, liberales cosmopolitas con una visión del siglo XXI, y los reemplazaron por un grupo de individuos con ideas fosilizadas, cuyo partido político fue el eje de la URSS, un país fracasado al punto que tuvo que pedir su propia extinción”, critica el escritor.

En esa misma tendencia, venablo sus dardos con mucha fuerza con destino a los partidos comunistas de otros países: “No es una coincidencia que los Partidos Comunistas tengan una expresión mínima, prácticamente de museo de antigüedades, en casi todos los países del mundo; no son gobiernos -vale decir, no son miembros de coaliciones gobernantes- en casi ninguna parte”, consigna La Tercera.

“La Nueva Mayoría también fue nefasta para el Partido Socialista. Un grupo de dirigentes preocupados tan sólo de prebendas y de puestos en el aparato burocrático decidió, por primera vez en la historia de ese partido, no llevar a un candidato propio a las discusiones, negociaciones o primarias de su agrupación. Esta actitud oportunista ya está teniendo efectos negativos sobre el legendario partido. Las juventudes se encuentran decepcionadas ante una actitud tan sibilina, y es altamente improbable que se decidan militar en esta organización”, apunta.

El fracaso de la Nueva Mayoría, según el economista, beneficia a Sebastián Piñera y, incluso, al Frente Amplio.

“Quienes hasta hace pocos meses eran considerados una curiosidad, o una irritación menor, han logrado empinarse en forma importante, y hoy día es altamente probable que su candidato supere a Alejandro Guillier en la primera vuelta”.

“La Nueva Mayoría ha muerto”, concluye.