2 reos fueron invitados a desayunar con el Papa y aprovecharon para fugarse; comieron y huyeron

0
381
loading...
loading...

“Ya vi al Papa, ya comí, ya bebí, ya me voy de aquí”. Así la aplicaron dos reos de Nápoles que aprovecharon una encuentro de su centro de reinserción social a Bolonia para darse a la fuga.

El Papa Francisco siempre ha mostrado interés por las personas que se encuentran cumpliendo alguna condena en centros de rehabilitación, pero no pudo darles su consagración a este par de reclusos que el pasado primero de octubre vieron su ‘santa’ oportunidad y escaparon.

La casa de Trabajo y Prisión de Castelfranco Emilia es un centro de reinserción social en el Modense, una alternativa de prisión que se divide en dos secciones: los tóxicodependientes y el dominio de internados socialmente peligrosos.

El centro hizo una cita a Bolonia, Italia, para un evento con el Papa Francisco. La comitiva era de 20 presos, un capellán y un pequeño orden de guardias.

Las actividades fueron una ceremonia en la iglesia de San Petronio, seguida de un refrigerio, posteriormente un mitin en la plaza San Doménico y para el final, un acto hierático en el estadio de fútbol de Bolonia delante 40 mil personas.

Al terminar la ceremonia, el desayuno estaba astuto: lasagna, bife y torta de arroz. Todo iba aceptablemente, hasta que los guardias se dieron cuenta de que solamente había 18 comensales del centro de reinserción en la mesa.

Aprovechando el concurrido evento, dos reos napolitanos de la sección de internados se escaparon durante el desayuno y de inmediato se dio alerta a la policía.

Pero como al Papa Francisco nadie le comentó de la fuga, él siguió con su invitado corriente y terminó con su evento del estadio.

Como dicen las escrituras “los caminos del señor son infinitos” y estos dos presos los usaron para darse a la fuga.

loading...