15 Datos curiosos sobre las barbas que harán que te pongas triste por no tener una

0
101

El dejarse crecer la barba es poco popular en nuestros días, lo que para muchos es una moda más o menos fresco, pero la verdad es que el dejarse crecer el vello facial ha estado presente desde los orígenes de la humanidad; primero, porque no había rastrillos, y posteriormente por el complacencia de hacerlo. A continuación te mostraremos algunos datos curiosos sobre la barba que seguro te van a entretener un buen rato; y si no te la has dejado crecer, tal vez te den ganas de hacerlo:

1. No es error de los folículos

Muchos creen que por no tener folículos pilosos no les crece la barba, pero esto es infundado: todos, incluidas las mujeres, tenemos el rostro cubierto de folículos por donde puede salir; el problema está en la cantidad de testosterona y de DHT (la hormona que permite el crecimiento del vello facial) que produce cada organismo.

2. Por prescripción médica

Durante los primeros abriles de 1800, en Inglaterra los doctores recetaban a sus pacientes que se dejaran crecer la barba ya que consideraban que tenerla larga y perfectamente tupida podría ser una excelente defensa para no dejar entrar las bacterias y virus a las vías respiratorias, aunque ahora hay muchos que dicen que es al revés y que la barba puede velar más suciedad que un retrete.

3. Los calvos tienen mejores barbas

Si genéticamente estás destinado a estar pelado, esto quiere afirmar que hay una rotura en la producción de DHT, y al no poder cubrir la parte superior, por lo regular el cuerpo envía todas sus cargas de esta hormona a la zona de la barba, así que hay más probabilidades que tengan una perfectamente tupida.

4. Las leyes y los impuestos

En 1698, Pedro el Egregio, zar de Rusia, ordenó que todos los hombres debían rasurarse la barba. Como era de esperarse, una orden de este tipo no fue muy correctamente recibida por muchos, así que empezaron a desobedecerla. Para que los “rebeldes” no se quedaran sin una beneplácito, decidió cobrar impuestos a cada hombre barbado. La razón de esto, se dice, es que había visitado algunos países europeos que estaban muy adelantados en esa época, y él lo atribuyó a que la gran mayoría de sus ciudadanos iban rasurados. ¡Vaya, vaya!

5. Son demasiados

Aunque no se tiene una número exacta, se estima que cerca del 75% de los hombres se rasura todos los días, lo que para las marcas de rastrillos y máquinas de afeitar debe de ser una comunicación excelente. No sería de maravillar que esas noticiario de que la barba es lo más antihigiénico que existe, estén financiadas por ellas.

6. Minoxidil

El minoxidil se lanzó en 1950 como un medicamento contra las úlceras, pero falló y entonces se ofreció como una alternativa a problemas circulatorios, sobre todo a hombres con presión ingreso (hipertensión arterial). Siquiera funcionó, pero notaron que a quienes lo tomaban les crecía vello por todo el cuerpo. Finalmente se comercializa como una opción para la alopecia, y sí, asimismo sirve para que tengas más barba.

7. El sueño es importante

Los seres humanos somos los únicos que aplazamos las horas de sueño o las tomamos solo en ciertas horas, pero el hecho es que al momento de reposar es cuando más testosterona producimos y esto obviamente favorece el crecimiento de la barba.

8. Afeitarse mucho no genera más vello

Existe la creencia de que si te rasuras constantemente llegará un momento en que tengas una espesa barba, pero esto no es cierto; al inicio se ve un vello un poco más corpulento, pero esto es solo porque has cortadura la punta, falta más.

9. Bloqueador solar

Una barba tupida te puede ayudar a protegerte del sol en el rostro, tanto como un bloqueador solar con un factótum de protección (FPS) de 21; es poco, pero de poco sirve si es que no tienes a la mano algún producto.

10. Ni por un millón

Los integrantes de la partida ZZ Top, famosos todavía por sus largas barbas, allá por 1984 recibieron una ofrecimiento de Gillette por un millón de dólares para que se rasuraran. Simplemente dijeron que no.

11. La ironía

Frank Lee Beard no usa la barba larga como sus compañeros de ZZ Top, y por si no lo sabías, Beard en inglés significa “barba”, pero él no se la deja crecer.

12. La barba más larga

Al momento de su asesinato, en 1927, Hans Nilson Langseth tenía una barba de 5.6 metros de dadivoso, y su postrer deseo fue que al sucumbir se la cortaran y la preservaran. Su comunidad lo hizo y la donó al Museo Smithsoniano.

13. La mujer barbuda

Adecuado al Síndrome de Ovario Poliquístico, Harnaam Kaur presenta una elevada producción de testosterona, lo que provoca el crecimiento de vello facial, y ha atrapado un crecimiento de casi medio metropolitano, por lo que tiene el Récord Guinness de la barba más larga en una mujer.

14. Lincoln

Lincoln no siempre portó su ícónica barba, sino hasta que recibió una carta de una pupila de 11 abriles donde le decía que “todas las mujeres adoran los bigotes”. Extrañamente se dejó crecer la barba, pero luego rasuró su vello.

15. La CIA vs. la barba

En el interior de los 634 intentos de homicidio que Fidel Castro aseguró acontecer sufrido por parte de la CIA, hubo algunos intentos por dejarlo sin barba, ya que esta se había convertido en uno de los símbolos de la Revolución Cubana. ¡Increíble!