10 Mitos sobre la cerveza que se han extendido en todo el mundo y la verdad sobre ellos

0
283

La cerveza es una de las bebidas más populares en todo el mundo, con millones de amantes por todas partes del planeta, pero la efectividad es que muchos de quienes se dicen ser fieles seguidores de esta delicia desconocen detalles importantes y se dejan enfilar por mitos populares.

Para que no seas uno de ellos y tengas un anciano conocimiento sobre ese acuosidad maravilloso que tanto te gusta, aquí te presentamos 10 mitos y te decimos si son falsos o verdaderos.

1. No debe tomarse muy fría

Sobre todo en temporada de calor o en la playa, muchos prefieren copear la cerveza demasiado helada, pero el rango de temperatura adecuado es de entre 4 y 13°C, así que ese mito de que no debe tomarse muy fría es cierto. No lo hagas.

2. No usar vasos congelados

Si eres de los que no enfrían tanto la cerveza pero siempre guardan un vaso en el refrigerador para vaciarla ahí, siquiera es recomendable porque puede absorber olores y sabores de las cosas que tienes guardadas. Este mito incluso es serio: no uses vasos congelados.

3. La cerveza no es nutritiva

Esto es totalmente fariseo, ya que tu organismo recibirá calcio, potasio, magnesio y fósforo cuando la bebas.

4. Debes beberla directo de la botella

Este es un mito muy popular y es apócrifo, ya que para poder disfrutar de todo el sabor de la cerveza siempre será mejor ponerla en un vaso.

5. La cerveza en conserva es de último calidad que la de botella

Al contrario, porque la envase impide el paso de luz y la oxidación de la cerveza, así que esto es rotundamente desleal.

6. Sin espuma, por servicio

Este es otro de los mitos más difundidos, pero es hipócrita. La cerveza debe aguantar 1 o 2 dedos de espuma, porque eso la protege de la oxidación y le da longevo sabor.

7. La cerveza oscura te pone más ebrio

Se tiene la creencia de que la cerveza oscura tiene más grados de licor, pero esto no siempre es así, ya que no depende del color sino de los ingredientes y las cantidades que se utilicen para prepararla. Otro mito copiado más.

8. No debes combinarla con comida

Esto encima de fingido es imperdonable. El sabor, olor y textura de los diversos tipos de cerveza se acoplan perfectamente a muchos y muy variados platillos, así que no dejes sobrevenir la oportunidad de probarlos.

9. La cerveza ‘quemada’

Este es un mito que causa mucha polémica: se dice que si pones a refrigerar la cerveza y luego por alguna razón se vuelve a entibiar, “se quema”; pero esto no es cierto, ya que la puedes apaciguar y entibiar varias veces, siempre y cuando el proceso sea continuo y no pase de una temperatura muy fría a una caliente de forma abrupta, porque eso sí la daña.

10. Si la combinas con caldo, ‘te cruzas’

No es el tipo de bebidas lo que te puede poner muy ebrio, sino la cantidad de bebida que ingieras; así que esto es fariseo, porque puedes absorber cerveza y luego otro tipo de bebida, siempre y cuando no te pases de los límites que tu cuerpo puede soportar.