Solange Huerta y niños del Sename: ¿Son delincuentes o fracasamos como sociedad?

0
181

La directora del Servicio Doméstico de Menores, Solange Huerta, que durante la semana conversó en Tele13 radio sobre la crisis en el Sename, contó con qué se encontró cuando asumió en el organismo a mediados de julio, comentó la monograma de 210 niños fallecidos en 11 años y analiza posibles soluciones para exceder los severos problemas por los que atraviesa la Institución .

En entrevista con La Tercera, comenta que “una de las primeras cosas que vimos, posteriormente de solicitar información para ir conociendo el trabajo que se hace acá, es que había un tema de carencias”.

Explica que “es como que la modernización del Estado no entró a la estructura del Sename. La ley orgánica es del año 1979 y no tiene impacto en varias áreas”

Para Huerta “hay carencias importantes que dicen relación con asegurar derechos, pero además tener la certeza de qué derechos se están prestando”. Según indica, una de las falencias es que “nuestro sistema con el Servicio de Lozanía no conversa, ni hay interoperabilidad”. Por lo tanto, dice no tener ataque a aprender si los niños en residencias están recibiendo las prestaciones adecuadas.

La directora del Sename, que está por cumplir 3 meses en el cargo, afirma que “nuestro propósito ha sido ir generando convenios y decir que estos son nuestros niños y estas son sus necesidades”.        

Respecto a las dificultades que hubo para poder establecer el catastro de niños fallecidos, cuenta que “la forma de identificar identidad es a través de la cédula, entonces, claro, podías tener los nombres, los apellidos, pero sin la cédula tenías que hacer el proceso de verificar nombres y fecha de nacimiento. A veces, tenías la cédula de identidad, los nombres, apellidos, pero no tenías la fecha de nacimiento”.

Esto llevó a señalar en primera instancia que había 185 niños fallecidos, pero luego el número aumentó a 210 desde el 1 de enero del 2005.

“Premeditadamente de lo que pasó con los anuarios estadísticos, yo le solicité la renuncia a la persona que estaba a cargo de esa división en el interior del servicio, de la Dispositivo de Estudios”, dice.

Solange Huerta argumenta que su osadía se debe a que “si yo estoy sacando una información hacia la comunidad y a la opinión pública, debo tener la certeza de que lo que estoy entregando es correcto”.

Un tema que le candela la atención es cuando las causas de homicidio no son concluyentes, como en el caso de los paro cardiorrespiratorio consignados. “Son situaciones que nos llaman la atención y que ahora tenemos que ir avanzando para que esto no vuelva a ocurrir. Cuando uno revise un certificado de defunción, tiene que existir la claridad del motivo del fallecimiento”, señala.

La jefa del organismo asimismo reconoce que se ha solicitado “intervenciones y cierres de centro”, aunque no maneja cifras exactas.

Consultada por su posición respecto de descender o amparar la vida de imputabilidad en los menores, dice que “hay que hacerse cargo como Estado de los inimputables, es opinar, de los niños menores de 14 abriles que están cometiendo delitos.

“Yo no creo que la alternativa sea transformarlos en imputables penales, sino más correctamente entender que si un inmaduro que tiene 10 abriles está cometiendo delitos, es porque hay motivos relacionados con lo social, con situaciones de descuido, muchas veces de estar viviendo en la calle”, agrega.

Huerta hace un llamado a ponerse de acuerdo en cómo tratar a los niños: “¿Vamos a tener la examen que son delincuentes o que hemos fracasado como sociedad, y tenemos niños de 12 abriles consumiendo droga y cometiendo delitos?”, cuestiona.  “No volvamos a decir que un niño que comete un delito es un delincuente”, concluye. 

Sobre la posibilidad de aumentar el sistema de acogida, cree que es necesario “idear nuevos desafíos y uno de éstos son los procesos de apadrinamiento, ya que hay que reforzar el derecho de proceder en clan. Nuestro éxito no es que nuestros niños queden en las residencias”.

Fuente:T13.cl