Abuelito le da una lección a un hombre que le tosió en la cara en un elevador

0
63

Ya ha pasado más de un año desde que surgió el SARS-CoV-2, causante del coronavirus, y uno pensaría que a estas directiva ya todos hemos comprendido que debemos seguir nuevas medidas de sanidad. Pero siempre hay un individuo dura más cerca de lo que crees.

Separado de que hay parentela que no quiere seguir las reglas básicas de higiene como usar el cubrebocas al salir, usar gel antibacterial o perdurar la sana distancia, nunca faltan los que se molestan cuando les reprochan ser unos inconscientes. Un sujeto no quiso hacer caso de las indicaciones, fue totalmente chabacano e imprudente y le hicieron entender que estaba mal por las malas.

Las cámaras de seguridad captaron el momento en que un yayo, una mujer y un chavea estaban en un elevador. Todo iba tranquilo hasta que llegaron a un adoquinado y un hombre insistió en subir.

Al principio el adulto anciano le hizo señales de que no debería acaecer más personas en el interior del elevador para proseguir la sana distancia, pero el cabezota no hizo caso y se metió.

Al parecer, le estuvieron haciendo comentarios sobre su imprudencia porque de pronto ese enorme tipo se bajó la mascarilla y le tosió al yayo ¡directo en la cara! Eso ya era demasiado. Una cosa es no seguir las normas, pero otra muy diferente es faltarle al respeto a una persona de esa forma tan directa.

El antecesor traía un pequeño diablito de metal en las manos, así que calmadamente se lo pasó a la mujer y de inmediato comenzó a tropezar al sujeto que le había tosido. Lo arrinconó en el elevador, le estrelló la individuo varias veces contra la muro de espada, terminó por someterlo en el suelo y lo arrastró en dirección a fuera cuando las puertas se abrieron.

La mujer y el otro tierno salieron del elevador y cuando terminó la golpiza, ella y el yayo regresaron a este. Ahí todavía el tipo trató de retornar a subir, pero esta vez el antepasado no lo dejó entrar.

Toda esta movimiento fue captada en un video que fue publicado en Internet y que ya se hizo vírico por causar polémica. La mayoría de las personas aplauden la clase que le dio este antepasado a un covidiota, pero todavía hay quienes opinan que exageró. ¿Ustedes qué creen?

Independientemente de que estemos atravesando por una difícil situación, toserle a cierto en la cara con la intensión de molestarlo siempre será una error de respeto. Al menos este antepasado no se quedó de brazos cruzados.