Albañil trabaja con su hijo a la espalda tras quedar viudo; no tiene con quién dejarlo

0
101

La venida de un hijo a la vida de las personas siempre la cambia por completo, pues viene cargado de bendiciones completas, alegrías y juicio, pero asimismo conlleva una gran responsabilidad y esta es que cada pareja es la encargada de convidar educación a sus hijos de la forma en la que mejor consideren.

Lo mismo pasa cuando de cuidarlos se trata. Algunos optan por encargarlos con algún conocido, pero otros prefieren llevárselos consigo a donde vayan, como en la historia que te presentamos a continuación, en la que un adolescente originario de Lang Son, Vietnam carga a su hijo en la espalda a todos lados a los que va tras activo quedado viudo.

Siempre hay que conocer el contexto de las situaciones para poder pelar o emitir una opinión al respecto y en este caso, la atrevimiento del hombre está basada en que lleva a su hijo consigo para no dejarlo solo, pues piensa que lo necesita a cada instante.

Adicionalmente de no contar con familiares cercanos con quienes dejarlo, su solvencia económica es congruo limitada, lo que no le da mucha osadía para satisfacer a una persona o parvulario que pueda ayudarle, pues debe asistir a su trabajo. Por esta razón tomó la osadía de llevarlo consigo a partes.

De esta forma, el hombre cumple con el horario de su caminata gremial, que consiste en perdonar y mover pesados bultos de cemento, así como su función de padre. Muchas personas al ver sus imágenes en redes sociales, no han tardado en demostrar su fascinación por la fuerza y coraje de este sujeto, quien enviudó cuando su esposa perdió la vida en un montaña.

Así como hay concurrencia que ha quedado asombrada por su conducta, igualmente hay quienes expresan su descontento, pues el bebé está expuesto a soportar condiciones ambientales totalmente adversas para su existencia. Por un costado está el sol, que puede causarle deshidratación, y no hablemos del polvo que hay en el sitio y que al respirarlo, puede traer consecuencias graves en su sistema respiratorio.

Este es un hecho ocasional y muy particular, pues la situación sindical en esos lugares no deja muchas opciones por hacer. Si fuera otro el caso, uno de los padres siempre se encarga de cumplir con sus labores mientras el otro lo cuida sin exentar que podría suscitarse el hecho de llevarlo al trabajo de vez en cuando como parte de una emergencia, cosa que no sucede aquí.

Es importante remarcar los casos en los que los padres usan a los hijos para pedir limosnas en las calles, aspecto que viola por completo los derechos de los niños, pues son obligados a trabajar desde edades muy tempranas.

Sin incautación, esto se contrapone por completo a lo que hace este padre vietnamita, que lo lleva enlazado a su espalda al no contar con algún que le ayude. Es una situación de extrema pobreza y se admira que no comercialice con su hijo, pero lo está exponiendo a condiciones que pueden afectarlo irreversiblemente.