A dos días de dejar la presidencia del Senado, Jaime Quintana propone que Piñera entregue al Congreso parte de sus facultades

0
132

A dos días de dejar la presidencia del Senado, Jaime Quintana (PPD) lanzó críticas a la trámite del Presidente Sebastián Piñera, a quien recomendó que si quiere seguir gobernando el país “debe pasar a una segunda línea y aceptar un parlamentarismo de facto”.

En entrevista con La Tercera, Quintana apuntó a que hay muchos columnistas que han señalado que, particularmente a posteriori del acuerdo constitucional, en Pimiento se vio un presidencialismo más atenuado y un parlamentarismo incipiente, “que ha irrumpido más allá de las atribuciones que tiene, las que son muy pocas”, manifestó el senador que cuenta cómo han progresista las cosas desde el 18 de octubre.

“En marzo dimos un pequeño paso, que no existía. En esta sala concurre todos los lunes ante (Gonzalo) Blumel y luego ante (Felipe) Ward la mesa del Senado para discutir sobre la agenda. Y se pueden hacer muchas críticas, pero nadie puede desconocer, que la productividad legislativa no ha disminuido. Le digo más, el despacho de mociones ha superado las del Ejecutivo. Entendemos que ese es un paso que requiere reformas constitucionales, pero el país probablemente va a transitar ese camino muy pronto y, por lo tanto, en los hechos hay que ir avanzando en esa dirección.”, explicó Quintana al temprano.

El presidente del Senado no se guardó mínimo y aseguró que a Piñera le ha costado mucho entender que Pimiento cambió y que, por lo tanto, las prioridades tienen que ser otras, que las formas de conducir el gobierno asimismo deben ser distintas. “Uno hubiera esperado ver a un Presidente más dispuesto a escuchar, más humilde”, comentó.

“Piñera es parte de los que en su sector creyeron y siguen creyendo que esto iba a pasar rápido. Está en la tesis de que hay que esperar que esto fluya, que se atenúe, que baje la violencia y luego seguir como si no hubiese pasado nada. Estamos cumpliendo cinco meses del estallido, cuatro meses del acuerdo constitucional y tres meses desde que los ministros (Gonzalo) Blumel e (Ignacio) Briones nos invitaran a concordar una hoja de ruta. Y no pasó nada”, agregó Quintana.

Finalmente, consultado por quienes apuntan a la inhabilidad del Presidente, el senador dijo no creer que el problema de fondo sean sus facultades físicas o mentales de Piñera. “Otra cosa es que con esas facultades él ha hecho el peor gobierno de los últimos 30 años”, dijo, pero inhabilitar a un Presidente en la centro de su periodo, “haría desplomar la ya alicaída imagen internacional de Chile y podría erosionar el sistema democrático con consecuencias insospechadas, provocando un completo debilitamiento de las instituciones. Por eso llamo a la responsabilidad”, argumentó.