18 Consejos que todo padre primerizo necesita escuchar para que se convierta en el mejor

0
108
loading...
loading...

Cuando vas a ser padre hay mucha emoción, pero incluso un miedo que es natural, porque no sabes cómo tratar, cuidar y educar a ese pequeñito. No te preocupes tanto, es cierto que el bebé depende de ti, pero solo tienes que ser muy observador a lo que necesita y protegerlo, todo, con mucho simpatía.

Aquí te dejamos 18 consejos que te servirán en este camino que será muy dispendioso, porque la relación que establezcas con tu hijo será para toda la vida, y si te aplicas, será maravillosa.

1. Mantente informado, pero sin obsesionarte

Actualmente y gracias a Internet hay una enorme cantidad de información, ensayos, foros y demás, sobre la paternidad, y es bueno que te informes, pero no te vuelvas chiflado tratando de adivinar y formarse todo, porque finalmente cada caso es particular y solo la experiencia te irá indicando cómo debes efectuar.

2. Audición a otros padres, pero no hagas caso de todo

Quienes ya tienen hijos querrán compartir su experiencia contigo, y es un buen apoyo, pero cada uno dará su interpretación de cómo lo ha hecho, lo que en punto de ayudar te puede confundir más y azorar, porque te dirán qué es lo mejor para el parto; los primeros días; si llora; si no quiere ingerir; para todo, pero eso tú y tu hijo lo descubrirán a su ritmo.

3. Acude con expertos para resolver tus dudas

Es natural que desconozcas muchas cosas sobre el impedimento, el parto y en caudillo, sobre todo lo que tiene que ver con un bebé, así que lo ideal es que vayas con un pediatra o un diestro en estos temas, que son quienes mejor te podrán sacar de la confusión en la que estás.

4. Estructura, es la esencia de todo

Así como organizas ahora tu vida (ojalá que lo hagas), tendrás que hacerlo con tu bebé, pero añadiendo sus evacuación, porque puede ser que quieras pasarte todo el día observándolo; pero tiene que ingerir, adormecerse, entre otras cosas, y tú incluso, así que por eso debes ser muy observador para conocer sus horarios y rutinas y así estar presente en todo momento, sin descuidar tus cosas.

5. ¿Cómo cargar a un bebé?

Lo verás tan pequeñito y frágil que es probable que sientas miedo de cargarlo, porque pensarás que se romperá o se te caerá, pero no es tan complicado, solo se trata de que tengas confianza y de que tu hijo tome la posición más cómoda: en tu antebrazo y él bocabajo, o bocarriba; sobre tu pecho, en posición derecho, solo cuidando de sujetarle la capital.

Cuando está recién nacido tal vez te den ganas de mecerlo, moverlo, lanzarlo, pero recuerda que todavía es frágil y no le gustarán tantos cambios, así que trátalo suavemente.

6. Demasiadas visitas

Como es el primero, toda tu comunidad y amigos querrán ser los primeros en conocerlo, cargarlo, hacerle cariños, pero si llegan todos juntos y a cualquier hora, esto puede angustiar al bebé, a la mamá y a ti incluso, así que planifica mejor el tiempo y organízate con los visitantes para que no sea un caos.

7. La comida

En esta ámbito hay muchas dudas y preocupaciones, sobre todo porque no sabes la cantidad, los momentos en que debe alimentarse; recuerda que su estómago es muy pequeño y casi nada se está adaptando a un nuevo entorno. Trata de poner horarios para sus comidas, pero no te preocupes si de repente en alguna hora no quiere ingerir, es natural, y él mismo te irá enseñando cuándo quiere y cuándo no quiere alimento.

8. Ayúdalo a expulsar los gases

Posteriormente de cada toma de lactosa, es probable que el bebé se sienta incómodo, y esto es por el gas que se acumula durante la succión del alimento, así que debes ayudarlo a regoldar, colocándolo de forma enhiesto, con la capital apoyada en tu hombro, y darle unas palmaditas suaves en la espalda; con eso será suficiente.

9. No lo pierdas de pinta en ningún momento

Aunque lo veas dormido, muy tranquilo, no te confíes: no dejes de vigilarlo en todo momento, porque puede despertar y rodar hasta caer de la cama, o si es la hora del baño, puede ocurrir un incidente muy lamentable en la bañera. Organízate y mantén a la mano todo lo que vas a usar para determinada tarea, y así no tendrás que apartarte de él.

10. Tiempo expedito

El estar al cuidado de un bebé puede ser una tarea efectivamente agotadora, así que toma tus ratos libres para hacer las cosas que te gustan, no se trata de estar todo el día pegado al pibe.

11. Lavado

El sistema inmunológico de tu bebé casi nada se está fortaleciendo, así que lávate constantemente las manos, y en militar, cuida tu higiene. Aunque a veces moleste, pide lo mismo a quienes lo visiten.

12. La hora del baño

Este es un momento que puede ser muy complicado, por el miedo y porque la piel tan suavecita del bebé, al entrar en contacto con el agua, lo vuelve sumamente resbaloso, así que procura que la bañera no tenga bordes o desniveles que lo hagan deslizarse. Cuida que haya una temperatura cálida en el cuarto donde lo bañes, y al sacarlo del agua inmediatamente cúbrelo con la toalla para que no pierda calor.

Sequía admisiblemente su cuerpo, sobre todo en áreas donde hay pliegues, como las axilas y en las ingles, porque la humedad le puede causar rozaduras y pequeñas heridas.

13. Fricción relajante

Así como tú disfrutas de un buen amasamiento, incluso a un chico le vendrá perfectamente, sobre todo a posteriori del baño, porque ya está relajado, y si aplicas alguna crema o fricción para bebé, quedará muy tranquilo.

14. La hora de tumbarse

Sí, tendrás ganas de que duerma contigo, sobre tu pecho, pero lo recomendable es que duerma solo, en su cuna, bocarriba y con la comienzo cerca de un flanco. Cada día cambia el costado en que le colocas la persona, porque su cráneo todavía está en formación.

Cuida que no haya juguetes, almohadas o cualquier objeto que pudiera caerle encima y obstruir su respiración. Si tiene el “sueño cambiado”, es sostener, que duerme todo el día y está despierto por la incertidumbre, elimina todo estímulo como luces, la televisión o cualquier otra cosa, para que asocie la incertidumbre con el momento de descansar, de lo contrario, andarás con mucho sueño.

15. Paseos y diversión

Igualmente necesita momentos de diversión, así que puedes salir a pasear con él diariamente, solo cuidando el clima para que no le afecte. Esto todavía te dará refrigerio a ti, y a él le brindará la oportunidad de encontrarse con una gran variedad de estímulos, así que salgan y pasen un buen rato juntos.

16. Cambiar un pañal

Este es un momento crucial, en el que debes aplicar toda tu concentración para no sucumbir frente a lo que veas (y huelas), así como para duchar correctamente a tu bebé. Incluso debes encontrar el punto exacto de nivelación al momento de atar el pañal: que no quede demasiado apretado ni muy suelto. Ya irás aprendiendo.

17. Manos y pies fríos

Por lo regular, los bebés tienen los pies y las manos más fríos que el resto del cuerpo, esto es natural, pero bastará con que cubras esas zonas, nulo más cuidando de no abrigarlo demasiado.

18. Los gastos

Si no lo planificas proporcionadamente, se te puede ir una fortuna en gastos para tu bebé, así que identifica lo que positivamente necesita y lo demás déjalo para otra ocasión. No necesita un biberón con diamantes.

loading...