10 Datos curiosos sobre el aterrador Krampus, el demonio de la Navidad

0
92

No hay luz sin oscuridad y la bondad de Santa Claus tiene su contrapeso conveniente a su contraparte aterradora, cruel e infernal: Krampus, el demonio de la Navidad que nadie querría ver bajando por su chimenea.

Adicionalmente de celebrar el día de Navidad el 25 de diciembre como en la mayoría del resto del mundo, en los países cercanos a los Alpes existe otra vencimiento relacionada con una figura espeluznante que castiga a los niños que se portaron mal. Krampus es el demonio decembrino con apariencia de chiva, largos cuernos y enormes dientes, que tiene como ocupación ayudar a San Nicolás de una forma espeluznante.

Estos son 10 datos interesantes que debes entender para conocer más sobre este infernal personaje. Esperamos que nadie de nosotros esté en la letanía de “niños malos” para no tomar la turista de Krampus…

1. El día del Krampus

Según las tradiciones de los países alpinos, el Krampus invitado la casas de los niños que se han portado mal la incertidumbre del 5 de diciembre, pero el 6 de diciembre es su festividad oficial en la que se organizan desfiles con personas disfrazadas como este demonio.

2. Aterradora apariencia

Aunque han existido diferentes versiones a través de los abriles, hay instrumentos de Krampus que varían poco, como sus cuernos, grandes colmillos, su pelaje y culo.

3. Es amigo de Santa Claus

Mientras que San Nicolás se encarga de soportar regalos y alegría a los niños que se portaron admisiblemente, Krampus es quien les deja carbón o ramas secas pintadas de oro a los chicos desobedientes, que no se comen sus verduras, que mienten o hacen travesuras. Así que estos personajes no son enemigos sino las dos caras de la misma moneda.

4. Celebraciones infernales

En los desfiles organizados el 6 de diciembre, las personas disfrazadas de Krampus salen a las calles, equipados con ramas de abedul o látigos y “castigan” con golpes a los espectadores.

5. Las patas del Krampus

Conveniente a sus cuernos y pelaje, por algún tiempo se asoció a este personaje con el Diablo y es por eso que en muchas de sus versiones aparece con una pata de chiva y un pie humano repugnante con garras.

6. La vigilancia del demonio

Las ramas secas pintadas de oro que lleva el Krampus a las casas supuestamente deben servir de ornamento y, entonces, se convierten en un símbolo de su presencia, así como un recordatorio para que los niños sepan que él, como San Nicolás, igualmente los está vigilando y anotando todas sus malas acciones.

7. Máscaras costosas

Se cree que la creencia en Krampus data de la era precristiana y como se trata de una tradición muy antigua, existen máscaras muy viejas que fueron usadas en su celebración. En algunos museos de países como Alemania, Austria, Eslovaquia y República Checa hay máscaras de madera muy valiosas que representan a este demonio.

8. El resurgimiento de una oscura celebración

Aunque la Iglesia Católica prohibió la representación y festividades de este demonio, a partir del siglo XIX en varias naciones se retomó la tradición de la perplejidad del Krampus y cada vez va ganando más adeptos. Esta oscura celebración incluso ha llegado a América y en las ciudades más grandes de Estados Unidos ya es popular el desfile de este personaje.

9. Krampus cancelado

Un ejemplo de la prohibición de las festividades relacionadas a Krampus ocurrió en los abriles de 1934 a 1938, mientras Austria estaba bajo un régimen fascista. Como era un símbolo del pecado y anticristianismo, las personas que se disfrazaban de este demonio eran arrestadas.

10. Origen

Se cree que el nombre de Krampus proviene del término germánico Krampen, que significa garfio, y que genealógicamente pertenece a los dioses nórdicos. Este demonio es hijo de Hela o Hel, descendiente de Loki y que rige el mundo de los muertos.