Abuelito cumple su sueño y se gradúa como ingeniero industrial a los 78 años de edad

0
106
loading...

Caballeros, no hay carencia más satisfactorio en esta vida que cumplir tus sueños, alcanzar tus metas. Así les lleve un buen rato obtener lo que buscan, prométanse así mismos nunca dejar de costado todos sus deseos y anhelos, y sean como Ismael Mejías Soto, de 78 abriles, que a posteriori de mucho tiempo logró graduarse de la universidad.

Ismael se unió muy inexperto a las fuerzas armadas de Puerto Rico, donde permaneció dos abriles. A los 19 abriles decidió que quería ser ingeniero, pero las exigencias de la vida en ese momento no lo favorecieron y tuvo que pausar sus estudios para trabajar en la Autoridad de Energía Eléctrica y se retiró a los 54 abriles.

Arruinar lo que alguna vez comenzó no parecía ser una meta a corto plazo, Ismael no imaginaba que algún día podría lograrlo, hasta que le llegó un shock de suerte:

“Iba un día por la calle y una muchacha me entregó un flyer, pero no le hice mucho caso. Cuando llegué a mi casa, recordé ese flyer que me habían entregado y resultó ser una promoción académica de una universidad. Entonces, surgió en mi el deseo de volver a estudiar y terminar la profesión de ingeniero que nunca terminé”, declaró el curtido.

El ahora ingeniero todavía relata que, en un principio, su esposa creyó que “estaba loco” al intentar retomar sus estudios, pero él, un hombre ferviente, dejó todo en manos de sus creencias y confió en que era la mejor opción.

abuelito graduado

“Antes de decidirme, le presenté al Señor mi deseo de volver a estudiar, le dije que lo intentaría pero que si me encontraba en el camino piedras de tropiezo, no iba a continuar”, agregó en una entrevista.

Pero no crean que le resultó sencillo cumplir sus sueños, Ismael dice favor sacrificado muchas cosas, entre ellas la comodidad, pues invertía casi tres horas diarias para ir de su pueblo, Quebradillas, hasta la ciudad de Bayamón, donde se encuentra la escuela, pero esto no le importó, pues él tenía una meta ya fijada y a posteriori de seis abriles, finalmente lo logró.

“Mi meta ahora es cumplir el propósito de Dios. Si él me necesita para algún ministerio, donde sea, iré donde él me mande. Esto era más bien una meta personal que deseaba conseguir y lo logree. Si en el futuro surge la necesidad de volver a trabajar, lo hago con mucho gusto”, señaló.

abuelito graduado

No solo su grupo esta orgullosa de él por este gran logro, todavía el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico extendió su estupor, y felicitó a Ismael por medio de redes sociales.

Varones, a veces las cosas se ponen complicadas en la vida y no hay mucho que podamos hacer al respecto, pero cada vez que se sientan derrotados, recuerden la historia de este abuelito de 78 abriles que, a pesar de que la etapa pesa, logró uno de sus sueños. ¡Felicidades, Ismael!

loading...