10 Impresionantes historias de personas que lograron sobrevivir de forma extraordinaria

0
67

Ya sea por apego o porque la vida te puso en ese punto, hay momentos en los que el ser humano debe enfrentarse a retos de supervivencia en los que debe aplicar sus habilidades y resistor al mayor para sobrevivir e, incluso, puede descubrir fortalezas que no conocía y que le ayudaron a salir proporcionadamente librado de las circunstancias por las que le tocó atravesar. A continuación te dejamos 10 historias de personas que a pesar de lo difícil de la situación, lograron salir vivos.

1. El equipo de futbol tailandés The Wild Boars

El equipo de niño de futbol y su preparador decidieron explorar la cueva Tham Luang, pero una repentina inundación los hizo internarse cuatro kilómetros en la cueva para encontrar refugio. Sin requisa, el aumento en el caudal de agua hizo que quedaran atrapados por 17 días. Durante nueve días no tuvieron carencia qué ingerir y bebían el agua que goteaba de las estalactitas. Empezaron a cavar un túnel para tratar de salir y meditaban para evitar energía y no pensar en la comida.

Unos buzos ingleses que estaban explorando los encontraron y luego de pedir apoyo al ejército tailandés, se organizó el rescate que tardó tres días, ya que tuvieron que sacar uno por uno a los niños y al preparador, con equipo de inmersión y atados a dos buzos, pasando por cavidades estrechas y nadando durante horas para obtener salir. Gracias a Dios, todos fueron rescatados, aunque uno de los buzos de rescate murió en las maniobras.

2. Ángela Hernández

Mientras conducía su transporte todo circunscripción por la costa del sur de California, un animal se atravesó en su camino, por lo que al tratar de esquivarlo, Ángela Hernández perdió el control, lo que la hizo caer por un precipicio de 60 metros hasta una playa rocosa y desolada. La mujer terminó con una hemorragia cerebral, cosillas rotas, clavícula fracturada, un pulmón colapsado y los vasos sanguíneos de entreambos luceros con derrame. Encima, el agua le llegaba a las rodillas.

Ángela utilizó una útil para romper la ventana del transporte y salir de este. Durante días caminó y aunque veía coches por encima del escarpa, nadie escuchaba sus gritos. Con una manguera que tomó del coche podía pimplar un poco de agua que goteaba del musgo, hasta que unos excursionistas la encontraron dormida y luego alertaron a los socorristas, quienes usaron cuerdas para rescatarla del escabrosidad luego de siete días de una experiencia que no olvidará quia.

3. Steven Callahan

Steven Callahan ya había cruzado el Atlántico solo y en una pequeña balsa de 6.5 metros, pero el problema fue cuando intentó regresar, pues una ballena o un tiburón le hizo un agujero al tumbo y este empezó a hundirse. Rápidamente se sumergió para tomar el equipo de emergencia y una balsa circular de solo 1.8 metros, así como poco de comida y agua. Steven vagó a la deriva a 1300 kilómetros de las Islas Canarias. Luego de 14 días vio un barco, pero ellos no lo vieron.

Él destilaba agua con ayuda de un destilador solar y pescaba con arpón. Luego de 50 días tenía llagas en el cuerpo y luchaba por remendar un agujero en la balsa, pero no fue sino hasta posteriormente de 76 días a la deriva que unos pescadores que se encontraban en la costa de la isla Guadalupe lo encontraron, ya con evidentes signos de deshidratación. Adicionalmente, había perdido un tercio de su peso corporal.

4. Los Robertson

En 1971, Dougal Robertson decidió padecer a su esposa e hijos a un alucinación en brinco para enseñarles “la universidad de la vida”. Habían navegado sin ningún problema por 17 meses, pero según el hijo viejo, su padre no hizo los preparativos suficientes, pues confiaba en su experiencia en la Escuadra mercante británica. Al observar orcas frente a la isla Galápagos, las ballenas los atacaron, por lo que solo se quedaron con una balsa pequeña.

Tenían comida para seis días y posteriormente cazaban tortugas y bebían agua de la chubasco. Luego de acontecer 16 días a la deriva, la balsa quedó inservible, así que se aferraron a un rebote en el que excedían la capacidad, pero felizmente fueron rescatados por unos pescadores japoneses. Ya había pasado más de un año de favor iniciado su travesía, que sin duda les dejó una gran experiencia.

5. La expedición del Endurance

En 1914, Ernest Shackleton se aventuró al polo sur, poco que ya había hecho anteriormente, adjunto a 28 hombres. Sin requisa, su barco quedó atrapado entre el hielo y empezó a desmoronarse, así como las esperanzas del peña. La tripulación optó por subirse a los botes flotador. De esta forma deambularon por 14 días, con poca comida, hasta salir a una isla. Una vez ahí, planearon el alucinación a la isla Georgia del Sur, la isla habitada más próxima.

Gracias a Dios, todos lograron sobrevivir, aunque algunos de los perros que los acompañaban fueron sacrificados para alimentarse. Por desgracia, en el Ross Sea Party, el barco que los estaba esperando del otro costado para cuando terminaran su travesía, sí se registraron tres muertes mientras aguardaban la arribada de los expedicionarios.

6. Harrison Okene

Unos buzos que hacían maniobras en un decadencia cerca de la costa de Nigeria nunca se esperaron encontrar a un sobreviviente bajo el agua, pues habían pasado tres días. Harrison era el cocinero del barco y al momento del percance, se encontraba en el baño, lo que hizo una burbuja de canción de un metropolitano, permitiendo que de forma increíble este hombre siguiera con vida, hasta que los buzos lo encontraron y lo llevaron a la superficie usando un equipo de investigación. Harrison juró no retornar al mar.

7. Juliane Koepcke

En 1971 esta bióloga viajaba en el revoloteo 508 de LANSA que se desplomó en la selva peruana y ella fue la única sobreviviente, con golpes en todo el cuerpo y la clavícula rota, pero todavía le faltaba alcanzar salir de este extensión. Luego de 9 días de vagar y exponerse a los peligros de la fauna silvestre logró encontrar un campamento donde fue auxiliada y, después, trasladada vía aérea a un hospital donde se recuperó.

8. Tripulación del Apolo 13

Jim Lovell, Jack Swigert y Fred Hayse se encontraban a 400 000 kilómetros de la Tierra cuando un cable defectuoso ocasionó una crisis en la nave antiguamente de ganar a la superficie mancha, que era su objetivo. Estos hombres lograron corregir su ámbito para acercarse de nuevo al planeta utilizando el módulo peca y racionando al mayor la comida y, finalmente, exceder el peligro de entrar en la ámbito, así como caer al mar. Todos sobrevivieron.

9. Ada Blackjack

Ada fue contratada como costurera y cocinera en una expedición por las islas Wrangel, ya que Vilhjalmur Stefansson y Allan Crawford tenían la intención de exigir ese departamento para Canadá. En la isla se quedaron cinco expedicionarios, pero tres de ellos se fueron de ahí cuando se acabaron las provisiones, dejando a Ada al cuidado de un compañero enfermo, quien murió. Durante dos abriles sobrevivió cazando focas, hasta que fue rescatada. Sin incautación, no hubo gratitud, sino que la criticaron por no excluir la vida del hombre.

10. Aron Ralston

Mientras escalaba en el cañón Blue John, en Utah, una roca se desprendió y atrapó una de sus manos. Luego de tres días sin poder desconyuntar, sin comida y bebiendo su propia orina, tomó una atrevimiento: amputarse la parte atrapada. Luego de varios intentos, con una útil rompió el hueso y se cortó la mano. Bajó un pared de 20 metros con una mano, llegó a su automóvil y condujo hasta que encontró un campamento, para luego ser rescatado. Todavía sigue escalando.