18 Miembros de una familia contrajeron coronavirus por asistir a una fiesta sorpresa

0
96

Todos amamos que nos reciban en casa con una celebración que no esperábamos, y poder ver reunidos a nuestros seres queridos en el día de nuestro cumpleaños. Pero esta grupo compartió más que el pastel.

En estos tiempos de pandemia lo que nos parecía y popular, como hacer una fiesta sorpresa de cumpleaños, debe pensarse dos veces para evitar que los contagios de Covid-19 aumenten. Lo que estaba planeada como una simple reunión terminó por convertirse en un total de 18 personas infectadas con coronavirus.

Ron Barbosa es un ciudadano de Texas que se rehusó a ir a una fiesta de cumpleaños a la que lo invitaron, y a la cual asistieron en torno a de 25 personas. Una de ellas no lo sabía pero era portadora del coronavirus.

A posteriori la celebración comenzaron los síntomas, y al realizar las pruebas 18 de los asistentes dieron positivo al Covid-19, entre ellos Frank y Carole Barbosa de 80 abriles, quienes son los padres de Ron. Otra de las afectadas fue Kahty Barbosa, quien tiene cáncer de pecho.

Al parecer Carole y Kathy están estables, pero Frank es quien se encuentra muy delicado. Este contagio fue en cuestión de minutos pues, según Ron, sus padres solo habían ido a la fiesta a resistir poco y se fueron rápido.

Ahora Ron está solicitando donaciones de parentesco a personas que se hayan recuperado del coronavirus, y teme por la vida de su padre. Su mensaje es que debemos extremar precauciones: “si vas a ver a una clan y ellos no viven contigo, usa cubrebocas y mantén tu distancia. Quiero que todos estén con sus seres queridos. Solo quiero que todos sean cautelosos y no traten de tomar fotos y selfies con un asociación de 20 personas”.

En Texas como en otras partes del mundo los brotes de coronavirus siguen apareciendo. Sabemos que es difícil evitar el contacto humano, y todos deseamos que esta pandemia termine pronto, pero incluso debemos poner de nuestra parte y posponer lo que no sea necesario. Esta fiesta terminó por convertirse en una desagradable sorpresa.