10 Cosas que suceden dentro de las prisiones en Noruega; las más lujosas del mundo

0
45

Noruega es un país muy sano en muchos aspectos, y parece que todo surge desde la educación que se imparte en sus ciudadanos, la civilización y todas esos aspectos que aportan al ser humano grandes títulos.

Recientemente, este país ha estado envuelto en diversas polémicas por restructurar desde debajo su sistema penitenciario, pues sus cárceles tienen un aspecto de hotel de cinco estrellas o un poco menos, por lo que han captado la atención de todo el mundo. Por esta razón traemos para ti algunas de las cosas que suceden en el interior de estas prisiones. Te dejarán con la boca abierta y hasta te darán ganas de cumplir toda una condena ahí adentro.

1. Una gran relación entre guardias y reclusos

A diferencia de otras prisiones de otras partes del mundo, aquí los guardias juegan con los presos al balonvolea o cualquier otro deporte. Adicionalmente, se sientan a tomar juntos con el fin de compartir sus alimentos, platicar y entablar amistad, lo que es de gran ayuda para que puedan ser reinsertados a la sociedad después.

2. Se practica yoga para relajarse y encontrarse consigo mismo

En la prisión de máxima seguridad de Halden se cuenta con un programa de “pacificación”, enfocado a los reclusos que fueron llevados a la prisión por crímenes violentos en cualquiera de sus presentaciones. En las sesiones se procuran las posiciones más clásicas de yoga para que los reos puedan contactar con su ser interior y prolongar tanto su paz como tranquilidad, pues se considera que la violencia no tiene cabida en el emplazamiento.

3. División como mecánicos automotrices

Los reclusos asisten a un taller del que se gradúan como mecánicos automotrices, incluso es un servicio social que beneficia a la ciudadanía, ya que reparan autos de guisa gratuita.

4. Pantallas planas

Cada celda cuenta con una televisión plana, así como un refrigerador, escritorio y una fabulosa apariencia que da al bosque. Adicionalmente, siempre se encuentran totalmente limpias.

5. Si no tienen elegancia por la mecánica, pueden graduarse como chefs profesionales

Este centro penitenciario todavía ofrece la profesión de Cocina Internacional, lo que permite que cualquier recluso que cuente con este título profesional pueda trabajar en cualquier país.

6. Hay computadoras con comunicación a internet

A través de estas herramientas, los reos se capacitan como diseñadores gráficos, estudian o escriben libros. Su uso está supervisado para que solamente se hagan cosas productivas.

7. Los reos pueden suceder un fin de semana con su clan

A través del programa Papi en prisión, en el que pueden aplicar cada 3 meses si se cumplen con las normas de comportamiento y seguridad, pueden sobrevenir un fin de semana completo con su comunidad en una cabaña en el bosque interiormente del perímetro de la prisión. Esto incita a que los reclusos se mantengan motivados y con un comportamiento impecable.

8. Hay un estudio de reproducción

Si algún tiene la pasión por la música, puede alcanzar al estudio de impresión, que tiene todo lo necesario como micrófonos e instrumentos. Adicionalmente, pueden formarse a crear sus propios álbumes musicales.

9. No hay prisión perpetua

Esto tiene como objetivo que los reos se reformen, puedan alcanzar su dispensa y enderecen su vida. Encima, los guardias los motivan desde el primer día que ingresan a la prisión.

10. Lo que hay detrás de tantos lujos

Se ha afirmado que a pesar de que algún llegue a ser privado de su sencillez por incumplimiento de las leyes, de cualquier forma tiene otros derechos como la sanidad, educación y derecho al sufragio. No es posible tratar a los reos como animales, pues se considera que si son tratados de otra forma, sería como liberar a un animal de sus cadenas. Encima, la reincidencia ha disminuido en un 20 por ciento.

Esto a muchos podría parecernos muy raro, pero la verdad es que la forma de pensar es totalmente distinta, pues parece que están totalmente influenciados por el sentido humano y no es para más, ya que todos merecemos una segunda oportunidad, incluso en estos casos.