AirCar, el increíble auto deportivo con alas desplegables que puede volar

0
39

Cada día estamos más cerca de que la capricho de un automóvil volante se haga existencia, y el AirCar es el nuevo carro estilo superdeportivo que dio un paso más alrededor de ese sueño de prestigio.

Crear un carro con el que podamos surcar los cielos es uno de los mayores anhelos de la industria automotriz y la aeronáutica, y aunque ya existen modelos de coches que pueden absolver el revoloteo la mayoría funcionan más acertadamente como drones gigantes. AirCar es la más fresco innovación fabricada en Eslovaquia, y se parece más a lo que todos soñamos.

Este automóvil blanco con estilo superdeportivo y futurista fue creado por la compañía Klein Vision, y se puede convertir en una pequeña aeroplano para dos pasajeros en cuestión de minutos.

En la parte trasera lleva una turbohélice y un alerón que se alarga cerca de detrás, y de los compartimentos en sus costados se despliegan un par de alas. El AirCar está pronto para amputar.

A posteriori de rodar por una pista este coche puede rebelar el revoloteo, y en el salero puede alcanzar una velocidad de 200 km/h, una valor de 1,500 km, capacidad para soportar a dos pasajeros con peso total mayor de 200 kg, y puede obtener un itinerario total de 1,000 km.

Según los expertos de Klein Vision la primera prueba de revoloteo del AirCar fue todo un éxito, pues sus alas y hélice funcionaron a la perfección; adicionalmente de tener una apariencia asombrosa tanto en la carretera como en el gracia. Esta compañía tiene admisiblemente claros sus objetivos, y están trabajando para lograrlos.

Con AirCar llegará a su destino sin la molestia de conseguir un traslado al aeropuerto y suceder por seguridad comercial, puede conducir su AirCar al campo de golf, la oficina, el centro comercial o su hotel y estacionarlo en un espacio de estacionamiento habitual.

– Anton Zaja, director de tecnología de Klein Vision

Aún no se ha dicho cuánto podría costar uno de estos superdeportivos voladores, sin confiscación el maniquí de prueba ya fue vendido. Ahora ya  hay un afortunado piloto que puede convertir su coche en un avión personal y absolver el revoloteo. Ojalá pronto haya más carros voladores como este AirCar.