15 Condiciones psicológicas cuyo nombre proviene de personajes de la literatura e historia

0
134

Los científicos tienen la costumbre de ponerle sus nombres propios a sus descubrimientos, como el cometa Halley o el teorema de Pitágoras por ejemplo. Pero los psicólogos que descubren nuevos padecimientos quizá no se sientan tan cómodos cuando su nombre se refiere a una enfermedad mental y por eso prefieren usar otros conceptos para sus hallazgos.

Cuando se trata de diluir descubrimientos en psicología se utilizan los nombres de extraños personajes de la humanidades. Estos son los 15 síndromes y complejos mentales/literarios.

Estos son 15 complejos y síndromes psicológicos que son conocidos por la Asociación Chaqueta de Psicología con el nombre de famosos personajes de la humanidades ¿Alguno les suena deudo?

1. Síndrome de Huckleberry Finn

Esta condición psicológica se refiere a las personas que buscan por cualquier medio evitar las responsabilidades de la vida. Evitan las obligaciones de forma muy pueril; tienen miedo al compromiso en muchas maneras y frecuentemente cambian de trabajo y pareja. Se supone que se debe a la partida de los padres y a una devaluación autoestima.

2. Síndrome de Otelo

En honor al personaje de la tragedia escrita por Shakespeare, este síndrome se encuentra en hombres que sospechan que su pareja le es infiel. Igual que el personaje Otelo, estos varones tienen la ilusoria creencia del enredo y algunos han llegado a cometer terribles actos por sentirse traicionados.

3. Síndrome de Pollyana

 

¿Conocen a alguno que siempre está viendo el vaso medio repleto? Esas personas que ven el flanco entusiasta de las cosas, aunque las cosas estén terriblemente mal. Este síndrome fue conocido en insinuación al personaje de Pollyana, una pupila jovial de una novelística escrita por Eleanor H. Porter. Los psicólogos dicen que tienen una perspectiva irreal del mundo con tal de no enfrentarse al costado tenebroso de las cosas.

4. Síndrome de Dorian Gray

Esta condición psicológica se refiere a los hombres que tienen dismorfia, es asegurar, una preocupación obsesiva por alguna característica física que perciben como un defecto. No se trata de que envejezcan y no se les note, sino que recurren a medios como cirugías o diferentes tratamientos para corregir ese problema físico.

5. Síndrome de Cenicienta

No es que tengan la obsesión por estar limpiando mientras son maltratadas por su clan adoptiva. Las mujeres con síndrome de Cenicienta se sienten incapaces de mejorar por sí mismas su calidad de vida y siempre están buscando a algún que “las rescate”. Temen ser independientes y sabotean sus intentos de valerse por sí mismas. Estas mujeres creen que cualquier acto de independencia va a disgustar su feminidad.

6. Síndrome de Superman

Hay dos versiones de este síndrome: uno se aplica a los hombres que disfrutan de ver a los “villanos” castigados mientras los héroes salen victoriosos. Como cuando Superman disfruta de humillar a sus adversarios, así estos hombres gozan con placer sádico ver a los criminales derrotados.

La otra interpretación es de los hombres que creen que pueden hacerlo todo sin ayuda de nadie. Claro que es bueno enterarse hacer las cosas sin reconocer de otros, pero los hombres con este síndrome no pueden trabajar con alguno más, son egoístas y manipuladores. Quizá este se parezca más a Batman ¿no creen?

7. Síndrome de la Bella Durmiente

Si tu novia solamente hace dos cosas, ingerir y adormecerse, es probable que tenga este síndrome. Las personas con síndrome de bella durmiente tienen episodios frecuentes de aumento de sueño y este exceso de horas en la cama les provoca otros trastornos alimenticios y sexuales.

Este síndrome es la interpretación femenina del síndrome de Kleine Levin y las personas que lo padecen incluso llegan a perder contacto con la verdad y tienen cambios abruptos de personalidad.

8. Enrevesado de Edipo

Sin duda uno de los más famosos complejos bautizados con el nombre de personajes literarios. Célebre así por Sigmund Freud en narración a las tragedias de Sófocles, el enrevesado se refiere al hijo que tiene un deseo lujurioso por su madre y siente desprecio con destino a su padre a quien ve como un competidor por el inclinación de la madre. La traducción femenina de esta condición es el difícil de Electra, otro personaje del poeta helénico Sófocles.

9. Síndrome de Peter Pan

Crecer es difícil y por eso algunas personas han decidido permanecer como eternos niños. Son los clásicos cuarentones que todavía viven con sus padres y evitan cualquier compromiso de adultos como tener un trabajo. Es parecido al síndrome de Huckleberry, pero en este hay bebida de por medio.

10. Síndrome de Munchausen

Cuando están enfermos, a todos les gustan que los consientan. Pero la muchedumbre con síndrome de Munchausen buscan estar enfermas precisamente para que los consientan. La concurrencia con este síndrome se enferma premeditadamente con tal de que cualquiera los atienda. Una variación de esto es el síndrome de Munchausen por proximidad, en el que las personas hacen que otros se enfermen para que los necesiten. Suelen tenerlo los padres y madres de grupo.

11. Síndrome de Alicia en el país de las maravillas

¿Recuerdan cuando Alicia cambia de tamaño al manducar o tomar pastelitos y líquidos extraños? Pues las personas con el síndrome de Alicia perciben los objetos increíblemente grandes o pequeños.

12. Síndrome de Ofelia

El personaje de Ofelia es una mujer de las obras de teatro de Shakespeare que tiene cambios bruscos de personalidad. Es por eso que los psicólogos nombraron este síndrome que sufren las personas que tienen muchos cambios de personalidad de forma rápida. Incluso sufren alucinaciones, depresión y pérdida de la memoria.

Generalmente se debe a un desequilibrio químico en el cerebro, pero incluso existen casos puramente psicológicos.

13. Arduo de Bambi

Este no es positivamente un enredado agradecido oficialmente por la Asociación Chaqueta de Psicología, pero es un término popular entre los profesionales de la vigor mental para referirse a las personas que tienen un alegría excesivo por la vida salvaje o sentimientos irracionales sobre la vida en naturaleza.

14. Confuso de Lear

Este el el opuesto del enredado de Edipo o Electra. Las personas con este síndrome son padres de clan que sienten un deseo lujurioso por alguna de sus hijas.Fue célebre así por el Rey Lear que tenía un deseo perverso por su hija Cordelia, otra obra de Shakespeare.

15. Confuso de Rapunzel

La tricotilomanía es la actividad compulsiva de estirarse el rizo y la tricofagia es la acto compulsiva de comerse el pelambrera. Cuando se combinan lo que se produce es el raro difícil de Rapunzel. Este síndrome tiene severas consecuencias, pues las personas  que se estiran y comen su cabellera, luego tienen que ser operadas porque se les producen bolas de pelambrera en el estómago que acarrean problemas digestivos.