10 Extraños Récords Mundiales del Libro Guinness que tal vez no sabías que existían

0
49

El ser humano no solamente es una criatura que ha acabado increíbles hazañas sobre la faz de la Tierra, incluso ha tenido una rara fascinación por competir en proezas y un deseo de aventajar a todos los demás.

Las personas con los mayores talentos han sido reconocidas por sus habilidades en el Manual Guinness de Récords Mundiales, pero adicionalmente de exaltar logros de fuerza, destreza, nivelación y resistor física, en este documento internacional asimismo hay registro sobre acciones insólitas que hicieron individuos totalmente excepcionales.

Estos son 10 récords mundiales que nadie imaginaba que existieran, pero muestran que puedes ser el mejor incluso haciendo cosas tan alocadas como dejar de echarse, desgañitarse muy musculoso una palabra o quedarte el decano tiempo posible en una caja con reptiles. No intenten esto en casa si no son profesionales.

1. Mujer más anciana en saltar en paracaídas

Este récord lo tiene Irene O’Shea, una anciana australiana que tenía 102 abriles cuando llegó al ejemplar de Guinness. Ella probó el brinco en paracaídas cuanto tenía un siglo de permanencia y le fascinó. Su extremo saltó lo realizó desde una pico de 4.2 kilómetros y acompañada de Jaden Smith, un paramédico avezado que por suerte no tuvo que aplicar sus conocimientos de emergencia.

2. Récord por identificar al viejo número de criminales

Lois Gibson no solamente es una maniquí, saltarina y actriz, todavía es la mujer que ha ayudado a resolver el veterano número de crímenes identificando a los delincuentes. Cuando era más verde, ella fue víctima de violación en su propia casa y al arrestar al criminal, ella lo identificó con facilidad, por lo que decidió dedicarse a ayudar a otras víctimas.

Escuchando la descripción de los delincuentes y esbozando su apariencia en dibujos, Lois ha ayudado a la captura de más de 1200 criminales. Es por esto que llegó al Compendio Guinness.

3. La youtuber gamer más anciana

Los videojuegos no tienen margen de época y la abuela japonesa Hamako Mori lo demuestra como nadie. Ella es una mujer de 90 abriles que ha disfrutado de los videojuegos desde que tenía 16 y sigue haciéndolo hasta el día de hoy. Adicionalmente, ella cuenta con un canal de YouTube en el que cuenta con más de 482,000 suscriptores. Por ser la youtuber gamer más anciana, tiene este raro récord.

4. Refrescar 1.4 litros de cerveza en 11 segundos

El hermano veterano de Bob Hawke había fallecido a los 17 abriles por una cachas meningitis y cuando él llegó a esa misma etapa, sufrió un suerte de motocicleta. Como Bob sobrevivió, se dio cuenta de que tenía poco qué hacer en este mundo.

Tal vez se trataba de ser el primer ministro de Australia, poco que logró en 1983, pero quizá igualmente fue conseguir al Compendio Guinness por ingerir un total de 1.4 litros de cerveza en solo 11 segundos en 1955.

5. Vencer las votaciones más fraudulentas

Si de todas formas iba a hacer trampa, Charles D. B. King lo iba hacer a lo conspicuo y con todas las de cobrar. Este político ya había sido presidente de Liberia dos veces, y en su tercera reelección en 1927 los resultados de la votación mostraron que 234,000 personas habían votado por él. El problema es que en Liberia solamente había un total de 15,000 habitantes con años judicial para elegir.

Esto lo hizo ser agradecido como el triunfador de la selección más fraudulenta de la historia. Por fortuna, su patraña se dio a conocer y tuvo que renunciar al cargo en 1930.

6. Decano tiempo sin echarse

Todos hemos tenido problemas de insomnio alguna vez, pero solamente un hombre llamado Randy Gardner se atrevió a realizar el prueba de no tumbarse premeditadamente y logró permanecer despierto durante 11 días y 25 minutos, un total de 264.4 horas.

Él todavía tenía problemas de insomnio y decidió romper este récord en 1963-1964.  Sus amigos y un investigador del sueño lo ayudaron a mantenerlo distraído por las noches, hasta que finalmente no pudo más y cayó dormido.

7. El lamento más robusto de “¡silencio!”

Cuando tienes un trabajo de profesora, la palabra “silencio” es una de las que más usas durante las clases. Sin incautación, solamente la profesora Annalisa Flanagan logró gritarla a un grosor de 119.4 decibeles, lo que equivale a escuchar el sonido del motor de un jet.

8. Sobrevivir a la viejo caída en un elevador

Betty Lou Oliver era la operadora de un elevador en el edificio Empire States en 1945 y el 28 de julio de ese año, un avión bombardero de la Fuerza Aérea de Estados Unidos colisionó con esta construcción conveniente a la nula visibilidad ocasionada por la niebla. Betty estaba interiormente del elevador en el tierra 80 y el avión se estrelló en el asfalto 79. Esto le ocasionó quemaduras.

La movieron en dirección a otro elevador para ponerla a ileso, pero el cableado de este elevador se dañó por el impacto del avión y cayó al sótano con Betty adentro. Aunque la caída le fracturó la pelvis y la espalda, milagrosamente ella sobrevivió. Por esta gran resistor, tiene el récord de ser la sobreviviente de la caída más larga en un elevador.

9. Refrescar viejo cantidad de salsa de soya

Este caso no fue oficialmente documentado en el Manual Guinness, pero se volvió una nueva muy conocida, pues un adolescente de 19 abriles (que permanece desconocido) quiso contender un récord mundial bebiendo la anciano cantidad de salsa de soya.  Llegó a absorber 56 000 miligramos, pero esto aumentó peligrosamente sus niveles corporales de sodio y cayó en coma. Tuvieron que suministrarle más de seis litros de agua y dextrosa para salvarle la vida.

10. Decano tiempo en una mazmorra con serpientes

Neelim Kumar Khaire era el administrador de un división vacacional en las montañas Sahyadri, en la India. Él empezó a tomar frecuentes quejas de víboras en el oportunidad y se encargaba personalmente de atraparlas y liberarlas en el extranjero. Las personas le decían que eso era muy peligroso y él quiso mostrarles que se equivocaban.

En 1986, Kumar se encerró en una armazón con un total de 72 de las serpientes más venenosas: 24 víboras de Russell, nueve cobras binoceladas, 27 cobras monocelulares, ocho kraits con bandas y otras cuatro serpientes. Él se quedó adentro de la canariera por 72 horas y al final, salió sin una sola mordida. No solo demostró que estos animales eran inofensivos si no los provocaban, incluso impuso este extraño récord mundial.