“Un infierno de barro”: la sangrienta batalla en la que murieron 585.000 soldados para avanzar solo 8 kilómetros

0
112

“Yo morí en el infierno. Ellos lo llamaron Passchendaele”, escribió el poeta Siegfried Sassoon.

Este lunes, con diversos homenajes realizados por los gobiernos de Reino Unido, Bélgica y otros países europeos, se conmemoran los 100 abriles del inicio de la batalla de Passchendaele, una de las más sangrientas de la Primera Guerrilla Mundial.

El 31 de julio de 1917, el comando del ejército inglés lanzó una ataque cerca del poblado de Passchendaele, en el norte de Bélgica, contra el imperio teutón.

Pero lo que se preveía como una confrontación de pocos días se extendió por tres meses, con una monograma de muertos que muchos historiadores calificaron de “masacre”: 585.000 bajas, incluyendo a los soldados que fueron declarados desaparecidos.

“Algunas de las imágenes más crudas y características de la Primera Guerra Mundial sobre la futilidad, el horror, los ataques con gases y el lodo salieron de los campos de batalla de Passchendaele”, le dijo a la BBC la ministra de Civilización de Reino Unido, Karen Bradley.

En este curvatura, emplazado en la ciudad belga de Ypres, están los nombres de los miles de soldados que fueron reportados como desaparecidos.

El enfrentamiento, asimismo conocida por su nombre oficial de “tercera batalla de Ypres”, terminó tras 90 días de intensos combates de trincheras. Los británicos tuvieron una triunfo pírrica: sus líneas habían renovador casi nada 8 kilómetros sobre las de los alemanes.

“Llama la atención lo desastroso que fue por el enorme número de muertos”, le dijo a la BBC Ann Phillips, sobrina Edward Woolley, quien perdió la vida en la batalla cuando tenía casi nada 22 abriles.

Tras el fin de la batalla, Sassoon, poeta y soldado, escribió su poema “Lápida”: “Yo morí en el infierno. Ellos lo llamaron Passchendaele”.

Y el báratro, según él, era el lodo.

Desesperación

En julio de 1917, la Primera Guerrilla Mundial entraba en su tercer año de enfrentamientos, con sonoras masacres en los campos de batalla de Somme y Verdún, norte de Francia, que retumbaban en la recatado de las tropas.

La desesperación acosaba a los dos bandos.

“Yo morí en el infierno. Ellos lo llamaron Passchendaele”, escribió el poeta y soldado Siegfried Sassoon.

El ejército inglés ya había intentado tomar la ciudad belga de Ypres en dos ocasiones: entre octubre y noviembre de 1914, y entre abril y mayo de 1915.

El objetivo siempre había sido controlar Ypres, con el fin de poder alcanzar la costa y destruir la cojín de submarinos que los alemanes habían instalado allí, pero los dos intentos anteriores no había resultado admisiblemente para las tropas británicas.

Sin secuestro, esta vez, según un reporte del comandante de Reino Unido en Francia, el caudillo Douglas Haig, la triunfo que habían conseguido en la pueblo belga de Messines un mes antiguamente les había regalado suficiente confianza para creer que un tercer intento de tomar Ypres sí sería exitoso.

Y el primer paso de esa organización sería la ocupación del poblado de Passchendaele (hoy Passendale), situado a unos 13 kilómetros de Ypres.

Pero sobre el genérico Haig se levantaba una sombra siniestra: había comandado al ejército britano durante la batalla del río Somme, en 1916, donde murieron unos 300.000 soldados británicos, australianos y neozelandeses tras acaecer conseguido un avance intrascendente.

El granito se tragó soldados, caballos y tanques de pugna.

Pero no importaron aquellas referencias: el 31 de julio de 1917 la infantería inició el ataque.

“El lodo, el infierno”

Durante los primeros días, la batalla transcurrió de acuerdo con lo que se había manido en los tres abriles de conflicto: avances allí, retrocesos allá.

Entonces, sobre la región de Flandes cayó una tormenta histórica. El campo de batalla se transformó en un enorme cenagal.

“Fue entonces cuando una explosión golpeó las repisas de madera, que me hicieron caer en un lodazal sin fondo y perdí la luz”, escribió Sassoon.

Pero más allá de la poesía, el relato de los historiadores señala que el espinilla no sólo impidió el avance de las tropas, sino que adicionalmente bloqueó los fusiles y evitó el desplazamiento de los tanques y cañones.

“Fue un estancamiento de tropas, rodeadas por el bombardeo de gases venenosos, francotiradores y, sobre todo, barro, que era tan denso que los soldados y los caballos se ahogaban allí”, afirmó el periodista de la BBC George Hard, quien ha escrito sobre la historia y la conmemoración de la batalla.

La ciudada belga de Ypres se vistió de luces para conmemorar la batalla de Passchendaele.

“Mientras las tropas alemanas ocuparon las defensas construidas en concreto en la parte de alta del terreno, los británicos se vieron forzadas a cavar sus trincheras en los campos anegados de Flandes”, agregó.

Posteriormente de tres meses de batalla, el 6 de noviembre de 1917, Haig declaró la vencimiento: habían tomado Passchendaele, que estaba a sólo 8 kilómetros del área donde había comenzado la ataque en julio de ese año.

El saldo fue desolador: 325.000 soldados muertos del edicto partidario (algunos de ellos, los hombres del poblado belga) y 260.000 entre los alemanes.

Y la cruenta aniquilamiento que se extendería durante un año más.

Contenido relacionado

100 abriles de Verdún: cómo una de las batallas más sangrientas de la Primera Desavenencia Mundial cambió la vida de mi anciano (y la mía)
Video El irreflexivo de 12 abriles que luchó en la batalla del Somme, una de las más sangrientas de la Primera Desavenencia Mundial
La cruenta batalla naval de la I Disputa Mundial que se libró frente a las costas de Sudamérica