Adiós terraplanismo, ya hay gente que ahora cree que la tierra tiene forma de rosquilla

0
92

Nadie hubiera imaginado que el sexo de Homero Simpson por las rosquillas acabaría siendo la piedra angular de una teoría conspiranoica más sobre la verdadera forma de nuestro planeta Tierra. Pero todo apunta a que las teorías absurdas todavía toman su propio camino y evolucionan de guisa continuo y he aquí la prueba.

Parece que hay una fractura entre los adeptos del terraplanismo, pues la nueva creencia sobre la forma de la Tierra proviene de los mismos foros donde se generó la idea de que el planeta es plano. Esta derivación tiene sus raíces en los dominios digitales de la página theflatearthsociety.org, allá por el 2008. Se especula que lo que empezó como una broma pronto generó adeptos e interpretes de la teoría.

Desde el 2016 comenzaron a proliferar los videos sobre la Tierra con forma de dona. Los “donuterristas”, como son conocidos, tienen una extraña cosmovisión, pues creen que los océanos se encuentran encima de nosotros y que la escaparate entra y sale por en medio de la rosquilla.

Según los terraplanistas, no podemos ver el centro hueco de la Tierra en forma de rosquilla conveniente a que “la luz sigue la curvatura del toro, haciendo que el agujero sea invisible”. La tierra tórica físicamente no sería increíble, pero de guisa fáctica es una teoría disparatada, pues la Tierra tiene forma geoide.

Sin confiscación, algunos científicos se han divertido proyectando una Tierra agujerada y explican que en un mundo así, los días y las noches durarían solo dos horas y media, que la compostura sería más resistente en las partes interiores del aro y muy quebranto en las partes exteriores. Adicionalmente, el clima sería muy inestable.

Todo esto de la Tierra en forma de rosquilla parece un maniobra que se salió de control y que algunos incautos adoptaron como verdad. Aunque la comunidad científica está cansada de escuchar otra idea descabellada, no negaremos que para nosotros es divertido analizar y observar los creativos disparates de la concurrencia en cuanto a la forma de nuestro planeta.