41 Personas burlaron cuarentena e hicieron una fiesta; podrían pasar 8 años en prisión

0
120

Un montón innumerable de jóvenes, incluidos algunos menores de antigüedad, decidieron que ya era suficiente de estar en casa, así que se reunieron para una fiesta con bebida y drogas en Bogotá, Colombia.

Para su mala fortuna, las autoridades descubrieron su celebración clandestina y los detuvieron, ya que rompieron las medidas de contingencia sanitaria en ese país.

La policía recibió el reporte de parte de los vecinos del motivo, situado en el alfoz Santa Bárbara en la calle 116 con Carrera 9, y es que no sabemos cómo es que estos 41 fiesteros pensaron que no los iban a escuchar con todo el esfera que traían.

En total eran 18 mujeres y 23 varones en una fiesta que al parecer ya tenía incluso días, y en las que la policía encontró bebidas embriagantes y varias drogas.

Los fiesteros habían rentado un espacio en un centro turístico, pero este siquiera contaba con sus documentos en regla, es asegurar, que todo lo hicieron mal.

Ellos aprovechaban precisamente esta cuarentena. Estamos estableciendo, porque incluso, al parecer, se citaban allí a través de las redes sociales.

-Óscar Gómez Heredia, comandante de la policía en Bogotá

Los detenidos primero fueron revisados en su condición de sanidad, para evitar cualquier peligro, y luego se les condujo a la Pelotón de Reacción Inmediata (URI) para esperar a que se defina su situación judicial.

Durante la contingencia sanitaria está prohibido hacer reuniones con tantas personas, por lo que se les acusa de fraude por resolución administrativa y violación de medida sanitaria, adicionalmente de que al suceder drogas se puede agravar su situación.

De acuerdo al artículo 368 del código penal en Colombia, la pena por estas faltas no es último: “… el que viole medida sanitaria adoptada por la autoridad competente para impedir la propagación de una epidemia, incurrirá en prisión de cuatro a ocho años”.

Encima, tendrán que fertilizar una multa de 230 dólares, así que su fiesta les puede salir suficiente costosa, e incluso advenir abriles y no semanas encerrados, y no en su casa, sino en la gayola.