Acuerdo Nacional en horas claves y contrarreloj: Gobierno apuesta por el optimismo pero desde la oposición advierten que hay “diferencia considerable” en las cifras

0
92

Los días pasan y al Gobierno se le acaba el tiempo para cumplir con el plazo que se autoimpuso para sellar el denominado acuerdo doméstico. Sin secuestro, con las negociaciones en tierra derecha, en el Ejecutor apuestan por las señales de optimismo.

Así lo hizo ver el nuevo ministro de Avance Social, Cristián Monckeberg, quien expresó su confianza en que “vamos a llegar a un acuerdo (…) más allá de levantar las manos, que eso da lo mismo, es porque en la medida que lleguemos a un acuerdo rápido podemos llegar a las familias que necesitan ahora la plata”.

En materia de Ingreso Accesible de Emergencia -uno de los puntos en los que la examen ha puesto longevo foco- el militante RN insistió en que “hay que hacer el esfuerzo lo más posible para llegar con un buen monto a las familias. Y tan importante como eso, son otras cosas que hemos llegado a entendimiento, que el monto sea plano, no decreciente y que cubra la mayor cantidad de personas”.

Sin incautación, evitó jugarse por un monto. “Ahora, ¿de cuánto? Lo que más se pueda, uno no puede decir quiero esto o esto otro, porque unos pueden decir que es muy poco, o que es mucho, siempre va a ser poco, $65 mil por persona del grupo familiar, o $75 mil o $85 mil o $100 mil, puede ser muy poco”, dijo en Radiodifusión Pauta.

En esta trayecto, la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, incluso se sumó al dominio de optimismo pese a que reconoció que “hay una diferencia entre un marco que estamos nosotros planteando como Gobierno y el ideal de los que quisiera la oposición”.

“Pero claramente, al tener más menos claro cuáles son los mecanismos, cuáles son los horizontes de tiempo…Creo que hay muchos más puntos de convergencia en este minuto y que nos acerca claramente a la posibilidad de llegar a un acuerdo y estamos trabajando para eso”, dijo a Radiodifusión Duna.

Diferencias en montos

En la concurso, uno de los que ha llevado la vara de las negociaciones es el senador del PPD, Ricardo Lagos Weber quien sigue apostando a conseguir un entendimiento, bajo la premisa de que “no me pongo en un ambiente en que eso no sea posible, no tenemos espacio para decidir en esto”.

Lagos Weber -integrante de la Comisión de Hacienda del Senado- admite que “tenemos algunas diferencias en temas relevantes…no sé si el plazo se va a cumplir mañana, o el fin de semana, porque tenemos una diferencia considerable en relación a los montos para ir en ayuda a las familias y de la reactivación”. Aun así, sostiene que “yo siento que estamos cerca” y “hay espacio para acercarnos a una cifra razonable, que permanezca en el tiempo”.

Sobre la mesa de negociaciones está la propuesta de 12 mil millones de dólares frescos, planteada ayer por un reunión de economistas en la mesa de negociaciones. Se trata de una sigla que supera la ofrecimiento de 10 mil millones que planteó Hacienda. Pero encima la concurso exige que no se incluyan en el monto las reasignaciones presupuestarias y que los puntos del acuerdo se voten por separado, no como un todo, como condicionaron el gremialismo y Evópoli.

Respecto a este debate de las cifras, el parlamentario PPD advirtió que “antes el Gobierno quedó corto y se quedó mal. Ahora los economistas hacen una propuesta que supera la del Gobierno, en un 20%, los expertos hablan de 12 mil millones de dólares, sustancialmente más de lo que ha puesto Hacienda. Esto quiere decir que el Gobierno siempre se está quedando corto”, dijo el parlamentario a Radiodifusión Universo.

Adicionalmente, cuestionó que el Ejecutor  busque “forzar un acuerdo respecto de esas medidas de reactivación”, siendo que a su sensatez, “lo que deberíamos hacer es acordar un marco general de las medidas de reactivación, dedicarle las próximas tres semanas, y ver con más detalle el apoyo a las personas”.

En cuanto al Ingreso Acostumbrado de Emergencia, Lagos Weber señaló que “yo espero que todos pongamos de nuestra parte, en el Ingreso Familiar de Emergencia I, parte de nuestros argumentos era que era escaso el monto, que fuera decreciente era un error y que íbamos a volver a conversar sobre esto. No se hizo lo perfecto en ese momento, pero no me voy a quedar pegado en eso, ahora tenemos una posibilidad (…) Lo más importante es poner recursos en los hogares chilenos a la brevedad para que se queden en sus casas. No estoy cerrado en los montos, pero no podemos fallar. Hay que imprimirle velocidad y recursos hay, yo siento que estamos cerca, pero pediría que tuviéramos mucha flexibilidad”, concluyó.