Acusaciones de acoso sexual llegan al Congreso de Estados Unidos

0
321
loading...
loading...

Catalina Farías, ADN

Fue a mediados de noviembre cuando el Congreso de Estados Unidos decidió combatir las denuncias de acoso sexual que se hacían conocidas durante esos días. Si correctamente en ese momento se concentraban sólo en el mundo del espectáculo y el entretenimiento, adentro del Congreso se sabía que algunos legisladores habían sido cuestionados en el último tiempo por este tipo de actos.

Según datos entregados por la Cámara, entre los años 1997 y 2016, el Congreso ha ajado hasta 15 millones de dólares, más de 9 mil millones de pesos, por denuncias de discriminación entre sus trabajadores.

Por eso Republicanos y Demócratas admitieron que el acoso sexual es un problema presente entre los legisladores y decidieron implementar una formación obligatoria para evitar estos actos en todos los legisladores y personal del Congreso.

Pero en la última semana, dos congresistas demócratas renunciaron a sus cargos luego de una seguidilla de acusaciones en su contra, mientras que los republicanos enfrentan una serie de críticas luego que uno de sus candidatos al Senado fuera denunciado por varias mujeres, algunas siendo menores de etapa cuando ocurrieron los hechos.

 

Denuncias y renuncias

El primer congresista en ser denunciado públicamente fue el demócrata John Conyers Jr.. El representante más diestro de la Cámara, con 88 años, es inculpado de tocar y manosear al menos a dos mujeres que trabajaban para él en numerosas ocasiones en los últimos 20 años.

Tras las denuncias, los dos sectores políticos del Congreso le pidieron que dejara su puesto, mientras que el Comité de Ética de la Cámara de Representantes inició una investigación contra Conyers, luego que se conociera que llegó a un acuerdo de confidencialidad con una de las víctimas por 27 mil dólares (más de 17 millones de pesos).

Conyers, congresista por Michigan, negó las acusaciones argumentando que "no son precisas, ni son ciertas". Sin bloqueo, el pasado martes 5 de diciembre anunció su retiro inmediato de la política. A través de un programa de radiodifusión, el congresista declaró que dejará su cargo y que se consagrará a ayudar a su hijo quien aplazamiento sucederlo en su cargo.

Dos días después de la renuncia de Conyers, el senador demócrata de Minnesota, Al Franken, anunció que dejará su puesto en las próximas semanas. Franken, quien fue comediante antiguamente de entrar en la política, es inculpado por al menos ocho mujeres de haberlas besado y tocado sin su consentimiento, entre los años 2003 y 2010.

La primera denuncia la realizó la periodista y maniquí Leeann Tweeden, quien aseguró que en 2006, el senador la "besó forzosamente" y tocó sus pechos sin su consentimiento mientras ella dormía y él posaba para una fotografía. A esta denuncia se sumó la acusación de Lindsey Menz, una mujer de Texas quien relató que Franken le tocó el trasero y la estrechó contra sí de forma excesiva mientras se tomaban una fotografía.

En la semana surgió la última acusación contra el diputado. Franken se disculpó con las víctimas y anunció su renuncia al Senado este jueves 7 de diciembre. "Sé en mi corazón que carencia lo que he hecho como senador, ha deshonrado esta institución. Sin incautación, hoy estoy anunciando que en las próximas semanas, voy a renunciar el Senado de EEUU", dijo Franken en conferencia de prensa.

 

Republicanos contra Donald Trump

"Lo último que necesita la agenda de 'Hagamos genial a América otra vez' es un demócrata liberal en el senado (…) Por eso ¡Vote por Roy Moore!",  con estas palabras el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump le expresó su apoyo al flagrante pretendiente republicano al Senado por el estado de Alabama, Roy Moore.

Moore, un cristiano evangélico quien fue presidente de la corte Suprema de Alabama, ha sido inculpado por al menos ocho mujeres de acoso sexual, en los años 70. La ola de denuncias comenzó con la declaración de Leigh Corfman, quien aseguró que, cuando ella tenía 14 años, Moore la besó y tocó contra su voluntad.

Hasta la data Moore enfrenta ocho acusaciones de mujeres distintas, donde destacan menores de años y empleadas de la oficina del candidato al Senado.

Delante la ola de acusaciones, el Partido Republicano le ha pedido a Moore que renuncie a las elecciones del próximo 12 de diciembre. El ex sentenciador de la Corte Suprema, ha inútil todas las denuncias y aparece como uno de los favoritos para datar a ser Representante.

Por su parte, el líder de la Casa Blanca reiteró su apoyo oficial para que el denunciado gane su zona en el Congreso.

loading...