Abuelito depositó 70,824 dólares a una cuenta equivocada y le robaron todo su dinero; el banco no hará nada

0
73

A veces se nos olvida que los bancos son empresas que casi no ven por el bienestar de sus clientes y que comúnmente operan bajo jurisdicciones duras, lo que les permite deslindarse y escamotear cualquier problema que tenga que ver con los fondos de su clientela.

Este es el caso de un hombre de 88 abriles que perdió todos sus ahorros por equivocarse en un número al hacer una transferencia de 70 824 dólares. La suma iba dirigida a una compañía de mudanzas, pero Gordon Layton escribió mal la cuenta. El hombre reportó su error con el porción receptor (Australia and New Zealand Banking), pero le dijeron que el hacienda ya había sido retirado y que no podían hacer carencia.

Ahora este yayo retirado de Queensland, Australia, se quedó sin ahorros y la compañía de mudanzas lo amenaza con quitarle la casa a la que recién se había cambiado. A pesar de que su hija Jackie Morrison reportó en menos de tres horas el error, los bancos ING y ANZ se han deslindado, por lo que padre e hija han emprendido una demanda contra ambas instituciones bancarias por malas prácticas y otra de robo contra el hombre que cobró el suscripción de Layton.

La pelea contra el tira comenzó por una casa que a todas luces es rústica y insuficiente y contra un hombre que no era ningún magnate. La hija de Layton comentó al respecto:

Dos grandes bancos ganan una tonelada de mosca cada año para sus accionistas. El pequeño retirado comete un error y han salvaje los brazos al éter y han dicho no podemos ayudarte.

Se puede argumentar mucho contra el error humano de Layton o alabar y defender los protocolos de los bancos simplemente por ser empresas diseñadas para manejar caudal, pero de que se trata de una injusticia, eso sí que no se puede desmentir, pues la sensación al ojear una nota como esta es clara.

Esperemos que las cosas se resuelvan de la mejor forma para el retirado, si no, como siempre, algunas personas están uniendo fuerzas para cubrir la deuda de Leyton.