9 Hábitos que haces sin pensar y que te convierten en una persona indeseable

0
104
loading...
loading...

Ser agradable no es un don que solamente poseen quienes nacen con él; convertirte en un hombre atractivo e interesante es posible tomando en cuenta tus hábitos.

Según el escritor Travis Bradberry, un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles evaluó 500 descripciones de personas acerca de lo que es considerado interesante y simpático. Concluyeron que ser agradable no tiene que ver con la apariencia física o inteligencia – que son características innatas – sino con la capacidad de ser sincero, empático o comprensivo, rasgos que se aprenden y desarrollan.

Para Bradberry, autor del obra Inteligencia Emocional 2.0 y confundador de la consultora TalentSmart, la concurrencia agradable lo es adecuado a sus hábitos en el trato con otros. Él dice que es importante tener en cuenta la forma en que nos comportamos con los demás si queremos despertar una simpatía genuina.

Pero antiguamente de memorizar nuevos hábitos, es importante eliminar las malas costumbres y rasgos negativos que ya tenemos. Según el escritor Travis estos son nueve comportamientos que nos convierten en parentela indeseable y debemos comenzar a eliminar:

1. Falsa modestia

Hay personas que suelen criticarse mucho a sí mismas, pero eso puede ser porque tienen una desprecio autoestima o porque buscan apetecer la atención haciendo notar sus cualidades. Todos conocemos a un tipo muy inteligente que parece burlarse de él mismo por ser el nerd de la clase, pero que en efectividad lo hace para reafirmar su sitio como el más inteligente.

Las personas suelen detectar cuando algún es humilde y cuando finge serlo. La falsa modestia encubre el deseo de alardear y, lo que es peor, la intención de manipular y engañar a los demás.

2. Puro trabajo y ausencia de diversión

Claro que hay momentos para divertirse y otros para ser serio, pero todo se trata de un invariabilidad y las personas demasiado serias suelen suscitar sospechas. Hay quienes se concentran mucho en su trabajo o la actividad que les apasiona, pero generalmente necesitan relacionarse con otros para hacerlo. Es ahí cuando debemos instruirse a equilibrar la seriedad con una aire relajada.

Las personas desagradables son aquellas que se toman demasiado en serio su trabajo y no se permiten crear vínculos afectivos sanos con sus compañeros.

3. Nunca preguntar

Un diálogo es cambiar ideas y conocer fluir entre dialogar y escuchar. Hay personas que solamente hablan con otras para expresar su punto de paisaje sin contestar preguntas y posteriormente dejan que los demás expresen su opinión sin hacerles preguntas. Eso no es una conversación, sino un monólogo entre dos.

A todos nos gusta advertir que somos escuchados y una buena guisa de provocar esa sensación en otros es hacerles preguntas sobre lo que están hablando, no solo oírlos hasta que paren de cuchichear. Preguntar es una muestra de interés que es muy apreciada.

4. Secuestros emocionales

Este es un término novedoso que simplemente quiere sostener que pierdes el control de ti mismo. Se dice secuestro emocional cuando las personas son sobrepasadas por sus emociones y se vuelven impulsivas; arrojan objetos, tiran golpes, patalean, gritan o hacen otro tipo de acciones que podríamos tachar berrinches.

Por supuesto que perder la estabilidad hasta ese cargo es una señal de herido inteligencia emocional y, aunque atraiga mucha atención alrededor de ti, serás más proporcionadamente considerado como intimidante e impulsivo.

5. Sacar el teléfono

Sabemos que actualmente revisar el celular es una falta básica para muchas personas, pero quienes lo hacen a medio de una conversación ganan triunfo de indiferentes porque no pueden, o no quieren, persistir una conversación.

Sobre todo en nuestros tiempos modernos, dejar de costado el celular es una gran muestra de respeto e interés por los demás.

6. Nombres y nombres

Hay quienes no pierden ni la más mínima oportunidad para presumir que conocen a tal o cual fulano. Todos conocemos a algún que siempre nos está refiriendo los nombres de todas las personas importantes con las que se relacionan, pero la gentío se cansa de escucharte mencionar a otros en una charla.

Este experiencia simplemente demuestra la poca seguridad que se tiene en las capacidades propias y la penuria de seducir la atención a costa de otras personas que tienen más que ofrecer.

7. Chismes

Lo que hablas mal de otros, palabra peor de ti. Relacionado con el punto preliminar, hay personas que no tienen otra cosa que ofrecer más que musitar de los demás y buscan aventajar acertadamente a costa de hacer ver mal a otros. Alguno que se deja sufrir por los chismes se vuelve una persona indeseable en la que no se puede encomendar.

8. Mente cerrada

Todos tenemos una opinión y es válido defenderla. Sin bloqueo, hay muchas personas que harían cualquier cosa con tal de no modificar sus creencias. Como piensan que si lo hacen tendrían que cambiar enormemente su forma de ser, las personas desagradables no aceptan cualquier otra idea que no vaya de acuerdo a sus prejuicios.

9. Abriéndose demasiado

Esto es lo contrario al punto previo. Hay quienes comienzan una relación y a los pocos días ya están compartiendo cosas muy privadas que muchas veces los demás no están listos para manejar. Compartir demasiado de ti mismo al poco tiempo de conocer a otros es una muestra de que solo te interesas por ti y que eres insensible a las deyección de otras personas.

Resumiendo: ser un simulado modesto, demasiado serio, que no pregunta, se deja soportar por sus emociones, siempre está viendo el celular, que solo deje de otras personas (para proporcionadamente y para mal), prejuicioso o demasiado despejado, son una combinación que da como resultado una persona totalmente indeseable.

Todos estos hábitos se aprenden y incluso se pueden corregir. Así que es buen momento para revisar cuál de ellos es tu punto débil, entablar a trabajar en cambiarlo y ser una mejor interpretación de ti mismo más agradable.

loading...