Tobilleras electrónicas: el manto de sospecha que rodea a la licitación de Gendarmería

0
194

La provisión del servicio de monitoreo de tobilleras electrónicas acaba de ser adjudicado por Gendarmería de Pimiento a la empresa Total Systems SpA, filial del holding israelí Rebrisa, a pesar de tener llegado tercera en el puntaje de subasta. Esto ha provocado una reacción en esclavitud de acciones administrativas y judiciales por parte de quienes se sienten perjudicados, entre los que se incluye la  Asociación de Directivos, Profesionales, Técnicos, Administrativos y Auxiliares de Gendarmería de Pimiento (ADIPTGEN) que con momento 9 de octubre remitió a la Contraloría Caudillo de la República una presentación con sus aprensiones.

De concretarse el acuerdo, y cuya suma es de 22.500 millones de pesos, se agregaría a los otros que la empresa tiene con el Estado de Pimiento, como son los globos aerostáticos de vigilancia en las comunas de Las Condes y Lo Barnechea, y que acaban de ser certificados como legales por la Corte Suprema, y los contratos con la Oficina Doméstico de Emergencia (Onemi) dependiente del Ocupación del Interior,  que vienen del 2011, relativos a un sistema de Alerta para situación de emergencia que entonces le adjudicó la Subtel y que se ha ido renovando por trato directo, pese a sus costos y fallas.

La empresa, en su memoria del año 2016, según consta en documentos oficiales de la SVS,  reconoce que “la industria del monitoreo electrónico de seguridad se encuentra en una etapa de expansión y se ha transformado en un negocio altamente competitivo”. El año 2011 abrió una nueva radio de negocios orientada al rubro para servicios a entes públicos y municipios y, al explicar la posición contemporáneo de mercado de Rebrisa S.A. señala textualmente: “El principal coeficiente de peligro de Rebrisa S.A. puede considerarse que sería una muerto en las ventas de alarmas de su filial Seguridad y Telecomunicaciones S.A. empresa que se desempeña en el rubro de vigilancia domiciliaria. Adicionalmente se podría considerar asimismo que la filial  Universal Systems Pimiento SpA, pierda sus actuales contratos con el Estado y Municipalidades.” (Memoria 2017. Pag.23)

Este inspección intencionadamente de la importancia económica de estos contratos, explica el  despliegue hecho por la embajada de Israel en torno a los negocios de Rebrisa, y  la voluntad de  generarle los mayores apoyos y vínculos políticos para su consolidación.

De acuerdo a la información arreglado en la Superintendencia de Títulos y Seguros, Universal Systems  Pimiento SpA  pertenece  al Rama Rebrisa S.A. holding de capitales israelíes constituido en 1989 e inscrito en la Bolsa de Santiago en 1994. En 1997, empieza con el nombre Rebrisa Petroquímica S.A. dedicada a un fallido plan petroquímico con Enap. El año 2007 Rebrisa Petroquímica modifica su razón social a Integral Systems Pimiento S.A., una sociedad anónima cerrada destinada a proveer servicios y productos de entrada tecnología e innovación en los ámbitos de seguridad integrada, para instalaciones gubernamentales y privadas. El año 2012 la empresa se abre a sociedad por acciones (SpA) adoptando su nombre legítimo flagrante. En su currículo señala que representa la marca canadiense Paradox y que su principal cliente es la empresa Seguridad y Telecomunicaciones S.A, que asimismo es una filial de Rebrisa S.A. y por lo tanto una empresa relacionada.

La conclusión de un detención oficial de Gendarmería es que “las espaldas políticas de Global Systems son muy grandes, a tal punto que el día que se hicieron las pruebas técnicas de los sistemas ofertados en Chile, el director estaba en España, viendo el sistema carcelario de ese país. El problema es que los españoles son los únicos que tienen el sistema de tobilleras que ofrece Global Systems, y el director no se percató que al menos indirectamente estaba tomando contacto con un oferente. Porque seguro hablaron en España de tobilleras, ¿no cree?”,  dice riendo.

Fuera de General Systems Pimiento SpA, y Seguridad y Telecomunicaciones S.A, el Holding Rebrisa S.A. tiene como sociedades filiales y coligadas a Security Rent A Car SpA, Inmobiliaria Renta Rebrisa SpA,  y una nueva dependiente de Completo Systems Oz Net SpA, para seguridad informática, pero que se declara sin movimiento, al igual que otras dos empresas Fertilizantes de Centroamérica S.A. y Circuito Cerrado Pimiento S.A.

Pese a ello, según informaciones de prensa, Oz Net SpA estaría operando para prestar servicios de seguridad informática y proteger “sistemas y bases de datos computacionales a través de internet”, y ya habrían hecho ofertas específicas a la PDI, el Registro Civil, el Estado Anciano Conjunto y a la Presidencia de la República, según un reportaje del diario El Ciudadano.

La memorándum con el Tarea del Interior, donde Mahmud Aleuy tiene un oficial de la PDI dedicado a los temas de seguridad informática,  sería densa sobre Servicios de Seguridad Informática con  aspectos como Auditoría de Búsqueda de Vulnerabilidades, Estudio de Códigos de Fuente,  Detección y Alerta de Ataques en Tiempo Vivo, y Detención de Ataques en Tiempo Actual, encima de capacitación en Software Seguro.

El cerebro del congregación Rebrisa  es Avram Fritch Vaturi, un marcial en retiro de las Fuerzas Armadas israelíes de profesión ingeniero mecánico. Su protección derecho en el holding es Alvaro Güell  Villanueva, hermano de Pedro Güell Villanueva, contemporáneo director de Contenidos de la Presidencia de la República y, posiblemente, a posteriori de Ana Lya Uriarte, el inquilino de decano peso en el funcionariado de la Presidencia. De profesión ingeniero comercial, Álvaro Güell es Director A en todas las empresas del holding, incluida la matriz Rebrisa S.A., y una estancia fundamental en el entramado clave de la compañía.

En la creación del vínculo en dirección a Gendarmería para el caso del monitoreo de las tobilleras electrónicas,  habrían sido muy activos los diputados Gabriel Silber y Daniel Farcas,  entreambos pertenecientes a la comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara, con buenos vínculos asimismo con Interior. La esposa de Silber es muy amiga de Mahmud Aleuy y éste a su vez es identificado como el sostenedor político de Jaime Rojas, flagrante director de Gendarmería y su mentor para el cargo.

De entreambos, es Farcas el que registra más visitas al director de Gendarmería según lo informado por Transparencia, que incluso lo pone como “gestor de intereses” en una de las planillas. Una de las visitas fue el 27 de junio de 2017, calibrado dos días posteriormente que Jaime  Rojas volviera de su alucinación a España para ver el sistema carcelario. Consultado el diputado declaró que “su interés es que el sistema funcione para que los presos con tobilleras no salgan a hacer portonazos como ha estado ocurriendo. Si por esto tengo que ir mil veces, mil veces voy” dijo a El Mostrador. “Y me da lo mismo que digan que voy a hacer lobby”, concluyó.

La judicialización contemporáneo del tema tobilleras electrónicas

El proceso está siendo impugnado tanto por Track Group Pimiento, flagrante prestador del servicio, como por  la empresa Pegasus S.A. que obtuvo el primer área de puntaje en la presente concurso.

Esta última, ha reclamado en instancias administrativas y delante el  Tribunal de Compras Públicas, y no descarta la vía penal al considerar que existen procedimientos  que hacen pensar en la  existencia de un posible dolo.

Así lo dijo a El Mostrador el abogado de la empresa, el penalista  Luis Hermosilla, señalando que “el incumplimiento flagrante de los procedimientos licitatorios, sobre todo al momento de calificar la propuesta económica, la oferta técnica y los criterios de sustentabilidad”  resultan casi inexplicables como simples errores administrativos, sobre todo porque se trata de monitoreo de condenados y de un asunto de seguridad y reinserción.

“Integral Systems SpA  obtuvo muy detrás el tercer sitio en las calificaciones aplicadas por la Comisión,  la misma que luego, por  una osadía absolutamente arbitraria, la adjudica a Completo Systems por representar el mejor interés de Gendarmería, lo que se aleja absolutamente de los criterios de transparencia y buena fe que deben llevar las acciones del Estado. Este procedimiento es tan irregular que no puede acontecer sin consentimiento municipal, es muy moribundo. Por ahora no descartamos ninguna movimiento ni responsables”, concluyó Hermosilla.

El director de Gendarmería, Jaime Rojas, explicó a El Mostrador que personalmente no tuvo ninguna injerencia  en el procedimiento licitatorio y se limitó a firmar una adjudicación adoptada por unanimidad  por la Comisión designada para tal intención, y que luego le fue presentada para su firma.  “Los licitantes que perdieron, como siempre ocurre” dijo, “tienen un plazo y un procedimiento expedito para hacer los reclamos que estimen convenientes”.  Cerca de hacer notar que  Rojas tuvo un representante personal en la Comisión, y que como cabecilla de servicio es el responsable de su gobierno y de las decisiones que en el servicio se toman.

Según fuentes del empleo del Interior, Rojas cuenta con el respaldo del subsecretario Mahmud Aleuy, con quien trabajó a cargo de la gobierno de la División de Investigaciones para la PDI, y luego llegó a Gendarmería con su apoyo. Fuentes cercanas a la subsecretaría señalaron a este medio que  Rojas licitó el nuevo sistema telemático para Gendarmería con “la advertencia previa desde Interior de que se trataba de un tema delicado”, tanto a raíz de las falencias técnicas y observaciones hechas por la Contraloría a la oferta inicial, como a la forma forzada en que el Servicio de Razón, bajo la dependencia de Sebastián Piñera, adjudicó la primera subasta el año 2013 a Track Group  presente cirujano del sistema.

La forma enrevesada en que la comisión evaluadora, con data 5 de septiembre  adjudicó la propuesta y lo actuado por Gendarmería indican que la “advertencia” no surtió impacto. La Comisión, con un delegado personal del director  en su interior concluye que “sin perjuicio del resultado obtenido” que dio el longevo puntaje a  Pegasus S.A., lo recomendable es  “adjudicar a la empresa Global Systems Chile S.A., por cuanto presenta la mejor solución tecnológica para dar cumplimiento a los requerimientos del sistema de monitoreo telemático de condenados”. Inevitablemente se generó un toga de sospecha sobre lo actuado, pues se apartó de toda la rectitud del procedimiento, y se puso el foco en la empresa adjudicada y su capacidad de presión.

Más aún,  al mirar la composición de la comisión que hizo la calificación y propuso la adjudicación, aparecieron otros problemas, que en parte explicarían la distancia que tomó la asociación agrupado de profesionales de Gendarmería que hizo la presentación a Contraloría, y que no dudó en clasificar la adjudicación como “fuera de bases”, abriendo una crítica clara a la discrecionalidad de la valor.

Aproximadamente del 30 por ciento de los integrantes de dicha comisión estaban en  calidad de subrogantes en sus cargos. El hecho fue explicado por Gendarmería como poco ordinario en la despacho pública que “se demora una enormidad en llenar los cargos vacantes”.

Uno de los subrogantes que presidió la comisión es el presente subdirector de Delegación y Finanzas, Sergio Palma Sepúlveda, un ex funcionario del Empleo del Interior y del Servicio de Impuestos Internos (SII)  que fue exonerado de esa repartición el año 2015 por filtraciones cerca de La Moneda en el caso del financiamiento ilegal de la política. En esa Comisión Evaluadora el director Jaime Rojas tuvo una delegada personal que lo representaba, Julia María Panez Pérez, todavía ex funcionaria de Interior e elemento de la Comisión de Ética de la Democracia Cristiana.

En caudillo, señala un técnico conexo a funciones de auditoria en el dispositivo conocido, se trata de personal con experiencia y astucia política muchos de ellos, que no cometerían errores tan gruesos de no mediar otras circunstancias, “a las que prefiero no referirme”, dijo.

La petición que están haciendo los impugnadores es que se vuelva a encasillar por una nueva Comisión, porque los errores son demasiados y muy grandes, como no hacer de forma completa las pruebas técnicas. Adicionalmente, explica un abogado involucrado en el tema,  piden que se verifique la presentación de documentos, que se constate si hubo dilaciones de tiempo, o menores ofertas de dispositivos, etcétera. Lo preliminar, para presentarse a una cojín objetiva verdadero, porque todo fue ponderado, “y las trampas están en las calificaciones y las  sumas y no solo en la adjudicación discrecional”.

La conclusión de un suspensión oficial de Gendarmería es que “las espaldas políticas de Global Systems son muy grandes, a tal punto que el día que se hicieron las pruebas técnicas de los sistemas ofertados en Chile, el director estaba en España, viendo el sistema carcelario de ese país. El problema es que los españoles son los únicos que tienen el sistema de tobilleras que ofrece Global Systems, y el director no se percató que al menos indirectamente estaba tomando contacto con un oferente. Porque seguro hablaron en España de tobilleras, ¿no cree?”,  dice riendo.