Abuelitos aprovechan las clases a distancia para retomar sus estudios y seguir aprendiendo

0
121

En varios países se está aplicando la educación a distancia como método para que los alumnos continúen con sus estudios durante la pandemia de Covid-19, lo que para muchos es una pérdida de tiempo, una molestia, poco pesado, y claro, creemos que los contenidos solo están dirigidos a niños y jóvenes inscritos en alguna institución educativa, pero no es así, sino que las clases virtuales son para todos aquellos que tengan el deseo de seguir aprendiendo, independientemente de la años y punto escolar conseguido.

En México se puso en marcha el programa Aprende en Casa II, y a través de la televisión, la radiodifusión e internet se comparten los contenidos académicos para los diversos grados escolares… Pero como los abuelitos son el montón de anciano peligro y tienen que permanecer en casa por más tiempo, a través de redes sociales se han estado compartiendo casos en que se ponen a estudiar y repasar lo que hace muchos abriles aprendieron, o aceptablemente, para retomar los estudios que tuvieron que descuidar en algún momento, y esto es simplemente maravilloso.

Como ahora muchos de los abuelos son los encargados de cuidar a los niños mientras los padres salen a trabajar, aprovechan para ver las clases anejo con ellos, y algunos incluso sacan su bloque y toman apuntes, como si se tratara de cualquier otro estudiante, y a posteriori los pueden retomar para resolver dudas y ayudar a sus nietos a hacer su tarea y explicarles poco que no han entendido, así que los estudiantes tienen comparsa durante toda la excursión escolar.

Estos abuelitos se han convertido en un ejemplo a seguir para sus familiares y demás personas que han pasado estas publicaciones sobre el esfuerzo y las ganas que le ponen para seguir estudiando, ahora desde la comodidad del hogar, y como dice esa chica, no se vale mínimo más quedarse quejando o simplemente dejar de hacer las cosas, sino que hay que esforzarse siempre, y esta es otra de las conocimiento que nos dejan estos adultos mayores. Incluso, personas jóvenes y con educación universitaria ya piensan en seguirlos y ponerse a repasar clases, poco que siempre hace desidia.

Y como era de esperarse, los abuelitos le están poniendo más atención a las clases, superando a los alumnos que son quienes deberían de estar más interesados en lo que están aprendiendo. En México, algunos les han sugerido que se acerquen al Instituto Doméstico para la Educación de los Adultos (INEA), que es la institución autorizada para entregar certificados de educación básica, a través de un examen, así que con los conocimientos que están adquiriendo pueden obtener este documento que sería un gran orgullo para ellos y sus familias.

Los nietos comparten orgullosos las publicaciones de sus abuelitos muy concentrados en las clases, lo que adicionalmente les sirve para entretenerse luego de varios meses de permanecer en casa y, por supuesto, aprenden nuevas cosas, o aceptablemente, repasan algunas que poco a poco se fueron olvidando, y encima pasan un tiempo con su comunidad. A pesar de las críticas a este maniquí de educación, que hay que decirlo, surgió por la pandemia, que es poco que nadie se esperaba, y por lo menos en el sector de los adultos mayores está dando buenos frutos.

Si los niños y jóvenes no tenían mucho interés en seguir los programas educativos, porque extrañan estar en las aulas, valer y brincar, platicar y convivir con sus compañeros, el ver a sus abuelos comprometidos con sus estudios les servirá de aliciente para continuar y cumplir con los horarios y tareas que se les asignen, mientras que para estos es la oportunidad perfecta para recuperar el tiempo, y es que muchos tuvieron que dejar la escuela por diversos motivos y ahora la tienen en casa.

Nosotros asimismo estamos felices y esperamos que estos abuelitos tan responsables y estudiosos logren ir mucho más allá y culminen el curso. Nos demuestran que cuando se quiere poco hay que ir por él, y más si se tiene la comodidad de tenerlo en la casa, como si contaran con un tutor particular que da clases a domicilio. Los tiempos han cambiado y tenemos que adaptarnos a la nueva forma de vida, aprovechando todo aquello que esté a nuestro luces.