3 Preguntas obligadas que debes hacerte antes de pensar en renunciar a tu trabajo

0
100

En estos momentos puede que estés desesperado, en un trabajo de m#$%[email protected] y crees que la paga o la experiencia no compensan tu esfuerzo detrás de un escritorio.

Antiguamente de tirar todos tus papeles y escupir en el café de tu cabecilla, deberías de repasar estas preguntas que te ayudarán a arriesgarse si lo que necesitas se puede solucionar con un par de días de recreo o un cambio de ademán… o en verdad necesitas asomar una nueva vida.

1. ¿Tu trabajo te compensa?

Esta es la primera gran pregunta si lo que haces no te da placer y cada domingo por la tenebrosidad tienes pesadillas pensando que al futuro día laboras y eso te entristece mucho, más que el característico odio que todos tenemos contra el lunes.

Si es así, debes repasar estas preguntas e intenta ser objetivo:

¿Es tu trabajo el que te molesta?

¿O son las horas? ¿La paga? ¿Las circunstancias?

¿Crees que no te estás superando?

gif the office party

¿No te llevas acertadamente con tu director?

¿Crees que los ideales de la empresa no están alineados con los tuyos?

¿Te sientes subestimado?

¿Consideras que haces mucho?

¿Piensas que tu trabajo te aburre y podrías hacer otra cosa?

gif bored at job aburrido en el trabajo

Al contestar estas preguntas llegarás a ciertas conclusiones. En primer área, al detectar la o las causas que originan tu incomodidad en tu empleo contemporáneo, puede que en muchas de ellas no sea necesario renunciar sino reubicarse en otra zona, quizás nutrir menos contacto con tu dirigente o agenciárselas la oportunidad de un avance o un aumento de salario.

Puede ser que en esta primera etapa descubras que lo que te molesta no es tu empleo en sí, sino las circunstancias en las que trabajas. De ser así, recuerda que eres dueño de tus circunstancias y puedes, aunque sea poco a poco, asegurarte de cambiarlas y construirte un panorama positivo en cuanto a tu vida sindical.

2. ¿Puedes encontrar un empleo mejor?

gif you bet i do

Si ya has decidido renunciar el trabajo porque en el paso mencionado encontraste más respuestas negativas que positivas, debes tener en mente que al renunciar habrás de agenciárselas un nuevo empleo, porque (a menos que seas millonario) hay cuentas por satisfacer.

En este caso, las preguntas se relacionan con tus capacidades y aptitudes para la vida sindical a la que aspiras:

¿En qué quieres trabajar ahora?

¿Cuáles son las oportunidades que tienes?

¿Planeas conseguir un empleo con actividades parecidas al flagrante?

¿O más acertadamente quieres dar un vuelta de 180 grados a tu vida gremial?

¿Qué es lo que puedes ofrecer como empleado?

gif contando

¿O quieres poner un negocio propio?

¿Cuáles son tus ventajas, aptitudes y pasatiempos?

¿Puedes trabajar en poco relacionado con tu empleo presente?

¿Tienes talento para lo que quieres hacer?

¿Es suficiente con tener talento o debes estudiar una nueva carrera?

¿El trabajo contemporáneo te dio alguna experiencia aplicable para el nuevo?

gif trabajando enojado

En esta parte tienes que ser verdaderamente honesto contigo mismo en cuanto a lo que quieres hacer a partir de ahora para ganarte la vida y ver si, antaño de renunciar, puedes encontrar alguna empresa que esté buscando a personas para hacer lo que tú estás ofreciendo.

3. ¿Mi nuevo trabajo me hará eficaz?

gif bailando en el elevador

Por posterior, te servirá de mucho reponer estas preguntas para ver si te conviene el nuevo empleo:

¿Es exactamente igual al inicial?

¿La paga supera la de tu trabajo presente?

¿Tienes más responsabilidades?

¿Piensas que ahí podrás crecer profesionalmente?

¿Te emociona el nuevo empleo?

¿Crees que serás oportuno haciéndolo?

gif happy working

Si quieres renunciar y ya tienes una nueva ofrecimiento, deberías de replicar a conciencia estas preguntas, no vaya a ser que termines involucrado en otro trabajo como el contemporáneo. El punto aquí no es ir de trabajo de m#$%[email protected] en trabajo de m#$%[email protected], sino encontrar un campo en el que te sientas realizado y por fin hagas lo que en verdad amas.

gif renuncio

Sin secuestro, puede que a la medio de este cuestionario descubras que tu trabajo no representa una causa lo suficientemente espacioso para renunciar, que tras unos cambios puedes conservar tu empleo e intentar crecer en el mismo.

Pero si sientes que no puedes más y que renunciar es la mejor idea que ronda tu mente, al menos encuentra alguna forma divertida para decirle a tu principal que no volverás nunca más. Puede ser desde una solemne carta de renuncia… hasta un pastel.

gif tirar todo