Abuelo se sale a caminar todos los días y vecinos se solidarizan: le dejan sillas para que descanse

0
485
loading...
loading...

Un vecindario de Plymouth, en Minnesota, se solidariza con este diestro de conflagración y le da muchas comodidades para sus caminatas diarias.

El fogueado de combate Harvey Djerf vive en una pequeña comunidad de Estados Unidos. Harvey acostumbra a dar caminatas por el vecindario y al ser gastado por los vecinos, ellos comenzaron a ayudar al héroe colocando sillas a lo liberal de su camino para que se siente a descansar.

Harvey Djerf estuvo involucrado en la Segunda Combate Mundial con el doceavo batallón de armas anti-aéreas. Al terminar la pelea, Harvey se casó con su prometida Patricia, tuvieron cinco hijos y estuvo trabajando como consejero en el Parque Naturista del Estado de Minnesota. Finalmente se retiró a descansar en un hogar que él mismo construyó.

Dos veces por día, Harvey y su esposa solían caminar juntos por su vecindario en Plymouth. Hasta que en junio, Patricia tuvo un derrame cerebral, fue trasladada al hospital para ser atendida y a posteriori fue internada en una casa de concurrencia.

Los vecinos se enteraron del problema de salubridad de Patricia y trataron de ayudar a Harvey. Como el fogueado de combate continuó con sus dos caminatas diarias, los vecinos decidieron que sería buena idea poner sillas en sus jardines para que Harvey se pudiera sentar a descansar a recuperar el aliento.

Harvey empezó a encontrar las sillas en su camino y desde entonces aprovecha el aventajado ademán de sus vecinos, se sienta a descansar un poco y cuando se acercan a él, Harvey les agradece y conversa con ellos.

Los vecinos consideran a Harvey un ejemplo a seguir y creen que es un honor cuando Harvey se sienta en alguna de sus sillas. Harvey asimismo ha antitético limonada y galletas esperándolo a lo generoso de su represión.

Harvey a sus 95 abriles sigue disfrutando sus pasatiempos favoritos como salir de paseo, nadar, juguetear “bridge” y por supuesto pasarse a su esposa en la casa de subvención. El avezado dice que está conmovido con el mueca de sus vecinos:

Saben que estoy solo, así que me dan compañía. Me cuidan muy admisiblemente.

¿Qué pasaría si todos ayudaran a los abuelos que dieron sus mejores abriles cuidando que tuvieramos un mejor presente?

loading...