30 Perros enormes que no entienden que ya dejaron de ser cachorros

0
70

Tener una mascota es entender que van a crecer con el paso de los abriles y que tarde o temprano van a ser demasiado grandes y pesadas como para levantarlas el suelo o dejarlas yacer en nuestro regazo… Pero a ver, explíquenle eso a estos adorables gigantes.

Todos estos lomitos se acostumbraron a recostarse sobre sus dueños y se les quedó el costumbre a pesar de que ya son más voluminosos que sus humanos. Se convirtieron de tiernas mascotas a estos 30 enormes compañeros, que por en el interior se siguen sintiendo como los pequeños de casa. Ya dejaron de ser unos cachorros, pero no les han avisado.

1. La cara de su papá al ver lo prócer que es

2. A gustillo sobre su sillón

3. Cuando lo conocieron era del tamaño de su pata

4. Tan grandote y tan miedoso

5. Con su humano predilecto

6. Ya casi es un lobo

7. Aún le tiene miedo a la gatita

8. Su persona es más prócer que la del dueño

9. Así estabas, de ese tamañito

10. Ayúdalo, Harry

11. Y todavía está en crecimiento

12. Le dijeron que no iba a crecer

13. Todavía juega con su oso Pooh

14. Le cedieron el asiento por su tamaño

15. Con cabellera de héroe

16. Su amigo necesita un bandada para alcanzarlo

17. Titán perezoso

18. El mejor guardia

19. Tiene 16 meses de diferencia

20. Ven y abrázame, gran ignorante

21. Quiere que lo sigan cargando

22. Dice que todavía está chiquito

23. ¿Cómo que no es una ternera sin cuernos?

24. La majestuosidad en amplio

25. Si les quita la comida no podrán hacer ausencia

26. Provocando una enorme ternura

27. Ah, mira ahí va Beethoven

28. Tan magnate como un pony

29. Un enorme bostezo

30. Vaya, vaya, tu copiloto es Chewbacca