6 Útiles consejos para construir un amplio guardarropa con pocas prendas

0
104
loading...
loading...

Encima de que podemos despertar a las 8 de la mañana y estar listos para salir a las 8:05, los hombres todavía tenemos el don de que no necesitamos cientos de prendas para enlucir diferentes conjuntos de ropa.

El secreto de un buen cómoda masculino no es la cantidad de prendas que tiene, sino que cada una de ellas se pueda combinar con la mayoría. Tener un gran estilo de vestir depende de tu tiento para combinar camisas, pantalones y chamarras, aunque no poseas muchas.

Un ropero amplio es el que te permite tener diferentes looks o conjuntos, mezclando pocas prendas. Conseguirlo es sencillo si tomas en cuenta estos seis consejos. Verás que con una docena de ropa puedes tener hasta dos meses de diferentes combinaciones:

1. Inicia con lo que tienes

El primer paso es rescatar de tu armario las prendas que sí te sirven y las que no. Es un momento difícil en el que necesitas ser sincero contigo mismo: acéptalo, hay mucha ropa que ya no te queda. Debes ser fuerte para deshacerte de todas las prendas que a lo mejor te gustan mucho, pero que ni de chiste vas a retornar a usar.

¿Cuál es la ropa que va para fuera? La que te regalaron pero nunca te pones y la que está demasiado gastada y no se puede arreglar; pero sobre todo la que no puedes combinar con mínimo más. Despídete de todo lo que solamente puedes usar con un pantalón o camisa específica. No te preocupes si de pronto ves que tienes muy poca ropa, porque ese es el punto de esto.

2. Núcleo fundamental

¿Qué tan poca ropa debes tener para un cómoda amplio? Debes considerar que necesitas prendas formales, informales y casuales, así que es momento de retener qué tipo y cuánta ropa es la que necesitas como intrascendente. El estilo personal va a postergar mucho de un hombre a otro, pero todos necesitan al menos 12 prendas básicas.

Lo intrascendente es: un saco de vestir, un pantalón de mezclilla, una chaqueta deportiva, cinco camisas de vestir (lisas, con estampados o líneas), un suéter de un solo color, dos pantalones de vestir (de diferente color) y dos zapatos casuales (que pueden ser calzado de trabajo, botas de vestir o mocasines).

En total, un cómoda leve tiene estas 12 prendas, pero calculando todas las mezclas posibles dan como resultado 60 diferentes combinaciones. Así es como con una docena de ropa tienes vestimentas distintas para dos meses completos.

3. Expandiendo el núcleo

Por supuesto que esa docena mínima de ropa se debe ir expandiendo. Aquí lo que debes tomar en cuenta al ir comprando prendas es notar qué es lo que te hace descuido más. Tal vez tienes muchos pantalones de vestir y necesitas poco más relajado; así que necesitas jeans de diferentes colores. O si es demasiado informal, tal vez debas procurar más camisas y sacos de vestir.

Lo importante es que al conseguir nuevas prendas para tu cómoda consideres si podrás combinarlas con la mayoría del resto de tu ropa.

4. Acentos y accesorios

Uno de los secretos del estilo masculino está en los accesorios. Tal vez creas que es poco exagerado, pero una corbata, un anillo, un sombrero o un buen cinturón pueden marcar una gran diferencia en tu apariencia. Todavía en estos accesorios y acentos debes tomar en cuenta si los puedes cambiar con distintos looks.

Lo que nunca debe ofender en el cómoda de un hidalgo es: corbata, pañuelo de faltriquera, bisutería (anillos, pulseras, etc.), cinturón, prismáticos de sol, cronómetro y sombrero.

5. Desafío por la calidad

La pirámide del estilo es: ajuste, industria y combinación. Esto quiere opinar que al momento de escoger una prenda debes tomar en cuenta si te queda, si el material es resistente y si puede hallarse proporcionadamente con tus diferentes vestimentas, en ese orden.

Recuerda que de la moda lo que te acomoda es lo principal, pero luego debes investigar si esa prenda está aceptablemente hecha y posteriormente si la podrás combinar o no con el resto de tu cómoda. Son tres pruebas sencillas que te ayudarán mucho.

6. Prueba final

Una guisa de evaluar si una prenda conviene o no es pensar cómo se vería en diferentes combinaciones. Tomando en cuenta lo que hemos dicho en el segundo punto, debes imaginar cómo se vería tal camisa, pantalón o zapatos si los mezclas con al menos 30 posibles combinaciones.

Si combina perfectamente con al menos 15 posibles vestimentas es una prenda que te conviene. Menos de eso será un compra y más de eso será una inversión.

Estos consejos los debes aplicar pensando que un cómoda amplio es un esquema a espléndido plazo. Poco a poco irás dominando nuevas combinaciones y te convertirás en un pedagogo de la elegancia y la sencillez.

loading...