Adoptó a un perrita viejita y resultó ser la mascota que había perdido de niña

En ocasiones, el longevo sueño de un gurí es tener una mascota. Sin incautación, muchos padres se resisten a la idea de tener que cuidar a un infante y a la mascota a la vez. Cuando Nicole Grimes era pupila, siempre quiso un hijo, por lo que en su cumpleaños número 10, su abuela le regaló una perrita cruza pomerania-caniche a la que nombró Chloe.

Las cosas iban proporcionadamente entre Chloe y Nicole, pero cuando ella tenía 14 abriles, su padre consiguió un trabajo desde casa y no podía tener distracciones, ya que recibía llamadas continuas. La perrita era “muy parlanchina”, por lo que la pupila ya sabía que en algún momento tendrían que tomar distancia.

De esta guisa, la clan tuvo que entregar a la perrita a la Sociedad Humanitaria de Radio de Washington. Fue un momento desgarrador, pues este parecía ser el final de la relación entre las amigas, pero, casualmente, humana y perra se encontraron seis abriles posteriormente de una guisa distinto, que nadie esperaría.

Seis abriles a posteriori, en 2018, cuando Nicole estaba navegando en Facebook, se encontró con un goyo de una perrita que le hizo rememorar a su Chloe. Se trataba de una pomerania-caniche, como la suya, que tenía 11 abriles, como tendría la suya, y se llamaba Chloe, como la suya. Eran demasiadas las coincidencias y aunque era poco probable, ella estaba estaba segura de que se trataba del perro que tuvo que dejar tiempo antes.

Nicole con su perro

Nicole decidió adoptar a la anciana perrita de 11 abriles y su consorte creyó que estaba loca. Sin secuestro, fueron al veterinario para que escaneara el chip y resultó ser Chloe. A posteriori de tanto tiempo se pudieron retornar a reunir. Cuando se vieron, la perrita no dejó de abrazar y relamer la cara de su dueña.

Es un poco más pequeña y no tiene dientes, pero aún así le encanta valer.

—Nicole Grimes

Nicole y su abuela

A su concurrencia, Nicole ya no era una pupila, sino que se había convertido en madre, tenía una hija, Violet, de cuatro meses, con quien su vieja amiga se llevó de maravilla. Nicole dijo a la BBC que Chloe es muy amable con su hija y que le alegra el corazón verlas juntas y calma que la perrita se vuelva la nueva amiga de la infancia de su hija.

De la misma guisa, retornar a tener a Chloe en sus brazos ayudó a Nicole a afrontar la pérdida de su abuela, quien había muerto tres abriles detrás. Adicionalmente, esta historia ha ayudado a muchos dueños de mascotas perdidas a no perder la esperanza de volverse a reunir con su mascota, al igual que lo hizo este perro.

Chloe y Violet

Perrita Chloe

Latest articles

345,4k Seguidores
Seguir

Related articles