[VIDEO] ¿La pelea del año? Floyd Mayweather cumple con los pronósticos y noquea a Connor McGregor

0
205

El púgil estadounidense Floyd Mayweather confirmó todos los pronósticos de gran predilecto al vencer esta oscuridad por KO técnico, en el décimo asalto, al peleador irlandés de artes marciales mixtas Conor McGregor, que hizo su apertura como púgil.

El árbitro de la pelea, el estadounidense Robert Bird, que estuvo igual de mal que los dos peleadores, al permitir a McGregor todo tipo de golpes ilegales, decidió para el “esperpento” de combate cuando se llevaba 1:05 minuto del décimo asalto.

Para entonces, Mayweather ya estaba en control de las cartulinas de los tres jueces de la pelea posteriormente de haberse dejado vencer los tres primeros al no hacer carencia sobre el cuadrilátero montado en T-Mobile Arena de Las Vegas.

Pero a pesar de favor jugado con McGregor, que fue peor que un sparring sobre el cuadrilátero, y de todos los aficionados que decidieron acreditar miles de dólares, aunque no se llenó el contenido del T-Mobile, Mayweather junior al concluir la “farsa” de combate dijo que “una victoria es una victoria, sin importar como la consigas”.

La consiguió de la guisa más humillante para el deporte del pugilismo, delante un rival que no hizo absolutamente ausencia proporcionadamente sobre el cuadrilátero, no tuvo velocidad, no movió sus pies, menos supo colocar un sólo conmoción de poder con el que amenazó que iba a destruir al “viejo” de Mayweather.

Cero de eso sucedió, al contrario, se cumplió todo lo que habían destacado los expertos y profesionales del mundo del pugilato, que la pelea era un “sin sentido” para la imagen y la historia del deporte.

Pero la Comisión Atlética de Nevisca decidió autorizarla con el único fin de conseguir importantes ingresos económicos, que al final todavía pueden estar más que cuestionados en cuanto a los huecos vistos en las gradas del T-Mobile.

Por lo que habrá que esperar a ver cuales son las ventas de la televisión de suscripción, que asimismo podría dejar sorpresas desagradables para los organizadores.

“No importa lo que piensen de la pelea, les debía a los aficionados un buen espectáculo luego de la pelea que hice ante Manny Pacquiao”, justificó Mayweather, que esta vez si, a posteriori de acontecer vuelto de su retiro voluntario por segunda vez en su carrera, dijo que había sido el extremo combate.

“Damas y caballeros esta fue mi última pelea”, declaró Mayweather nulo más concluir el combate frente a McGregor al que le colocó 170 golpes, con combinaciones que el peleador irlandés no sabía ni por donde le llegaban, que siempre se vio como un auténtico “muñeco” en el cuadrilátero.

Por su parte, McGregor dijo sentirse “satisfecho” de la forma como peleó y se quejo que el árbitró Byrd no le dejase sacudir en la gollete a Mayweather cuando mejor estaba en la pelea.

“Debieron dejar que lo siguiese haciendo, dado que hay fue cuando me cortaron la inercia de la pelea”, declaró McGregor. “Al final me ganó porque le hice pelear dándolo todo”.

El combate programado a 12 asaltos interiormente de la categoría del peso mediano junior como habían anticipado los expertos del deporte del pugilismo fue una completa desencanto incluso para los aficionados por lo que les ofrecieron los dos peleadores.

Encima, comenzó con retraso por los problemas que tuvieron los organizadores con la trasmisión de la televisión de cuota por parte de la dependencia de Showtime.

Al final, lo único que a Mayweather, de 40 abriles, le interesaba, que era persistir invicto como profesional, lo consiguió para dejar su marca en 50-0, con 27 nocáuts, la mejor de todos los tiempos al exceder a Rocky Marciano (49-0), con el que estaba empatado.

Muchos creyeron, que si ya era poco “ético” enfrentarse a un peleador de artes marciales mixtas que no había hecho un solo combate de pugilato, más lo sería si al final contaba la pelea para su marca.

Falta de eso le importó a Mayweather, ni el que a partir de ahora sea recordado como el púgil que estando en la cima y habiendo demostrado ser de los mejores de todos los tiempos, al final “traicionó” a la integridad del deporte del combate.

Mayweather como se esperaba en la pelea que montaron para cobrar millones de dólares, fue siempre superior y tan solo en los tres primeros asaltos, cuando de forma intencional no quiso hacer mínimo en el cuadrilátero dejó que McGregor pudiese ponerlos en su cuenta.

El triunfo dejó a Mayweather con una bolsa asegurada de 100 millones de dólares, mientras que McGregor, de 29 abriles, se llevó otra de 30 millones.

Los dos podrían incrementarlas de forma considerable en almohadilla a los ingresos que puedan darse por la cesión de los derechos de televisión de suscripción.