Trump dice que es falso que despedirá a Tillerson pero admite discrepancias

0
42

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que es embustero que planee despedir a su secretario de Estado, Rex Tillerson, aunque admitió que discrepan en algunos asuntos.

“Los medios han especulado con que despedí a Rex Tillerson o que se irá pronto, ¡NOTICIAS FALSAS! Él no se va y aunque discrepamos en ciertos asuntos (yo tomo la decisión final) trabajamos bien juntos y ¡Estados Unidos es altamente respetado de nuevo!”, escribió hoy en su cuenta de la red social Twitter.

Esas han sido las primeras y únicas palabras de Trump posteriormente de que ayer el diario The New York Times publicara, con fuentes anónimas, que quiere reemplazar a Tillerson por el contemporáneo director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo.

Tillerson asimismo se pronunció hoy por primera vez al respecto y dijo que esa información es “risible”, al tiempo que evitó aclarar si ha conversado sobre este asunto con el presidente.

“Es risible, es risible”, afirmó tras ser preguntado por cómo se está gestionando este tema y qué va a hacer delante las informaciones de que, según señaló un periodista, “algunos en la Casa Blanca dicen que quieren que dimita”.

La publicación del Times fue confirmada a posteriori, con fuentes propias asimismo anónimas, por numerosos medios estadounidenses, entre ellos la CNN o The Washington Post.

Tillerson hizo esas breves afirmaciones sobre el tema mientras daba la bienvenida al Área de Estado al primer ministro libio, Fayez al-Sarraj.

Ayer, la portavoz del Área, Heather Nauert, dijo que el principal de gobierno de la Casa Blanca, el genérico John Kelly, le aseguró a Tillerson que son falsas las informaciones de prensa sobre que Trump prevé despedirle en semanas o meses.

Preguntada con insistencia por este asunto en su rueda de prensa diaria, Nauert defendió que a Tillerson “le gusta su trabajo”, tiene “mucho trabajo por hacer”, mantiene “su agenda completa” y tuvo ese día dos reuniones con Trump con total normalidad.

Hoy los dos volvieron a proseguir un encontronazo, esta vez con el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, según la memorándum oficial de la Casa Blanca.

Sí reconoció que hay “áreas de desacuerdo político” entre Trump y su secretario de Estado que son “conocidas” y puso como ejemplo sus posturas divergentes sobre el cambio climático.

En una rueda de prensa paralela, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, evitó replicar ayer con un “sí” o “no” a la pregunta de si Trump tiene confianza en Tillerson.

“Cuando el presidente pierda su confianza en alguien, esa persona ya no servirá en el cargo en el que está”, se limitó a asegurar Sanders.

Acerca del futuro de Tillerson, Sanders dijo que “ahora mismo, es seguir trabajando duro como secretario de Estado en las prioridades” de Trump.

El trabajo del secretario de Estado interiormente de la Compañía lleva meses en el éter, en medio de continuos rumores sobre su posible salida a causa de sus diferencias con el presidente.

El pasado octubre, Tillerson se vio obligado a desmentir públicamente que estuviese pensando en dimitir frente a la insistencia de esas informaciones.