Vargas Llosa valora aprobación en Chile del proyecto de aborto y critica a quienes votaron en contra: “Hay una derecha cavernaria”

0
163

El Premio Nobel de Humanidades, Mario Vargas Llosa, se encuentra de encuentro en Pimiento para presentar el obra de su hijo Álvaro: “El Estallido del Populismo“. Nombre que lleva por cierto el seminario que se desarrolla hoy en el Hotel Ritz y que es organizado por la empresa de consultorio de inversiones Picton y El Mercurio. Oportunidad en que el escritor peruano abordará el tema del populismo, contiguo al ex Presidente Sebastián Piñera.

En entrevista con T13, Vargas LLosa valoró la despenalización del engendro en Pimiento asegurando que “en América Latina hay una conciencia clara de que Chile ha dado saltos gigantes en lo que es el progreso en el sentido liberal de la palabra”. No solamente un progreso crematístico sino un progreso politico, social, una sociedad en la que la sinceridad ha operado practicamente en todos los campos de la vida doméstico”.

“Si se cree en la justicia social, si se quiere respetar el derecho de las mujeres, entonces es absolutamente fundamental. Por eso es que hay cada vez menos paises en el mundo y sobretodo entre los paises modernos y civilizados que toleran el aborto”, continuó el Premio Nobel de Humanidades.

Acto seguido, criticó a quienes votaron en contra de la iniciativa: “se equivocaron (…) habrán parlamentarios más civilizados que esos que representan a una derecha cavernaria”.

“Una señora que es violada está obligada a tener el niño porque hay una derecha completamente cavernaria que no admite el aborto. Eso es una estupidez, es una barbaridad y hay que decirselo claramente a esa derecha. Que esa derecha no es liberal, esa derecha no entiende lo que son los Derechos Humanos”, declaró.

Respecto al tema del populismo, el escritor peruano advirtió que los verdaderos enemigos hoy de las democracias no son los golpes de Estados militares o la revolución socialista, sino: el populismo.

“El populismo es una enfermedad que nace dentro del sistema democrático, con la cual no está vacuna ninguna sociedad (…) es un peligro muy serio, porque el populismo tiende a satisfacer los instintos más elementales. Muchas veces los demagogos, que abundan en el campo político, aprovechan esa predisposición de las personas para proponer políticas nefastas, que sacrifican el futuro en nombre de un presente muy efímero y que pueden conducir a un país, como es el caso de Venezuela, al borde la catástrofe”, concluyó.