Abuelita se construye una casa de cartón para poder salir durante la pandemia

0
96

En algunos lugares la cuarentena por la pandemia de coronavirus se ha extendido ya durante meses, por lo que las ganas de salir a las calles es enorme, y en otro casos la carencia de ir a comprar alimento y medicinas hace que las personas usen su creatividad para sentirse seguras y conservar la sana distancia social, como el caso que verás a continuación.

Feridia Rojas es una enfermera retirada que vive en su oriundo Cuba, y a sus 82 abriles de vida se encuentra sola, pues su marido murió y sus hijos ya tienen un buen tiempo viviendo en los Estados Unidos, así que tiene que salir a comprar lo necesario para sobrevivir, pero frente a la pandemia tuvo que acudir a una guisa “un poco” diferente para hacerlo.

Como se sentía insegura fuera de casa decidió poco para solucionarlo: admitir “su casa” a todas partes, así que fabricó una pequeña casita de cartón para meterse en ella y así ya no comprobar miedo a contagiarse, ya que adicionalmente le sirve para no estar en contacto con otras personas. ¡Increíble!

Consiguió una caja de cartón en la droguería de su vecindario, la cortó, pegó con cinta y le dio forma de casa, y luego se la puso, obviamente con una cubierta de plástico para la cara, y con eso ahora ya no siente tanto miedo al momento de ir a comprar sus alimentos, y adicionalmente le costal una sonrisa a las personas con las que se topa.

Le tenía miedo a los asintomáticos, que me tosieran cuando yo pasaba, y dije, bueno, yo voy a hacer una casita con cartón y me la pongo. Esta es mi casita. Yo la utilizo para hacer los mandados que quedan un poquito más acullá y yo me siento protegida con ella, por eso es que la uso. En medio de esta pandemia, este estrés y la ansiedad todo el tiempo, mi pequeño hogar hace reír a la clan.

—Feridia Rojas

Aunque el brote de coronavirus parece que se ha controlado en Cuba, esta abuelita dice que seguirá usando su casa de cartón durante un tiempo más, pues así se siente más segura y incluso le agrada que los demás se pongan contentos cuando la ven caminando por ahí. Sin duda que esta pandemia ha sacado todavía lo mejor de las personas.