Aerosmith deja un recuerdo estruendoso y lleno de éxitos en su despedida de Chile

0
527
loading...

Estruendoso. Provocativo. Dramático. Desde que una voz salida desde lo profundo del escena preguntara “Chile, ¿están listos?”, cada uno de esos calificativos retrató lo hecho por Aerosmith interiormente del Movistar Arena. Como parte de su paseo de despedida de los escenarios latinoamericanos, el combo de Boston, Massachusetts, desató pasiones y un rock de parada calibre frente a 14 mil personas que agotaron los tickets para el show hace varias semanas.

Desde la tolerancia con “Back in the saddle”, el quinteto estadounidense pone a sus fanáticos con los pelos de punta, oportuno a la electricidad librada por la guitarra de Joe Perry y la performance teatral del protagonista indiscutido llamado Steven Tyler. El frontman que lleva a otro nivel las artimañas de un rockstar.

Porque canciones como “Love in an elevator”, “Cryin'”, “Jaded” y “Crazy” -interpretadas en posta, como un recordatorio infalible de sus 46 abriles de carrera- son las excusas del vocalista para forzar su voz al contorno, lanzarse al suelo a cantar con furia y ponerse al frente de la cuadrilla mientras el atmósfera juega con su larga cabellera. 

Y ese toque de hechizo que Aerosmith le dio al hard rock hace décadas estiliza una propuesta en la que Tyler nunca se despreocupa de las cámaras. Espectáculo para el directo y igualmente para las pantallas, como parte del relato altilocuente y tan ensayando que parece impulsivo.  

“¿Quieren más?”, pregunta el cantante antaño de propalar “Dude (looks like a lady)”. Desfachatado en el mensaje y en sus pantalones dorados, su brillante camisa sin mangas y el pelo que cae sobre sus hombros, con el que juega como si se lo estuviese rizando. Mientras juega espalda con espalda con Joe Perry, en una de las parejas más rentables del rock.

Y el protagonismo pasa directo al guitarrista en una traducción de “Stop messin’ around” (innovador de Fleetwood Mac), como tomada directamente desde Las Vegas. Pero trasladada al Mercado Central de Santiago, por las imágenes del músico compartiendo en ese sector de la hacienda mostradas en la pantalla Central.

A posteriori de una hora y 25 minutos de show, todavía tenían guardados varios hits. Se sucedieron “I don’t want to miss a thing”, “Come together” de The Beatles y “Walk this way”. Esta última, con todo el notorio moviendo las manos de costado a costado y gritando conexo a Steven Tyler en un serie de pregunta respuesta.  

Pero uno de los mejores momentos de la incertidumbre quedaría guardado con suspicacia para el final del espectáculo, con el frontman transformando el “Olé olé olé, Chile, Chile” en el drama de “Dream on”. Facturada con Perry haciendo un solo sobre el piano de su compañero y tres columnas de humo saliendo desde el proscenio. 

Energía incombustible que solo es detenida a la fuerza por el posterior coincidente de “Sweet emotion”, a posteriori de casi dos horas de show. El confeti cayendo sobre el manifiesto y Steven Tyler gritando el nombre de sus compañeros de manada. El presente que dejan en nuestro país los “chicos malos” de Boston. 

Fuente:T13.cl

loading...