Absuelto: Marco Enríquez-Ominami se anota un triunfo en el caso OAS y cierra un nuevo flanco para avanzar en su cuarta carrera presidencial

0
39

Situación Enríquez-Ominami sorteó un nuevo escollo en su nueva aventura presidencial, luego que el Cuatro Tribunal Hablado en lo Penal de Santiago decidió absolverlo del delito de fraude de subvenciones que le imputaba la Fiscalía por el Caso OAS. En cambio, su ex mano derecha, Cristián Warner, sí fue condenado por delitos tributarios.

De acuerdo al veredicto erudito por la magistrada del tribunal Carolina Herrera, la Fiscalía no pudo acreditar la incriminación de fraude de subvenciones que le imputaba al líder del PRO por su campaña presidencial de 2013, donde según el Ocupación Manifiesto ME-O obtuvo un reembolso de gastos electorales del Servel en almohadilla a referencias falsos

En la ojeada, el tribunal dejó imaginar una serie de falencias en la cargo del Servicio Sabido, como imprecisiones y error de medios de prueba, que no pudieron acreditar la  triangulación de dineros o los trabajos no realizados, e incluso –dijo la magistrada- hubo proveedores que no fueron citados a determinar.

Asimismo, en la recital de la sentencia, y respecto al caso del avión facilitado por la empresa brasileña OAS, el tribunal señaló que si proporcionadamente comparte los “continuos reparos de que el avión no tiene cabida en esta imputación, por cuanto no es un gasto electoral rendido, y no tuvo devolución fiscal”, advierte que los reproches de ME-O y su defensa “no permiten soslayar el hecho de haber entregado ambiguas explicaciones” al respecto.

El audiencia encima ordenó el alzamiento de toda medida cautelar en contra del líder del PRO. El detalle de la sentencia se conocerá el 20 de septiembre de 2021.

Para MEO- se cierra así un caso donde siempre sostuvo que fue víctima de una investigación con sesgo y una persecución en su contra de carácter eminentemente político”. De hecho, ayer en la última excursión de juico antaño del veredicto, dijo que “ya fui condenado”, aludiendo a la opinión pública.

Warner condenado

Distinta fue la suerte de su ex asesor Cristian Warner. En su caso, el tribunal estableció que efectivamente hay una “falsedad ideológica” y los hechos son constitutivos de delitos tributarios, por lo que fue condenado por las facturas pagadas por OAS a su empresa Conosur Research, por un monto de $59 millones.

El tribunal remarcó que Conosur Research entregó o facilitó a la constructora OAS en Pimiento facturas por “servicios inexistentes”, por cuanto ninguna consultoría se presentó ni ningún negocio se concretó a partir de esta supuesta relación. Incluso el apoderado de la empresa brasileña no tuvo idea del anuencia con la empresa de Warner, ni de las facturas ni del avance de los supuestos trabajos, dijo. “Se trata de facturas ideológicamente falsas, para que su destinatario rebajara la carga tributaria”, se señaló en la recital del veredicto.

La magistrada recordó que el periodista no entregó ningún respaldo al SII de los trabajos efectuados para OAS, sino que pidió sucesivas prórrogas, e incluso señaló que la contabilidad se había extraviado

En la recital, el tribunal señaló que “ha quedado acreditado que el acusado Warner más allá de toda duda razonable conocía las consecuencias de su actuar al facilitar las facturas posibilitando la comisión del delito”.

Tanto para ME-O como para Warner, el Ocupación Sabido, a través de la fiscal Ximena Chong,  pedía 4 abriles de presidio.

Irresoluto de la conciencia electoral

Con esto, Enríquez Ominami cierra un nuevo lado para avanzar en su cuarta carrera presidencial porque un sentencia infeliz arriesgaba la inhabilitación para profesar cargos públicos.

Sin secuestro, hay otra arista que lo complica, porque si admisiblemente el Servel ya le restituyó los derechos políticos tal como lo ordenó el Tribunal Constitucional, dando luz verde a su candidatura presidencial, recordó que se puede impugnar el padrón delante el Tribunal Electoral Regional.

Y de hecho, ya hubo una presentación en contra de Enríquez Ominami, para bajarlo de la carrera presidencial, como lo fue el interpuesto ayer por el abogado Mario Esquivel Lizondo.