10 Momentos tristes de ‘¡Hey, Arnold!’ que a los de la vieja escuela nos hicieron llorar

0
41

¡Oye, Arnold! fue una de las series animadas más conmovedoras que disfrutamos en nuestra infancia, pues nos dejó grandes lecciones sobre amistad, clan, trabajo en equipo y solidaridad; pero asimismo nos mostró sucesos muy tristes.

Esta caricatura nos hizo reflexionar a la ves que nos daba un sano entretenimiento, y algunos de sus personajes tenían un pasado muy confuso o reflejaron los aspectos más sórdidos de la sociedad.

Es increíble que hayamos pasado tragos tan amargos desde muy pequeños con una serie animada, y ahora recordaremos los 10 momentos más deprimentes y oscuros de las aventuras de Arnold y compañía.

1. La anexión del pibe chocolate

Él era un huérfano cuya veterano pasión era engullir chocolate, y para ingresar una desafío tenía que dejar de hacerlo. Con la esperanza de obtener dos kilos de su manjar predilecto, deja de tomar chocolate y atraviesa por una especie de frugalidad muy dolorido, similar al que sufre un fanático. Ver a un chico con síntomas de una persona adicta fue muy deprimente.

2. La hija del señor Hyunh

Uno de los personajes que vive en el mismo edificio de Arnold es el señor Hyunh, y en un episodio vimos un fragmento muy doloroso de su pasado. Él sufrió los horrores de la Supresión de Vietnam y tenía una hija, Mai. Él tuvo que entregarla a los soldados de Estados Unidos, pensando que estaría a omitido acullá de este conflicto guerrero.

Fue hasta posteriormente de 20 abriles que Arnold, con ayuda de Helga, logra reunir al padre con la hija, en un episodio navideño que nos desgarró el corazón.

3. El pequeño del pórtico

Aunque era un chido disgustado y agresivo, el pequeño del pórtico en verdad era un bebé que fue dejado, no tenía ningún amigo en el mundo, y había desarrollado una fobia a dejar el único hogar que había conocido.

4. Arnold asaltado

En un episodio Arnold fue asaltado brutalmente por un delincuente. No solo le quitaron su patrimonio, sino que asimismo lo golpearon, y fue por esto que él decidió formarse artes marciales. Adicionalmente de que verlo tan abandonado fue desagradable, igualmente fue triste ver cómo se iba volviendo más violento con todos sus amigos y clan. Fue cómo ver al héroe convirtiéndose en lo que juró destruir.

5. La hija ignorada

Hablando precisamente de las consecuencias del maltrato, fue muy triste retener que Helga, la chica más ruda de la escuela, en existencia había tenido que adoptar ese carácter porque sus padres la descuidaban y la comparaban con su hermana viejo Olga.

6. La insuficiente Morado

Superficialmente Violáceo se volvió la pupila más tierna, dulce y admirada de la primaria a la que asistían Arnold y sus amigos, pero detrás de su perfección había una sinceridad muy deplorable.

Conveniente al acoso que sufrió por parte de las otras niñas, ella no quería retornar a clases, y es hasta que las chicas se quieren disculpar cuando se enteran que vive en uno de los peores vecindarios, que su casa está derruida y que su comunidad escasamente puede alimentarse.

7. El mal estudiante Torvald

Todos hemos conocido a un compañero de escuela que no ha podido acaecer de año, pero el caso de Torvald fue uno muy triste. Con 13 abriles de vida, él debería cursar ya la secundaria pero se quedó “atascado” en el cuarto nivel oportuno a sus dificultades cognitivas para comprender las matemáticas.

8. El sebo Harold

Gracias a esta caricatura fue que muchos nos dimos cuenta de que detrás de los chicos rudos y acosadores de las escuelas hay niños inseguros, que tienen que disfrazar con atentado sus miedos, y tal fue el caso de Harold.

Él es un pequeño muy robusto con un carácter agresivo, y es uno de los chicos problema de la escuela. Sin confiscación, en un capítulo descubrimos que en existencia sufre de obesidad y que se considera a sí mismo como un monstruo sebo y tonto. Ver gemir a un tipo rudo fue poco muy impactante para todos.

9. La nerd Rhonda

Ella es una de las chicas populares de la escuela, que siempre está a la moda. Pero en un capítulo nos dimos cuenta de que era presionada por su grupo para estar de su apariencia, y cuando tuvo que usar anteojos todo su estilo de vida se derrumbó.

10. El hombre paloma

Arnold conoció a este hombre que no tenía contacto con la sociedad, y su única compañía era las vanes que cuidaba. El pequeño trató de “civilizarlo” pero al darse cuenta de la crueldad de las personas este inocente hombre decidió irse volando con ayuda de sus palomas.