10 Cosas que a las nuevas generaciones ya no les tocó vivir… nosotros fuimos afortunados

0
50

El tiempo pasa y las tecnologías se desarrollan a una velocidad que, en ocasiones, no llegamos a comprender. Encima de la transformación tecnológica, la sociedad ha cambiado muchísimo y, en definitiva, tanto los jóvenes como los niños de hoy no son iguales a los del pasado, pues viven una nueva efectividad a la que todos nos sumamos.

Pero no hay cero como dar una examen al pasado para memorar los bellos momentos o aquellas cosas que los jóvenes de hoy no comprenderán en su totalidad, como la televisión con estática y los juegos en la calle. Tal vez los artefactos y accesorios antiguos han sido mejorados, pero de ningún modo serán igualados. A continuación te mostramos los objetos que, lamentablemente, las generaciones actuales ya no usan.

1. Teléfonos

Cómo no memorar a estas bellezas de teléfonos. Seamos sinceros, tenían su propio encanto, pues no tenían un identificador de llamadas, así que no sabías quién estaba hablando a casa, por lo que alzar la claxon y atender siempre era una aventura. Adicionalmente, debías memorizar los números de la memorándum e interactuabas con los recadero o el disco de impresionado. Sin mencionar la satisfacción de colgar para terminar la llamamiento.

2. Casetes

Estos pequeños rectángulos eran nuestra vida musical. Interiormente de estos se encontraban las canciones grabadas que podíamos comprar en los “kioscos musicales” o tiendas de música. Adicionalmente, tenías que cambiarlo de costado para escuchar la otra parte del elepé y siempre te enfrentabas al miedo más excelso de todos: que la cinta se atorara. Eso solo significaba que tu casete se había arruinado o que pasarías horas acomodando la cinta con ayuda de un lapicero.

3. Colecciones de discos

Y continuando con la música, a quienes les tocó la época de explotación de CD recordarán las colecciones de discos que podías tener. Se convertían en fonotecas enteras con la música de tus artistas favoritos. Poco que quedará en la memoria de todos es que al reproducir un disco, solo encontrabas canciones del actor de ese libro. Así que tus opciones solo eran acaecer de canción a canción, poco que sin duda ayudaba a memorizar fácilmente las piezas.

4. Si te perdías un programa, tal vez era para siempre

Antiguamente de las plataformas de streaming, los programas de televisión tenían un horario y si se te olvidaba o no llegabas a tiempo, tenías que esperar a que la película o capítulo de tu serie se volviera a transmitir, aunque a veces eso no ocurría. Sin incautación, tenías varías opciones, quedarte en casa y anular planes para ver la televisión (todo un ritual), registrar el capítulo con tu VHS o simplemente perderlo. Las consecuencias de esto postrero era estar desactualizado al día próximo para la charla del capítulo.

5. Teléfonos públicos

Aún quedan los fantasmas de estos teléfonos en las calles. Seguramente si los descuelgas tendrán tono de radio y podrás hacer llamadas. Cuando los celulares no eran la norma en la sociedad, estos teléfonos eran la salvación para comunicarse con las otras personas. Algunos funcionaban con tarjetas precargadas y otros, con monedas, pero los dos tenían el mismo propósito. Tal vez venga a tu memoria la costumbre que muchos tenían de revisar la ranura del cambio para ver si algún había olvidado alguna moneda.

6. Rollos fotográficos

En el pasado no podías tener el sabor de tomar 100 selfies hasta obtener una que te gustara. Las cámaras de rollo eran la norma si querías cumplir tus memorias en fotografías. Para ello tenías que colocar el carrete de película esperando no equivocarte y velar la cinta o perder las fotos de tus reposo. Esperar a que todas las fotos fueran reveladas y te las entregarán en un sobre es una de las mejores pruebas de paciencia que puedes radicar.

7.  La viborita

No te puedes avisar gamer si nunca jugaste a “la viborita” o Snake. Cuando los celulares con pantalla comenzaron a aparecer en el mercado, el entretenimiento de los juegos se sumó a estos dispositivos. Para divertirte tenías el entretenimiento de “la viborita”, sencillo de competir, pero solo los verdaderos expertos podían satisfacer toda la pantalla con el cuerpo de la serpiente.

8. Catálogos de juguetes

La Navidad significaba poco singular para los niños, ya que mientras se acercaba la aniversario, podían escoger el regalo que Santa traería a casa. Para ello había varios métodos,  ya sea ver En comunidad con Chabelo para enterarte de la última moda en juguetes o checar el catálogo de las tiendas para marcar el que más te gustaba. Así como en el catálogo de productos de belleza, tenías que dejar tu original o nombre en el producto, para que la industria de duendes y Santa lo tuvieran agudo el día indicado.

9. Música en MTV

“Mi vieja mula ya no es lo que era”. Si eras de aquellos a los que les gustaba descubrir nueva música, entonces recordarás que la única guisa de conocer nuevas bandas y estar actualizado era ver MTV. En su programación, los videos musicales eran habituales, lo que desató una gran industria del videoclip. Con el tiempo, esto fue desapareciendo poco a poco y ahora solo queda el reminiscencia de lo que fue el canal musical más importante de la televisión.

10. Conectarse así a internet

Esto efectivamente es poco que hay que devolver, pues los “chavos” ya no tienen que sufrir por una conexión a internet o perder una descarga porque llegaba una llamamiento telefónica a casa. Seguramente lo peor que puede ocurrir actualmente es que se pierda por un momento la señal de Wifi.