Terminan sin acuerdo las negociaciones en Bélgica para desbloquear tratado UE-Canadá

0
203

Por Philippe SIUBERSKI

AFP

El gobierno belga y las entidades federadas, regiones y comunidades belgas opuestas a la firma del acuerdo comercial entre la UE y Canadá (CETA) cerraron sin acuerdo las negociaciones el miércoles, aunque retomarán el diálogo el jueves por la mañana, dando un final aliento a la esperanza de un consenso.

Las expectativas eran altas en un momento en que el pacto europeo pasa por una grado difícil tras el referéndum que dio la triunfo al Brexit en el Reino Unido, ya que una descuido de acuerdo interno de los belgas echaría por tierra siete abriles de negociaciones entre la UE y Canadá. 

El canciller belga, Didier Reynders, acudió a las negociaciones con la expectativa de conseguir una posición conjunta de su país para presentar a los otros 27 países del sillar.

“Esperamos una respuesta definitiva de las entidades federadas”, regiones y comunidades belgas opuestas a la firma del CETA, declaró Reynders tras concluir la nueva reunión de concertación.

Aunque el anuncio parecía evaporar las esperanzas de que se llegue a un acuerdo, Reynders indicó que hay una nueva reunión prevista para el jueves a las 10H00 (08H00 GMT), según la agencia de prensa belga.

Una hora a posteriori está prevista la reunión con los otros 27 países del coalición europeo.

El gobierno federal belga liderado por el altruista Charles Michel intenta convencer a los gobiernos de la región belga de Valonia, de Bruselas Caudal y de la comunidad francófona para que digan ‘Sí’ al CETA y Bélgica pueda así dar su indispensable pasado bueno a la UE para la firma del tratado con Canadá.

El dirigente del gobierno regional valón, el socialista Paul Magnette, la cara visible de este rechazo, se mostraba a mediodía escéptico sobre el resultado de las negociaciones, ya que todavía quedaban “asuntos importantes” pendientes.

Tras la reunión Magnette indicó que probablemente no será posible firmar el acuerdo entre la UE y Canadá el jueves.

“Estoy seguro de que no va a ser posible firmar el tratado mañana. Aunque yo mantengo la esperanza de que sea posible lograr un acuerdo en Bélgica y con la Comisión Europea para poder llevar la posición de Bélgica a los otros países de la UE”, dijo por su parte Oliver Paasch, representante de la comunidad germana.

Durante la marcha Magnette reiteró de nuevo sus críticas a un mecanismo de arbitraje previsto en el acuerdo para solucionar los conflictos entre los Estados y las multinacionales, que podrían demandarlos si adoptan una política estimada como contraria a sus intereses.

Estas largas negociaciones, a las que están acostumbrados los responsables políticos belgas, se desarrollan en presencia de un representante del ejecutor europeo, así como de juristas de los diferentes gobiernos del reino.

Trudeau se queda en casa 

Tras siete abriles de negociaciones, la Unión Europea y Canadá tenían previsto firmar el jueves en la caudal belga este tratado comercial que crearía una zona de autónomo comercio de unos 550 millones de personas, un acto oficial al cual estaba previsto que asistiera el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Tras anunciar el viernes el fracaso de las negociaciones directas con los valones, Canadá dejó claro que “la pelota está en el tejado de los europeos”. 

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, suspendió su alucinación programado a Bruselas. 

“La ministra de Comercio (de Canadá, Chrystia Freeland) confirmó que la delegación canadiense no irá” a la cumbre Canadá-UE para la firma oficial del tratado CETA, indicó el portavoz el primer ministro, Cameron Ahmad, en un mensaje enviado a la AFP el miércoles en la perplejidad.

El despacho de Trudeau había confirmado poco antaño de que el primer ministro permanecería en Ottawa para sostener “reuniones privadas”.

“Canadá continúa lista para firmar este importante acuerdo cuando Europa esté lista”, dijo por su parte la ministra Freeland, citada por su portavoz.

Credibilidad europea en desconfianza 

Los europeos temen que si no llegan a firmar el acuerdo con Canadá, esto tenga consecuencia para “la posición internacional de Europa”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en un discurso frente a los eurodiputados reunidos en Estrasburgo. 

La imposibilidad para la UE de firmar el acuerdo comercial con Canadá, que prevé la supresión de derechos de aduanas para casi todos los productos, abriría todavía una nueva crisis en un pedrusco europeo débil desde el crash financiero de 2008.

Adicionalmente, sembraría dudas sobre el futuro de otros acuerdos comerciales negociados con Estados Unidos (TTIP), Japón o con los países del Mercosur, así como sobre la capacidad de los europeos de negociar con Reino Unido su salida del pedrusco.

Fuente:T13.cl