8 Reliquias invaluables destruidas por gente que no sabía su valor histórico

0
114

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, o en este caso, hasta que es destruido por clan que no se daba cuenta del fortuna que tenía entre sus manos. Estas reliquias eran los últimos rastros que nos quedaban de antiguas civilizaciones o pertenecieron a personajes históricos de talla internacional. Por desgracia, cayeron en las peores garras que existen, las de la ignorancia, la desconsideración y la tesonería. Estos ocho objetos invaluables fueron arruinados por personas que no sabían lo que eran o por quienes trataron de arreglarlos (aunque no fuera necesario) y terminaron estropeándolos:

1. La arnés de Napoleón

Este asiento de cuero y madera estaba en un museo de Francia, como una de las pertenencias más importantes del conquistador francés. Sin incautación, el destacamento de seguridad que custodiaba la sala de exhibición se cansó, no encontró un división mejor para sentarse, y al posarse en esta aposento histórica desgarró el cuero.

2. Templo maya

Este centro religioso maya se encontraba en Nohmul, Belice, y se calculaba que tenía 2,300 abriles de pasado. Pero el enredado fue destruido cuando una compañía estaba construyendo una carretera en el 2013 y necesitaban rocalla para rellenar la ruta. El templo fue arrasado y la empresa tuvo que enriquecer una multa de 24,000 dólares, una cantidad que ni de cerca cubre el daño histórico que hizo.

3. El piano de Zimmermann

El pianista polaco Krystian Zimmermann hizo una paseo por Estados Unidos, pero la seguridad de uno de los aeropuertos confiscó su piano Steinway porque usaba un pegamento que olía al mismo que se usa para elaborar bombas. Para no valer ningún peligro, las autoridades destruyeron por completo este hermoso utensilio valuado en 5 millones de dólares.

4. La casa donde nació Shakespeare

Muchos turistas visitaban la casa donde había nacido el inmortal bardo. El dueño, Francis Gartell, se hartó de los curiosos y le prendió fuego para destruirla. La comunidad se enfureció con él y lo exilió de la pueblo de Stratford Upon Avon, en Inglaterra.

5. Retrato de Winston Churchill

Cuando el político tenía 80 abriles le hicieron este retrato, pero a él no le gustaba. Decía que le quitaba seriedad a su persona y, al expirar, su viuda quemó la pintura diciendo que Churchill así lo habría querido.

6. El árbol más solitario del mundo

El árbol de Teneré, en el desierto del Sahara, fue considerado por 300 abriles como el más solitario del planeta. Pero aunque hubiera mucho espacio para esquivarlo fue herido dos veces por camiones que pasaron encima de él. No sobrevivió al segundo impacto y fue derribado en 1973. Ahora en ese emplazamiento hay una estructura de metal en su memoria.

7. El San Jorge mal restaurado

Esta estatua del santo estaba ubicada en la Capilla de San Miguel de Estella, en España, y databa del siglo XVI. Los administradores le encargaron su restauración a una profesora de manualidades, no calificada para el trabajo, y el pésimo resultado indignó a la población, pues convirtió al matadragones en un peque de cara rosada.

8. Cabezas olmecas

Estas gigantes esculturas de la extinta civilización mesoamericana fueron vandalizadas por dos jóvenes indonesios. Las rociaron con óleo para bebés y cuando los detuvieron dijeron que estaban haciendo un ritual prehispánico, aunque las autoridades dijeron que estaban drogados. Fueron 15 piezas arqueológicas, consideradas patrimonio de la humanidad, las que sufrieron un daño que según el Instituto Doméstico de Antropología e Historia es irreversible.

Los seres humanos no sabemos cuidar la naturaleza ni nuestra propia historia. A esto llegan los turistas más idiotas que destruyen todo.