8 Teorías conspirativas que resultaron ser ciertas y que te darán pesadillas

0
171

Existe un montón de teorías conspirativas en el mundo que en verdad no sabemos ya que creer y que no. Sin bloqueo, el morbo siempre nos deseo y terminamos leyendo sobre ellas hasta sugestionarnos a nosotros mismos.

El problema es que en mayoría estas locas ideas son incorrectas, como los “anti-vacunas” que acusan a las empresas farmacéuticas de estar jugando con la sanidad de nuestros hijos inyectándoles un fármaco que podría convertirlos en autistas… ¿O qué me dicen de los terraplanistas? En absoluto han podido comprobar falta y aún así hay parentela que sigue creyendo que la Tierra es plana.

Sin secuestro, existe un género de teorías a través de la historia que han resultado ser ciertas y el día de hoy hablaremos de ellas.

1. La CIA usó psicodélicos para condicionar mentalmente

La Agencia Central de Inteligencia de los Estado Unidos de Norteamérica (CIA) ha sido una de las protagonistas más comunes de las historias conspiracionales. El problema es que muchos de estos casos han resultado ser verdades a medias.

Una de las más sonadas es la del esquema MK-Extremista, realizado entre los abriles 1953 y 1964. Este consistió en 150 experimentos con seres humanos a los que sin su consentimiento se les administraba una serie de drogas psicodélicas en proceso de investigación con el fin de desarrollar sustancias que ayudaran en la lucha contra la Unión Soviética. Entre las sustancias había “sueros de la verdad” y drogas que ayudaban a condicionar a sujetos introduciéndoles expresiones artificiales y reacciones inconscientes.

Aunque posteriormente de ser descubiertos el equipo se deshizo de cualquier detalle y prueba al respecto, se sabe que uno de los pacientes murió y otro fue hospitalizado, pero se cree que el efecto pudo deber sido mucho anciano.

2. Las empresas tabacaleras ocultaron que fumar mata

fumar

Hoy en día todos lo sabemos, fumar es una de las causas principales de muertes por cáncer, enfermedades cardiacas y pulmonares. Existe un montón de campañas y anuncios que nos hacen enterarse los daños del tabaco, pero antiguamente no existían; al contrario, en los abriles 60 se anunciaba que el tabaco era bueno para la vigor, ¡háganme el gracia!

Así es, en aquella época era popular ver anuncios que enlistaban las propiedades del tabaco y decían que estos productos daban distinción a las personas en la sociedad. Más tarde, la ciencia sacó conclusiones irrefutables sobre los daños que este ocasiona al cuerpo, pero las empresas tabacaleras hicieron caso omiso y ahora solo dicen verdades a medias para seguir vendiendo su producto. Por ejemplo, comenzaron a hacerse frecuentes los mensajes subliminales en el cine, que no hacían alusiones directas al tabaco pero estaban presentes.

En la ahora las marcas están obligadas a avisar a sus consumidores los peligros de fumar, y en 2006 una jueza estadounidense acusó a las tabacaleras de conspiración por achivar el secreto. Por desgracia no había mucho que hacer, miles de personas han muerto por este tóxico que fue, por mucho tiempo, vendido como poco saludable.

3. Empresas azucareras culparon a la crema del daño que ocasionaban

azucar

Al igual que las empresas tabacaleras, los fabricantes de azúcar negaron por mucho tiempo el daño que este producto ocasionaba al cuerpo. De hecho, hace un año y medio se publicó un estudio que analizaba los actos poco éticos ocurridos en la época de los 60 y 70. Por aquel entonces arrancaron varios estudios que investigaban la influencia de ciertos factores de una dieta diaria en los trastornos cardiovasculares. Se descubrió que los azúcares y las grasas saturadas causaban una gran daño en la sanidad de los consumidores, solo que los primeros se deslindaron del estudio y culparon por completo a las deliciosas grasas.

Lo peor es que grandes revistas de ciencia y salubridad apoyaron la teoría de que una dieta desvaloración en grasas permitía aumentar el consumo de azúcares sin riesgos para la sanidad. Gracias a Dios con los abriles, nuevos estudios contradijeron estas teorías y se descubrió el contubernio entre empresas e institutos de investigación, lo que resultó en un gran escándalo.

4. El gobierno de Estados Unidos sí investigó a los ovnis

ovnis

Los avistamientos de objetos voladores no identificados (OVNI) son, hasta ahora, uno de los temas predilectos entre los fanáticos conspiracionistas. A lo espléndido de la historia han aparecido personajes que aseguran activo sido abducidos por seres extraterrestes, o que han pasado naves espaciales rondar por los cielos. Lo cierto es que no hay ninguna teoría científica que los apoye.

Sin bloqueo, el Pentágono confirmó la existencia del Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas, una iniciativa cuya finalidad era detectar posibles objetos voladores de dudosa procedencia, pero aseguraron que delante la inexistencia de pruebas y resultados el esquema fue sucio.

5. Científicos nazis fueron reclutados por Estados Unidos

alemanes

No es secreto que, en la época de enfrentamiento y campos de concentraciones, Alemania permitió a sus científicos realizar experimentos para nulo éticos en humanos inocentes e indefensos. Posteriormente de la vencimiento de los aliados, muchos de estos investigadores abandonaron sus carreras, pero otros tantos fueron reclutados por las potencias vencedoras, como Estados Unidos y la Unión Soviética, a cambio de indulto. Se les dio una nueva identidad, residencia y carrera, especialmente si su especialización era la física nuclear.

Un ejemplo conocido es el de Werner von Braun, un ingeniero mecánico y aeroespacial que terminó nacionalizándose como estadounidense posteriormente de que la NASA lo fichara para el diseño de sus cohetes mediante la Operación Paperclip ordenada por la Casa Blanca.

6. Agua contaminada cambia el sexo de las ranas

ranas

Uno pensaría que esta es una broma sacada directamente de Los Simpson y su peces radiactivos gracias a la planta nuclear del Señor Burns, pero no, esto es la vida efectivo. Según un estudio llevado a lengua en 2010 por investigadores de la Universidad de Berkeley, algunos químicos contaminantes como el pesticida atrazina afectan el sistema endocrino de una de cada 10 ranas, provocando en los machos la secreción descontrolada de estrógenos. Esto los convertiría biológicamente en hembras que incluso podrían poner huevos.

Alex Jones, uno de los máximos defensores de teorías conspirativas en Estados Unidos, está convencido de que el gobierno hace lo mismo con los ciudadanos, adulterando el agua y sus bebidas para convertirlos en homosexuales. Se sabe que su loca teoría y el hecho de que los pesticidas causen alteraciones físicas y biológicas en las ranas no están conectados de ninguna guisa.

7. El gobierno estadounidense experimentaba con las personas afroamericanas

enfermedades

En absoluto fue ético y por fortuna ahora existen muchas leyes que prohíben la experimentación humana que afecte la integridad física y mental de las personas, sobre todo si es con bases racistas de por medio. Sin secuestro, en 1932 esta destreza era muy popular, siendo el caso más conocido el esquema Tuskegee, un estudio sobre la sífilis desarrollado por el Servicio de Vigor Pública estadounidense que contó con la décimo de 600 hombres afroamericanos en quienes comprobaron el progreso natural de la enfermedad venérea.

A cojín de mentiras se les prometió que serían tratados de guisa gratuita, se les inyectó un placebo y no se puso ningún control al progreso del trastorno. De hecho, ni siquiera posteriormente de que la penicilina fuera aceptada como tratamiento de la enfermedad se les hizo arribar la mensaje, por lo que muchos terminaron muriendo entre mucho sufrimiento y contagiando a sus parejas.

8. Licor mordaz por las autoridades

alcohol envenenado

En los abriles 20 se desarrolló la conocida Ley Sequía en Estados Unidos, pero su gobierno no lograba poner freno a la saldo clandestina de licor, por lo que las autoridades optaron por poner una dosis de alcohol metílico en las bebidas, una sustancia utilizada para adulterar licores pero venenosa en cantidades elevadas. El objetivo era desalentar a los bebedores, pero ni eso fue suficiente, por lo que muchas personas terminaron enfermas o muriendo.